jueves, 27 de noviembre de 2014

CASCADA EL PEÑÓN DE PEDROSA DE TOBALINA (BURGOS)


Es una quimera de la naturaleza asomarse y contemplar escondida LA CASCADA EL PEÑÓN en el núcleo urbano de PEDROSA DE TOBALINA (BURGOS). Destaca más por su holgura que por su talla, una pared calcárea de 40 metros de extensión abraza al río Jerea, que precipita todo su caudal embravecido a través del alero formado en la parte superior de la roca, dando un salto de unos 10 metros de altura, una cortina trasparente, cristalina, que, a veces, solo deja entrever las grietas de la gastada piedra y que dependiendo del tiempo, de las lluvias, se hace más o menos tupida, pero que siempre es constante, durante todo el año.


La primera vez que visitamos este lugar fue hace muchas lunas, producto del azar, íbamos desde Trespaderne a Frías y nos salió al paso, al cruzar por el pueblo paramos en un bar que está en la mismísima carretera que une ambas villas, y donde, por cierto, hay un montón de fotografías de la cascada que posa en toda época del año, aunque desde este punto no es visible ya se hace notar, la melodía del agua es la guía a este rinconcito sorprendente donde se para el reloj.


En los días de verano es un sitio refrescante de recreo donde el baño sofoca los calores estivales, aquí se concentran a pasar el día las gentes del lugar y alguno que otro que cae por allí, en los últimos años ha salido varias veces en las noticias por accidentes que han acaecido en este entorno, fruto algunas veces de la inconsciencia y otras tantas veces de la ignorancia, o posiblemente, como decía Darwin, producto de la selección natural, el caso que es costumbre tirarse desde el tejado rocoso a la poza que es bastante profunda, pero su fondo es inestable, no tiene siempre el mismo calado, incluso hay piedras, esto la hace bastante peligrosa, así que como diría mi abuela, si no sabes, tonterías las justas.

6 comentarios:

  1. Otra maravilla natural que nos regalas para que la disfrutemos cómodamente soñando con poder verla con nuestros propios ojos algún día. Hermoso vídeo, bruja, que nos llega con esa mezcla de fado y folk con la que el agua suele regalar los oídos de quien se detiene el tiempo suficiente a escucharla. Es una pena, no obstante y como bien dices, que siempre haya quien no sepa apreciar estos dones y cometa estupideces que se convierte en locura y lágrimas. Pero será esa selección natural y darwiniana que en ellos activa por algún motivo, el gen del membrillismo, bastante en auge hoy en día. Gracias, otra vez por traernos estos regalitos. Y sobre todo, cuida la brújula de esa escoba, que siempre sabe elegir tan bien el rumbo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! ¡Gracia por volar por aquí! Sí que es una maravilla de la naturaleza, un lugar transcendental, lleno de energía, la roca te envuelve, mira que el sitio es pequeño y siempre que paramos se nos pasa más de la hora sin darnos cuenta, relaja y es fácil de encontrar y de pasar, por tú ruta de viaje sé que has pasado, a la próxima, el vinito en el bar del pueblo que el agua, como canto de sirena, te atraerá a ella.
      Lo de los accidentes, el verano pasado tuvieron que sacar a un colombiano que al parecer estaba pedo e hizo la gracia, menos mal que lo echaron de menos, aunque creo que quedó tocado para siempre, los chicos del pueblo, aunque es una temeridad, saben que es muy profunda, creo que más de 15 metros, pero también saben por dónde, en los lados se reduce la profundidad y hay rocas de muy buen calibre y las osadías, a veces, se pagan caras.
      Besotes.

      Eliminar
  2. Como ya sabes, Bruji, su nombre deriva de la abundancia en la zona de una roca caliza porosa que llaman "toba". Allí el río Jerea se desploma desde casi veinte metros creando el espectáculo que nos muestras. Y no estaría mal que recomendaras al Caminante que cruzara ese río y visitara el pueblo de La Orden para contemplar el monasterio de San Saturnino.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Malvís! Gracias por volar por aquí, que últimamente os echo de menos en el blog, menos mal que solo es aquí que si no... Llevas razón, la toba calcárea, una roca muy porosa que se da mucho en esta zona. Tomo nota yo, para la próxima que vuelva a la Merindades, que es un sitio que de vez en cuando me gusta volver y no conozco La Orden, el caminante creo que sí lo conoce de una escapada que hizo con el magister por esos lares, tiene tanto y tanto que ver, que siempre quedan varias razones para regresar.
      Besotes!!!

      Eliminar
  3. No te preocupes, Brujita,. Es que... con la que está cayendo, hemos decidido construirnos un Arca. Y eso, lleva su tiempo

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andan, anda, que cuando os pille vais a necesitar alas, lleva su tiempo, lleva su tiempo!!! Ainsssss!!! Por cierto, estoy haciendo un vídeo la mar de chulo con las 4 más señeras o conocidas del románico de las Merindades, tú seguro las tienes más que conocidas, incluso, seguro que cualquier comentario que puedas hacer será más ilustrativo que mi voladura por todos conocidas, así que te espero ahí, por que sino me pongo a coger pedrolos y os hundo el arca. Besos guapo!!!

      Eliminar