viernes, 5 de diciembre de 2014

ROMÁNICO EN LAS MERINDADES ¡OJOS DE LA ETERNIDAD!


Cómo introducción, y aunque me repita, soy una apasionada de la historia, desde niña, como leer un comic, cualquier batalla, cualquier suceso, mi imaginación desbocada se traslada a cada hecho, cómo me iba a costar aprender algún episodio de la Revolución Francesa si estuve presente en la toma de “La Bastilla” ¡Lo vivo!

Si hago la pregunta de ¿Quién hace la historia? Estaría clara, los que la vivieron en primera persona, que nada tiene que ver con ¿Cuál es la historia que ha llegado a nuestros días? En este caso, sería la escrita, pero ¿Quién la escribe? O ¿Desde qué percepción? Sin arriesgar mucho, desde la visión de los ganadores y ahí me planteo si se puede creer a pies juntillas.

Entre el conjunto de periodos tengo predilección por lo que llamo “el origen”, todo lo acaecido desde las primeras civilizaciones a la Edad Media, por diverso y desconocido. Rebautizada esta última por los cristianos victoriosos en la Península Ibérica como La Reconquista, desde Don Pelayo a los Reyes Católicos, tiempos de grandes guerras y grandes tratos, de cruzadas, donde en un mismo sitio convivían o subsistían tres religiones, la riqueza del mestizaje, con sus distintas formas de vida, a veces de incognito, camuflando sus costumbres entre las gentes, su credo entre los cantos, legando, generación a generación, su folclore y patrimonio.

EL ROMÁNICO, más que como una expresión artística lo entiendo como una forma de vida, la introducción de un elemento hasta entonces descocido, críptico, enigmático, escenas que se reproducen en piedra, en algunos casos con relativa frecuencia y en otros, en lo único que se ponen de acuerdo los amantes de esta táctica es en su singular belleza, ni siquiera, de algunos oratorios se conoce su proceder, solo se sabe que son parte de la vida de sus gentes. Templos creados mayoritariamente en lugares de culto utilizados por sus predecesores en posiciones trascendentales.

LAS MERINDADES, situada en el norte de BURGOS, es conocida como "La Cuna de Castilla", por ser un lugar montañoso, recóndito y de paso a Cantabria y a Euskadi, una vía de comunicación arcaica utilizada desde la noche de los tiempos. En esta comarca es raro el pueblo que no posea un templo medieval o lo que de él quede y entre ellos he elegido cuatro, por ser los más representativos o conocidos:

ERMITA DE SAN PEDRO DE TEJADA (PUENTE ARENAS): Lejos de la teoría de que el románico es chaparro destaca por su esbelta y armónica figura, fundada en el siglo IX como monasterio, siendo el más importante de la naciente Castilla hasta que las tropas católicas hicieron avanzar sus líneas y se fundó más al sur el de Oña, en ese momento, pasó a depender a esa orden monacal.


En la actualidad es propiedad privada, para visitarla, hay que llamar a un teléfono que hay fuera (662641079), como no fue el caso, me quede sin verla por dentro, ahora el exterior ¡Sublime! Una portada con una última cena y una imagen de Judas comiéndose el pescado de Jesús a la vez de que San Juan, se apoya en su regazo.


Para continuar con un conjunto de canecillos, un diablo simpático que parece dibujado por un niño, si no fuera por la cabeza que tiene bajo sus garras y en otros casos ¡Te dejan sin palabras!  Preguntándote ¿Qué querría decir el maestro constructor?


ERMITA DE SAN PANTALEÓN DE LOSA: Sobre la proa de un barco calizo que encalla en la misma villa.


Muchas son las leyendas que se ciernen sobre ella relacionadas con el Santo Grial, esa es la explicación dada al atlante, de talla ruda, pero fuerte y precisa, que como jamba forma parte del pórtico: ¡El guardián! Que sirve de sujeción a una serie de arquivoltas donde asoman caritas y piernitas, personas ¿Emparedadas?


Dentro me llamó la atención que está hecha al revés, me explico, por su situación y el desnivel del suelo hace que su bóveda sea corta y ancha, y cuando se amplió, se hizo en vez de a lo largo, como es más normal, a lo ancho.

Aquí está todo el largo de la planta, desde la puerta al altar.

Una vez  fuera, son fantásticas las numerosas ventanas, en algunas, hay caras, caretos, caretos burlones y unas máscaras que parecen más procedentes de los pueblos mayas que de los cristianos.


IGLESIA DE SANTA MARÍA DE SIONES: El simple nombre ya me hace soñar  “Junto a los ríos, en Babilonia, allí nos sentábamos, y llorábamos al acordarnos de Sion”, este pasaje bíblico hace referencia a una fortaleza que se encontraba en Jerusalén y si añadimos que se crea al amparo de la Sierra de la Magdalena, y, para más inri, se desconoce el origen, el arcano está servido.


Su presentación oficial fue en el siglo XIV, mucho después de su creación, se cree que el motivo de esto es que su uso en principio no fue religioso, sino que se mandó a construir por una familia noble, cómo panteón, de ahí su gran riqueza interior.


Su exterior, aunque más sencillo, no está exento de simbología.


Según algunas teorías los Caballeros Templarios están detrás de tan magna obra. Para visitarla, en la casa de enfrente, en la más cercana, vive Angelines que tiene las llaves.

IGLESIA DE SAN LORENZO DE VALLEJO DE MENA: De las construcciones más sustanciosas por su compleja arquitectura, iniciada en el culmen del románico, y en la progresión de la obra, a lo largo de los años, deja ver la otra cara de la moneda: el declive de un estilo.


Tiene tres pórticos y uno de ellos es excepcional, su interior amplio y luminoso, aunque más sencillo que el de Siones, sin embargo, su fachada, en algunos tramos dorada al sol, destaca mucho más.

Su cabecera seccionada por ocho haces de columnas le da una forma poligonal, con cinco caras y cinco ventanas de lo más imaginario, coronadas por tres arquillos ciegos, propios del primer románico o románico lombardo y toda una colección de canecillos.


Una alegoría de piedra con los muros encriptados, tanto, que a veces se me hacía densa, pero ¡No me sacio! Para visitarla, una vecina muy sana y amable del pueblo es ahora el ama del calabozo, sustituye a Irene, la hermana del párroco y su teléfono también está en la puerta, sino preguntar por ella.

Y solo me queda plantar la película, hecha con una sucesión de fotos, de detalles, de momentos, de estos cuatro templos ¡OJOS DE LA ETERNIDAD!

8 comentarios:

  1. Creo que a todos nos embelesa y a la vez nos inquieta, nuestra Historia. Una Historia, larga como la vida, cuyos capítulos, infinitos, innumerables, intentamos revivir con la fuerza de nuestra imaginación. Porque en el fondo, si lo miramos bien, eso es precisamente lo que hacemos: imaginar. A través de los vestigios, de los documentos, de los descubrimientos celosamente guardados por esa Madre Tierra que lleva desde el alba de los tiempos protegiéndonos, intuimos, valoramos, suponemos cómo pudo ser la vida de nuestros ancestros. Y cuando nos detenemos frente a las pruebas de su existencia, como puede ser frente a cualquiera de estos impresionantes testimonios de su modo de vida y de su fe, nos sentimos realmente maravillados, y en muchas ocasiones nos devanamos inútilmente el cerebro intentando llegar a saber qué mensajes, ocultos entre ellas, nos quisieron decir aquéllos que hicieron de las almas de las piedras su oficio. Las Merindades, como bien dices, es una zona única, un puente entre la bruma de la montaña y el desierto de la Meseta, en donde se dan cita numerosos testimonios de una mezcolanza de mitos y culturas, que inciden directamente sobre su monumental Patrimonio. Estos templos que nos muestras, son puro mito: libros abiertos que describen no sólo cuestiones religiosas, sino también modos de vida, costumbres, supersticiones y muchos, muchos fantasmas que han acompañado siempre al fascinante universo popular. Están todos ahí, mirándonos socarrones, con burla, diciéndonos: ¿de verdad creéis que vuestro tiempo es mejor?. Puede cambiar la forma, pero la esencia es la misma: el hombre, por muy moderno que se piense o muy avanzado que se imagine, sigue estando preso de los viejos tabúes porque los lleva en los genes, como lo estaban nuestros ancestros y así lo dejaban de manifiesto en todas sus obras. Y detrás y delante de ellos, siempre la misma frontera, la Ley: la Ley de Yahvé, la Ley de Dios, la Ley de Mahoma, la Ley de Google... Y por supuesto, la Ley de la Tierra, que imprime carácter a los hombres y forja sus leyendas. En esta formidable recopilación de joyas, nos has vuelto a recordar lo que ya nos recordaran los filósofos de la Antigüedad: saber que en realidad, no sabemos nada. Gracias por el viaje, bruja. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Güau! Juan Carlos no sabes el tiempo que me tiré devanándome el cerebro para decir lo que tú has dicho y por supuesto y aunque sea un comentario ¡¡¡Qué bien escribes!!! Es eso, un puente de bruma entre la montaña y la meseta, repleto de libros de piedra, tallados al milímetro y que muchas veces, y más en esta zona, parece que se burlan de nosotros ¡Evolucionadas criaturas! La próxima vez que vaya ya tengo en mente otros tantos sitios a cual mejor por ver, y no es que sea mejor o peor, es que es increíble que una zona tan mágica, tan rica, donde la Madre Tierra ha protegido tanto el entorno que es un vergel, sea una auténtica desconocida. Las cosas no cambian, ni las personas, los tabúes son parte de nuestro ADN al igual que los miedos ¡¡¡Gracias por volar por aquí!!! Besotes.

      Eliminar
  2. Ese sector septentrional de la provincia de Burgos, antigua Vardulia, se corresponde a la más antigua y genuina Castilla. Aún recuerdo la sorpresa de todos los miembros de la Cofradía cuando, antes de llegar a Vivanco, hice desviar al coche hacia la izquierda por un camino terrizo hasta ascender al prado de Taranco para mostrarles la lápida cerámica que rememora el acta fundacional del monasterio de San Emeterio y San Celedonio cuando el abad Vítulo y su hermano Ervigio, hijos del visigodo Lebato y su mujer Muñadona, vinieron desde tierras vizcaínas y cántabras para asentarse en el Valle de Mena, levantando aquel primer cenobio " sobre la desolación de Area Patriniana, en territorio de Castilla". Porque es allí, en Taranco, territorio de Mena, donde por vez primera, en documento de 15 de septiembre del año 800, donde aparece el nombre de Castilla. "Entonces era Castylla un pequeño rryncón; era Montes dÓca de Castilla mojón, e de la otra parte, Fitero el fondón". Un pequeño rincón carente de tradición visigoda y lejos de la corte leonesa cuyas gentes libres y rebeldes preferían juzgar sus pleitos por "fuero de libre albedrío" o de las "fazañas", derecho particular y consuetudinario que era impartido por los merinos

    ResponderEliminar
  3. No te lamentes, Bruji, por no haberla podido visitar, pues pese a restricciones y prohibiciones férreas, siempre puedes acudir a algún amigo que la tiene fotografiada por dentro y por fuera con todo detalle. Hasta el precioso coro con reminiscencias mudéjares.Seguramente fuiste víctima de la leyenda de ese templo que señala que hace mucho tiempo se produjo una epidemia de peste que segó la vida de los lugareños. Los monjes de Tejada bajaron para atenderlos y fueron muriendo por contagio hasta que el último cavó con sus propias manos la fosa donde se acostó hasta que le sobrevino la muerte. Desde entonces,... ¡ ya no hay nadie en San Pedro de Tejada¡

    ResponderEliminar
  4. Erigido en la ladera de la Peña Colorada, San Pantaleón es de una energía explosiva radiante, exponente del mundo mágico que ya percibieron los antiguos pobladores del castro sobre el que se asienta. Su obra arquitectónica románica ( aunque con alguna cosilla gótica) es de una técnica impresionante para salvar los desniveles. Un santuario telúrico y misterioso que une el lugar y las incógnitas esculpidas en sus piedras. No hay atlante ni cariátide en la portada, sino la hercúlea fortaleza que solo da la mente intuitiva dominadora de las emociones humanas frente a la mente racional del mundo de la naturaleza que representa el rayo en zig-zag. Y en las ventanas y en la arquivolta, los propios miembros de la iglesia, como piedras de su templo

    ResponderEliminar
  5. Debió ser Santa María de San Juan ( S.iones) una abadía monasterial que dependía del patronazgo de los Salazar y cuyo abad llevaba los diezmos, granados y menudos, de Santa Mª y de la iglesia de Villasuso y a la que sólo daba "congrua" o renta a los monjes que se ordenaban. Su construcción se suele datar en el primer tercio del s. XIII y no sería extraño que fueran canteros de las Trasmiera los que realizaran ese magnífico interior donde esculpirían en la arquería inferior del interior del ábside la leyenda de Santo Domingo de la Calzada. Me encanta la columna tallada del lateral norte y llama la atención sus particulares edículos, inusuales en la zona.

    ResponderEliminar
  6. La Orden de San Juan de Jerusalen contaba en Castila con 42 encomiendas que constituian el Gran Priorato de Castilla. Y Vallejo, junto con San Pantaleón de Losa, fue una de ellas. ¿ Has reparado en las semejanzas con San Miguel de Daroca?. Esa transmisión de modelo "lombardo" de Burgos a Daroca, de oeste a este, está hablando de un camino secundario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡¡Ese es mi Malvís!!!!! Te voy a hacer un arca del siglo XXI ¡A motor! Y que te puedo decir, que puedo añadir si es perfecto, la frase "Entonces era Castylla un pequeño ryncón; era Montes dÓca de Castilla mojón, e de la otra parte, Fitero el fondón", nunca la había oído y creeme que igual que la he copiado aquí estoy por copiarla y añadirla a la entrada porque define a la perfección porqué es la Cuna de la naciente Castilla. ¿Quién tiene fotos de San Pedro de Tejada por dentro? Casi que puedo imaginar que entre Juan Carlos y Pallaferro, sí que me gustaría verla ¡¡¡Yo quiero!!! Es tan alta que no imagino su cúpula, como sabes el primer monasterio de Castilla es propiedad privada y bueno, saqué la escoba y saltamos la valla jeje, y esta es la segunda vez que nos pasa. De San Pantaleón de Losa, sabes algo que no he puesto y lo mismo debería, que parecen las piedras de distintos sitios o distintas épocas, no sé si me explico, si te fijas en la portada es como que algunas piedras se salen y en la inscripción del templo, parece hasta que hay dos tipos de letra, en fin, voladuras y el sitio, donde se encuentra la ermita, es mágico, tiene un aura especial. Siones, esa es la familia que se cree que lo mandó construir y me encanta su interior, sentarme, la mujer que nos abrió alucinaba, Rafa y Yago se fueron a jugar al futbol y ahí me senté, es telúrico, te da calma, te da paz, y Vallejo, que decir de San Lorenzo ¡¡¡Eres un crack!!!
      La canción que he elegido para el vídeo, mi hija dice que a los que nos guste los pedruscos nos va a encantar, a los que no, les va a echar a dormir, porque envuelve, me alegra que a ti te trasmita Kalma! Muchos besos!!!!

      Eliminar