viernes, 23 de enero de 2015

ÁVILA Y SU MURALLA: LA BELLA DURMIENTE CASTELLANA "ORIGEN"


ÁVILA es la bella durmiente Castellana, una ciudad medieval aletargada al abrigo del cálido abrazo de su muralla, asentada sobre un montículo rocoso en el corazón de la meseta, a orillas del río Adaja. Tiene el honor de ser la capital de provincia más alta de España y de las más altas de Europa, de inviernos largos y fríos abundando las nieves, rodeada de montañas, bajo un telón azul de aire puro, es, como el sinfín de leyendas que se ciernen en sus torreones, la estampa de un cuento de hadas.


Declarada patrimonio de la humanidad por su excelente conservación, toda la villa es un tesorito, cada plaza, cada calle, cada rincón, mantiene la huella de sus pueblos, la esencia de su historia.


En su casco antiguo perdura el trazo de las ciudades romanas, rectangular, dos calles principales que acaban en el foro, en la actualidad, El Mercado Chico.

Pequeña y coqueta, su firme irregular alberga palacios, conventos, esas monjitas que elaboran las yemas de Santa Teresa ¡¡¡Manos de santas!!! Museos, monasterios, iglesias, pero su santo y seña, su emblema es su MURALLA, atribuida míticamente a las manos de Alcideo, hijo de Hércules y a simple vista, es tan fantástica que bien podía haber sido obra de los dioses.


Un bastión románico de finales del siglo XI que se inició por la cara oriental de la ciudad, la más llana, el franco más vulnerable, utilizando, en principio, los restos de una fortificación romana y materiales de una necrópolis que se encontraba en la basílica de San Vicente.

Basílica de San Vicente y abajo Iglesia de San Andrés

Los grandes sillares situados en el acceso al interior por la puerta que se sitúa justo frente al mencionado oratorio hacen visibles el ingenio romano.

Puerta de San Vicente

Su origen se remonta a la reconquista por las tropas cristianas de Ávila, el rey Alfonso VI mandó repoblarla a su yerno Raimundo de Borgoña, con el fin de asegurarse este territorio que tras la conquista musulmana a los visigodos había quedado deshabitado, era tierra de nadie.

Los asentamientos fueron un éxito y el noble mandó edificar la muralla a dos de los mejores maestros europeos: Florín de Pituenga y Casandro, un parapeto vital en tiempos de gestas y batallas. Según relata un cronicón de la época fueron necesarios “Maestres de jometría, oficiales de fabricar piedra tallar, carruajes de ingenios, cantidad de hierro, acero y ballestones, mucha moneda y seiscientos carros con muchas campañas y ganados”, todo esto hizo falta para levantar entre 1090 y 1099 esta colosal obra, y muchas, muchas manos, más de mil constructores.


El resultado ahí sigue latente, 2516 metros de cerca rectangular que abarca íntegramente todo el perímetro de la antigua urbe, manteniéndose intacta tras un par de restauraciones. Una construcción civil-militar cuya funcionalidad es evidente, sin embargo, su simplicidad y delicadeza trasmite paz.

Catedral del Salvador desde la parte superior de la muralla

De la misma muralla, de lo conocido como “el cimborrio” ve la luz la Catedral del Salvador que es parte del baluarte, la prolongación del ser, este tambor románico guarda su altar mayor.

El Cimborrio de la Muralla desde arriba

Cuando vas por la calle este tramo pasa casi desapercibido, lo mismo es que la foto es difícil:


Un lugar bélico por fuera y por dentro, el cielo de un de un templo.

Cúpula altar mayor Catedral del Salvador

En la que fue la adelantada de la Extremadura Castellana (denominación en la Edad Media del territorio conquistado por el reino de Castilla entre los ríos Duero y Tajo), comenzó un nuevo renacer dando una normalidad arquitectónica a esa vida recién inaugurada, tanto en intramuros como en extramuros, floreciendo los templos a ambos lados, a voz de pronto, Basílica de San Vicente, de origen visigodo, Iglesias a “todos los santos”:  San Pedro, San Pelayo, San Andrés, Santo Tomé… Y santas, Magdalena, Ntra. Sra. De la Antigua…

Iglesia de San Pedro

Hasta aquí llego… Como antes me he quedado en lo dulce, si hay algo más sólido que la muralla es su yantar, esas patatas revolconas con su torreznito, típica en toda la provincia, como el chuletón de Ávila, o los asados, a la antigua usanza, en hornos de leña. Pego un enlace con un plano e información.

¡Eso es todo amigos!

6 comentarios:

  1. Menudo viaje que nos propones, bruja: Ávila. Deseando estoy que mejore un poco el tiempo y vengan más horas de luz para pateármela bien pateada, que es todo un emblema para Castilla y tiene una riqueza histórica y monumental...eso mismo, Monumental. Veo, gracias a las estupendas fotografías que nos muestras, las increíbles panorámicas que se obtienen desde las murallas, tanto del exterior como del interior de una ciudad que, comenzando por la advocación de su catedral, ya nos ilustra sobre esas 'rutas de los Salvadores' (como en el juego de la Oca: de Salvador a Salvador y tiro porque me toca) que antiguamente recorrían los peregrinos. Una ciudad con milenarias raíces a la que espero saborear como corresponde en breve, incluido su yantar, como bien nos recomiendas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juancar, y lo primero que se me ocurre sabiendo lo que madrugas ¿Por qué no en invierno? Estos días la he estado viendo en "Aquí la Tierra", un programa de TV, nevada y es ¡¡¡Fantástica!!! La gente tirándose con los trineos por la vertiente occidental de la muralla, daban ganas de coger la escoba e ir. Recuerdas las excursiones que antes se hacían en los colegios, cuando éramos pequeños, obligado era El Escorial, Segovia y como no, Ávila, aún recuerdo el museo que alberga la iglesia creo recordar de Santo Tomé, la última vez que hemos ido ha sido en Navidad y Ávila, amurallada y católica por los cuatro costados, lucía con todos los colores, las luces de Navidad invadían todas sus calles ¡¡Preciosa!! La Catedral es parte de la Muralla, eso hace diferente a ambas, se puede decir que tiene un poco de infierno, al igual que la muralla, tiene su paraíso.
      ¡¡¡Gracias por volar conmigo!!! Y a la que vayas te recomiendo restaurante!!! Besotes.

      Eliminar
  2. Hubiera ido hace tiempo, pero a veces las circunstancias mandan. Lo que sí sé es que posiblemente no tarde mucho en hacerlo, de manera, bruja, que ya te pediré consejos y esas recomendaciones de restaurante, que no sólo de pedruscos vive el hombre, ja, ja... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Síii! Sabes, Diego el amigo de Elva, su familia, es de Ávila, concretamente en la capital tiene una casa su abuela, así que un placer!!!! Que las piedras son muuu duras, jaja.

      Eliminar
  3. Y tanto. En cuanto mejore un poco el tiempo y tengamos más luz, allá que te voy, con veinte cámaras por banda, ja, ja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y bien cargadas!! aunque con tu nuevo móvil seguro tiras pedazo fotos!!! otra herramienta auxiliar ;D

      Eliminar