martes, 9 de enero de 2018

JANO, ENERO: EL TRIFRONTE


En la iconografía románica hay tallas más o menos fáciles de interpretar, letras claras que cuentan episodios de la vida de Jesús, de San Juan Bautista, de Noel… Escenas que de una forma más o menos clara se repiten y para los amantes de este arte acaban siendo casi cotidianas.

Sin embargo, hay otras tantas representaciones que suscitan cierta controversia, tienen distintas interpretaciones y es que a saber qué querían decir con ellas y algo sería, puesto que se repiten, están en varios lugares.

Para mí esa es la magia del románico: la cantidad de puntos de vista que tiene un mismo relieve, el misterio de lo que desconocemos a ciencia cierta.

La palabra TRIFRONTE viene del latín y significa tres frentes.


En el medievo, de acuerdo con la época, una de las formas de representar a la Trinidad es con tres cabezas que salen del mismo cuerpo, por lo que es fácil relacionar la imagen de un trifronte con uno de los mayores dogmas del cristianismo: La Santísima Trinidad.

Pero la mayoría de estás representaciones fueron destruidas por ser consideradas herejes por el Concilio de Trento por hacer alusión al triteísmo.

Esas tres caras, con sus tres bocas y sus tres narices solo tienen CUATRO OJOS, los que serían dos caras. El ojo que en todas las civilizaciones ha simbolizado la percepción intelectual, ese tercer ojo que está en el corazón.

Bien mirado el trifronte, a sus ojos centrales, al presente, un presente que realmente es lo que hemos sido, pasado, y lo venidero, futuro. Las personas somos consecuencia del ayer y nuestra curiosidad tiene nuestra vista puesta en un mañana mejor, por incierto ¿las otras dos caras? EL TRES UN NÚMERO CELESTIAL que representa LA VIDA: lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos. 

Hablará del tiempo: PASADO, PRESENTE Y FUTURO.

¿SERÁ EL TRIFRONTE JANO CON TRES CARAS?


Jano en la mitología romana es el Dios de las Puertas, de los principios y los finales, de él procede el mes de enero que da inicio al año.

Representado habitualmente con dos rostros opuestos, una cara mira delante de la puerta y otra atrás de la puerta. Jano era invocado al inicio de las guerras y mientras estás duraran su templo permanecía abierto, este dios según los romanos aseguraba un final feliz.

Pongo algunas fotografías de mi autoría de algunos de los trifrontes que me he encontrado en el camino: Los más famosos son los que ya he puesto que pertenecen a la Iglesia de SAN MARTÍN DE TOURS DE ARTÁIZ-Navarra, uno un canecillo y otro un capitel de un hombre barbado cuyas caras laterales soplan, silban al viento, podría interpretar que hay que viajar sin equipaje viviendo el momento sin pensar en lo que está por suceder.

Muy cercana y muy desconocida, aunque la foto no tiene mucha calidad la iglesia de SAN PEDRO DE IRISO-Navarra.


Los ojos saltones de la iglesia parroquial de SAN MIGUEL DE VIELHA-Lérida.


Para acabar los canecillos resultones de la iglesia de SAN PEDRO DE CARACENA-Soria.


Y la capilla de SAN GALINDO EN CAMPISÁBALOS-Guadalajara: 


Este último hay quien dice que lo han hecho a posteriori, yo pienso que para qué se iban a molestar.

jueves, 30 de noviembre de 2017

POMPEYA: SOMBRAS EN EL TIEMPO


Hay lugares que están vivos, cada calle, cada casa, cada piedra, son renglón, frase y palabra, páginas que describen su ser, su historia. POMPEYA es uno libro conservado en lo que fue su destrucción


Situada en el Golfo de Nápoles, en la región de Campania, a los pies de El Vesubio. Ciudad de la antigüedad que alcanzó su cénit siendo romana aunque no fue el primer pueblo que se estableció en este territorio.

SU ORIGEN

Todo apunta a que fueron los griegos los primeros en instalarse aquí formando una colonia, en un sitio de paso, donde descansar entre sus largos desplazamientos marítimos.

Hago hincapié en que Pompeya nunca fue puerto de mar, se encontraba a apenas un kilómetro de la costa, pero sí tenía un río navegable el Sarno, que hoy no es más que una muesca imperceptible.

Tras los griegos, vinieron otras civilizaciones antiguas: etruscos y samnitas, atraídas por una tierra rica, fértil y bien posicionada, un sitio de intercambio y paso de mercancías. No fue hasta el año 80 a.c. cuando aceptó su rendición a Roma.


Los romanos antes de invadir una colonia les proponían el sometimiento voluntario y pacífico, lo que viene a ser, ellos tenían el ejército y la fuerza, si la otra parte capitulaba, entraban por la puerta grande y ciudad romana, de no ser así, entraban por la fuerza, devastaban todo a su paso y como premio, a los habitantes que sobreviviesen los esclavizaban o los gravaban con un tributo, como en “El Juego de Tronos”.

A partir de ese momento fue municipio con el nombre de “Cornelio Veneria Pompeianorum”, poco después, los nacidos aquí recibieron la ciudadanía romana.

Una urbe próspera y abundante, un vergel que incrementa su labor comercial en esta época, con más de 20000 habitantes, sujeta a una actividad sísmica constante. Aun así, los pompeyanos no la temían, no tenían conciencia de ella, pensaban en una montaña humeante sagrada, morada de los dioses que en ocasiones se enfadan.


La gran erupción del Vesubio se produjo en otoño del año 79 d.c. y cambió para siempre todo, fue tal la ira de Gaia que en la actualidad la antigua Pompeya dista cinco kilómetros de la costa, dio una nueva forma al Golfo de Nápoles.

Días antes la gran mole rugía despidiendo materiales candentes de sus entrañas que volaban por el horizonte como meteoritos, cenizas y una nube de gases tóxicos, la temperatura era asfixiante. El suelo tembló en varias ocasiones, pero la inmensa mayoría de los que allí vivían allí permanecieron, los dioses debían estar más airados que nunca.


Cuando cielo, mar y tierra se conjuran pocas son las escapatorias, únicamente la huida al sur era buena, un maremoto fue la antesala a la explosión del volcán que la catapultó dejándola escondida.

Cubierta de un manto gris durmió durante siglos.

SU RESURGIR

Fue redescubierta a mediados del siglo XVIII, en tiempos del rey Carlos III de España y VII de Nápoles. El monarca no aportó dote y sí manifestó sumo interés por todos los objetos que allí se encontraban: muebles, ánforas, jarrones, piezas artísticas, joyas… Todo tipo de enseres. Un tesoro por recuperar más que por estudiar, dando inicio a las extracciones, más que excavaciones.

En 1863 se produjo el hallazgo más brillante que nada tiene que ver con lo mundano, con lo que se conservó, sino con lo que desapareció. El arqueólogo Giuseppe Fiorelli tras observar la cantidad de huecos diferentes entre sí, que había en la sólida lava, se le ocurrió llenar alguno de yeso, el resultado es conmovedor, son personas, animales, todo lo orgánico que allí se encontraba y con el paso del tiempo se desintegró. En todos los moldes analizados han encontrado ADN.


Padre de la “técnica de los calcos de yeso”, a través de este procedimiento se han identificado los cuerpos de más de 1500 personas en la posición exacta en la que fallecieron, cuando los miras… Se me pusieron los pelos de punta, tienen gesto.

Desde su resurgir hasta ahora han sido muchos los arqueólogos e investigadores de distintos campos que han participado y participan, en el presente continúan los trabajos.


Han encontrado muchísima documentación, un manifiesto escrito de sus costumbres y han dejado al descubierto toda una ciudad, el reflejo de una sociedad puntera, avanzada a su tiempo.


No la imaginaba tan grande y entera, casas alineadas que permanecen de pie, algunas conservan pinturas donde se aprecia la delicadeza y detalle con que se plasmaron.


Un plano urbano ordenado, viviendas colocadas por manzanas, las calles dan a una avenida principal que desemboca en la plaza o foro. Había zonas peatonales, una especie de barrera impedía el tráfico rodado o de carros que tras mucho pasar dejaron su huella en la piedra.


Llaman la atención los altos bordillos y es bastante curioso que ya había pasos de peatones, dos elementos creados enormes con un fin: no pisar el suelo. Esto tiene una explicación lógica no tenían desagües, las calles hacían esta función y el agua de lluvia hacía el resto. Imagina la suciedad y el olor de una metrópoli tan transitada, no todo era idílico.


Pero sí un lujo, palacios, esculturas, fuentes… Tenían su lugar para las asambleas: La Curia, Templos donde adorar a sus dioses y todo tipo de instalaciones lúdicas. Circo o Teatro, Palestras...


... Termas o baños provistos de guarda ropa, vestidor, gimnasio, piscina fría y piscina caliente y un sistema de calefacción que tiene su ingenio, las paredes y el suelo son dobles, para haceros una idea aquí la foto:


En la parte inferior del piso o sótano se cree que hacían fuego y calentaban agua cuyo vapor ascendía introduciéndose por el vacío creado entre las dos capas.

Lupanares, en plural y no solo se contempla el sexo entre heterosexuales, también existían lugares enfocados a homosexuales, el placer en todas sus dimensiones y para todos los públicos, en la libertad sexual nos daban cuatro vueltas.

En la antigua Roma estaba prohibida la prostitución, motivo de que los recintos para tal fin no se encontrasen en la calle principal, lo que sí, a modo de señal de tráfico, encuentras marcas que indican donde dirigirte. Las mujeres que la ejercían podían ser libres o esclavas.


Las que lo hacían de forma voluntaria obtenían sendos ingresos, tenían una habitación individual indicada para tal fin en algún establecimiento o en su propia casa, convenientemente señalizada, los símbolos fálicos son abundantes.

Las esclavas se veían obligadas a realizar servicios por 4 cobres, por dos duros, cuya ganancia se la lleva su proxeneta o amo.


"Vicola del Lupanare" es uno de los prostíbulos, tiene diez habitaciones cada una con su respectiva cama de piedra, sobre la que figuro un colchón, repartidas en dos pisos y dos salidas, en ningún momento coincidían los clientes de la primera y la segunda planta.

Los frescos que decoran el espacio son tan explícitos que no dejan nada a la imaginación y sí dejan mucho a la inspiración.


Mercado, restaurantes de comida rápida, con la ventana a la calle, tabernas, posadas… En un día es mucho que ver, lo disfruté como bruja pero volveré, pasear por Pompeya es caminar por la historia a la sombra del tiempo.

A día de hoy el Vesubio sigue estando activo, subir a la cima, el olor a azufre, las fumarolas constantes de sus poros:


Ninguna erupción ha sido tan catastrófica como la que sepultó a Pompeya y Herculano pero sí ha despertado en varias ocasiones, la última en 1944.

A su amparo viven más de 1.500.000 de personas cautivadas por la negra tierra volcánica, entre ellas los habitantes de la Pompeya moderna, esta circunstancia lo convierte en el volcán más peligroso de mundo. El pueblo que está justo a sus pies “Torre del Greco” es el segundo productor de flores de Italia, ahora como en la antigüedad la atrayente riqueza de la naturaleza no nos deja ver cuanto puede ser de sorprendente.

jueves, 28 de septiembre de 2017

LAS CINCO VILLAS: PASEANDO POR LA HISTORIA


Cuenta la leyenda, que cuando el rey de Aragón Sancho Ramírez arrebató la villa de LUNA a los musulmanes tuvo de aliada la luna, que se oscureció facilitándole la victoria.

En el siglo X, los reyes pamploneses iniciaron la reconquista del territorio del norte de Aragón. Para afianzar las tierras conquistadas, levantaron una frontera defensiva de villas fortificadas y castillos, situados de forma estratégica, asegurando la vigilancia y protección ante el ataque enemigo.


LAS CINCO VILLAS son una comarca del norte de Zaragoza que se cuela como brazo en manga de Huesca y Navarra, un lugar que no se entiende sin su historia forjada a golpe de espada, bastiones triunfales que resplandecen de polvo y batallas.


Su origen se pierde en la noche de los tiempos, la prehistoria. Fue un núcleo musulmán con el nombre de “Siya”.


La suman: Ejea de los Caballeros (capital económica), Sádaba, Sos del Rey Católico (capital histórica), Tauste y Uncastillo, aunque son más de 30 los municipios que aquí se asientan, entre la montaña y la llanura, desde el Prepirineo al Valle del Ebro, con una gran variedad y riqueza paisajística.


En el siglo XI, el recién instaurado Reino de Aragón continúo la contienda avanzando hacia el sur. Tal y como se desplegaban los infieles, iban repoblando de católicos y judíos atraídos por las ventajas fiscales del “Fuero de Jaca”.


El pueblo hebreo, hasta su expulsión en el siglo XV, tuvo una vida pública activa, dedicados al comercio y los prestamos, su huella aún permanece en los barrios judíos o juderías, laberintos urbanos que muchas villas conservan.

Enclaves medievales que el futuro olvidó en su rico pasado, en sus murallas, en sus intrincadas callejuelas, sus casas y blasones, su ROMÁNICO, tan bello y tan numeroso.


Sus iglesias eran construcciones influenciadas por el clima de guerra que dominó la zona durante siglos, se erigían en alto, sobre una colina, tras la torre atalaya.


Una característica común en muchas de ellas es su origen: LA CRIPTA, una forma de adaptarse al terreno quebrado, salvando la pendiente sobre la que se edifica, utilizándola como plataforma donde se alza el TEMPLO.


Contando con las mejores manos que dejaron su firma impresa en la piedra tallada de forma magistral. El maestro de Agüero o de San Juan de la Peña o su taller, no está claro, está presente en toda la comarca, entre ojazos, criaturas fabulosas…


Bailarinas:


Y magníficos Crismones.


También se habla del Maestro Esteban, artífice de la Catedral de Santiago de Compostela, la cripta de San Esteban en SOS DEL REY CATÓLICO conserva unos capiteles que se le atribuyen su autoría.


Sos, fortificada de rancio abolengo, cuna del Rey de Aragón Fernando el Católico, que recibió el primer sacramento en su iglesia, donde se conserva la pila bautismal utilizada para tal fin.


UNCASTILLO es un museo al aire libre, la villa de Aragón con más iglesias románicas: seis. Su atardecer es la postal de un cuento de princesas, de los pueblos más mágicos de España.


Su nombre procede de una fortaleza islámica encaramada a una peña rocosa, sobre ésta, se levantó un castillo y una muralla que se mimetiza con la roca.


Al amparo de la fortaleza se formó un caserío que fue creciendo poco a poco. En el siglo XII, con la llegada de los nuevos pobladores, llega a su culmen naciendo nuevos barrios y en cada uno, su lugar de culto.


Doy una pincelada a la portada principal de la Iglesia de Santa María, un conjunto escultórico rebosante de ingenio y originalidad que es el vivo retrato de la sociedad medieval: sus protagonistas, oficios y vicios representados de forma alegre en un mundo festivo, bailarinas, acróbatas, músicos…

La arquivolta intermedia llama la atención porque se asoman unos personajes con los pies colgando, como si nos mirasen a través de la ventana.


De todos los templos de la comarca hay uno para mí especial por ser diferente a cuantos he visto, a lo lejos parece una casona alta, más alta que la media románica, rectangular, sencilla. Tal y como te acercas aprecias su singularidad, el hechizo de una bella desconocida: LA ERMITA DE PUILAMPA, a las afueras de la población de SÁDABA.

Se alza a la vereda del río Riguel en un lugar en medio del camino, sin más, formaba parte de un monasterio que los hospitalarios erigieron aquí del que ni rastro queda, sin embargo, su iglesia se conserva sin mácula, impoluta.


Su nombre procede del latín "Podium Lampad" (lámpara de podio). Como un faro sobre una cima conducía a los peregrinos en sus pasos a Santiago. Un lugar de liturgia y reposo, donde se admitían y cuidaban a los viajeros cansados de su largo viaje, a los enfermos…

Apenas existen referencias escritas de este templo, sus muros son literalmente las páginas del libro que narran su historia: fechas, frases, inscripciones funerarias, se mezclan con las numerosas marcas de cantería.


Su pórtico lo corona un tímpano de gran belleza. En su centro un crismón sujetado por  tres palmeras. A los lados dos arbolitos: el del bien y el mal y el árbol de la vida, sobre ellos el sol y la luna.

Sobre el arco superior se lee: “Bernardvs Me Fecit” que se cree que es el creador de la portada y en la parte inferior, en la arista donde se apoya el arco: “Porta per hanc celi fit per via quique fideli” (A través de esta puerta, la puerta del cielo se abre a todos los fieles).


Son tantos los ejemplos que me puedo enrollar y enrollar, con cada pedanía, con cada iglesia y hacer de esta entrada un capítulo, hay tanta variedad y riqueza arquitectónica conservada de mejor o peor forma.

Las Cinco Villas pasa por los tiempos modernos de forma silenciosa, sin eco. Es el sorprendente lugar perdido y apenas conocido, el conjunto perfecto, que quien va, repite.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

KORČULA, LOS COLORES DEL ADRIÁTICO


Korčula  es una acuarela que pinta de colores y culturas la Costa Dálmata. De relieve irregular, verdes montes que tornan negros los densos pinares. Es blanca como su piedra, espejos donde se reflejan sus cristalinas aguas destellando azules. Es roja como sus torres y tejados brillantes al sol.

La Península que se ve frente la primera y segunda foto: Ston

Son muchos los pueblos que la han habitado: Ilirios, griegos, romanos, eslavos, hasta el siglo XI que la ocupó “La Serenísima República de San Marco”: Venecia, de la que formó parte hasta 1797 que fue invadida por las tropas napoleónicas. Después se unió al Imperio Astro-Húngaro, más tarde al Reino Unido. Con el fin de la segunda guerra mundial a Yugoslavia y ahora, tras las guerras yugoslavas, a Croacia.

Los griegos la llamaron Korkyra Melaina. Entre las muchas leyendas que se ciernen sobre esta isla, se cuenta que Poseidón la otorgó el nombre como regalo nupcial a su amada Córcira, hija de Asopo y la ninfa Metope, a la que raptó trayéndola a este lugar paradisiaco que tan solo él conocía.


Su mito más popular es ser la cuna del mercader más famoso de la historia, el lugar de nacimiento MARCO POLO. Afirman que es veneciano, tal y como el viajero relata en sus escritos, porque Korčula en 1254 formaba parte de la República de Venecia.


Esto ha llevado hasta a conflictos diplomáticos, por ejemplo, cuando en China inauguraron un museo dedicado a Marco Polo e invitaron al embajador de Croacia y no al de Italia, para qué más, un viaje a China gratis 樂

Casa Natal de Marco Polo

A medio camino entre Dubrovnik y Split, es la segunda isla más poblada y la sexta isla extensión del Mar Adriático y la más frondosa, “melaina” significa oscura, como se percibe a lo lejos, sombría de bosques.


Naturalmente rica, Los helenos ya construían barcos con la madera de sus árboles y extraían la caliza blanca de sus canteras, piedra que llegó hasta a los Países Nórdicos.

Tuvo su cenit en la Edad Media donde paró su reloj, en los juegos de guerra con espadas que todavía practican en días festivos.


Anclada en el tiempo, la palabra ancla está bien traída, su idioma: el croata, pero un croata marinero “cantarín”, suena musical. Utilizan palabras provenientes del griego, del latín, venecianas y del vocabulario de la navegación ¡Toda su vida está ligada al mar! Por ejemplo, no se saludan con ¡Hola! Sino con ¡Alegremente!: ¡Veselo!


El interior del casco urbano de la ciudad vieja tiene aires venecianos, no en vano escribieron casi 600 años de su vida. Villa fortificada de casas apiñadas, calles estrechas, empinadas, empedradas y en zigzag, como “espina de pez”. Una forma de construcción planificada de tal forma que permite que corra el aire fresco en verano y a su vez, evita los vendavales.


Sus viviendas tienen varias alturas y la cocina se encuentra en la planta superior, por dos motivos: la propagación de incendios y la salida de humos. En las fachadas hay unos ganchos que se utilizaban a modo de polea, para subir muebles y alimentos.


Con una arquitectura tan peculiarmente bella menos mal que todo el núcleo es peatonal.


Dentro se esconden muchos tesoros, palacios, iglesias, museos, la que reiteran que es la casa natal de Marco Polo, de la que solo queda el esqueleto y una torre con unas vistas fantásticas.

Vistas desde la Casa de Marco Polo

Aunque para vigía la torre de La Catedral de San Marcos.

Vistas torre de la Catedral de San Marcos

De estilo gótico, tardó 150 años en edificarse, la construyeron maestros nativos de aquí con la piedra de la propia isla.


Los korculanos  viven en armonía con la naturaleza que les regaló este vergel sin expoliarlo, en equilibrio. Tienen el privilegio de ser el primer sitio donde se abolió la esclavitud, según consta en su estatuto fechado en 1214, eso dice mucho de su pueblo.

Para llegar a la isla no hay ferrys desde Dubrovnik, como anuncian muchas web, añado ¡Menos mal! Porque el “Desembarco del Rey” es el desembarco de ciudades enteras que abarrotan sus calles, no sé si salen de Split.

Para ir se puede contratar una excursión y te despreocupas o coger el barco en Ston, donde puedes fletar también el coche.

Rumbo a una isla que encierra todos los colores de la Vieja Europa.