jueves, 7 de junio de 2018

UN VUELO POR LA ALTA EDAD MEDIA EN LA PENÍNSULA IBÉRICA: AL-ÁNDALUS (SEGUNDA PARTE)


Mezquita de Córdoba

Tras la victoria de los Omeyas en la batalla de Guadalete, superado el estrecho mar, el ejército musulmán apenas encontró resistencia, grandes extensiones de tierra baldía apenas habitada.

Mezquita de Almonaster la Real-Huelva (siglo IX)

A la par que avanzaba la conquista iban repoblando con súbditos venidos del Magreb. Sus antecesores, los godos, era un pueblo guerrero, nómada.

En apenas 10 años hicieron un desfile triunfal por toda la Península hasta llegar a las montañas del norte. Su primera derrota fue la Batalla de Covadonga en el año 722, por lo que Asturias nunca fue mora y a ella, al paraíso natural, le dedicaré la cuarta parte de este ciclo de entradas.

El Pirineo fue otra empalizada, la cúspide que traspasaron y no pudieron coronar. 

Al territorio conquistado le dieron el nombre de  AL-ÁNDALUS.


Imagen WIKIPEDIA, Al-Ándalus año 732

Cuya frontera osciló entre laureles y derrotas durante los siete siglos de dominación.

ARTE HISPANOMUSULMÁN

Un cambio de religión es un cambio radical de vida, un cambio social, un cambio de hábitos, un cambio político, un cambio artístico…

Los musulmanes era un pueblo avanzado a su época, con conocimientos de astronomía, matemáticas, medicina, comerciales… Una sociedad puntera que sacaba partido a la naturaleza, aprovechando todos los recursos que ofrece, y daba una gran importancia al agua.

El Aljibe de Altamirano de Trujillo-Cáceres (siglo X) Aunque no está en uso todavía hoy recoge el agua de la lluvia

Sus construcciones utilizan componentes poco pesados como el ladrillo, la madera y el yeso. Sencillas, de una sola planta, cerradas con cúpulas.

En su interior lo más repetido son las columnas con capiteles, normalmente finas, poca carga tienen que soportar, y el arco de herradura, el arco de medio punto, el arco lobulado...

Mezquita de Almonaster la Real-Huelva (siglo IX)

Las pinturas lineales, geométricas, vegetales y escasas y mucho más escasas las representaciones pictóricas de personas o animales, es posible que sea, porque en las mezquitas están prohibidas las imágenes de humanos.

No aportan nada nuevo, su arquitectura es un amalgama de elementos y formas que ya utilizaban civilizaciones anteriores: Bizantinos, Romanos, Godos… Que simulan mejorándolas y llevándolas a la perfección. La dan una imagen tan propia que las hacen seña de su obra.

Dos tipos de edificaciones, las religiosas, que por motivos obvios pocas han llegado a nuestros días y las que así lo han hecho, como es racional, han sido reconvertidas.

Mezquita del Cristo de la Luz-Toledo (siglo X)

Otras, las civiles: alcazabas, aljibes, baños públicos, castillos...


Alcazaba de Mérida-Badajoz (hacia el año 835)

Palacios… Los conjuntos palaciegos eran numerosos y monumentales, de ellos pocos se conservan, debido, entre otras cosas, a que utilizaban materiales blandos, de poca resistencia.

Son cinco los periodos de este arte en España:


En la Alta Edad Media se produce el ARTE EMIRAL O CALIFAL, el auge de una cultura y los años de su mayor esplendor.

Durante los siglos del Emirato Independiente de Córdoba las actividades se centran en torno a la capital, La Mezquita de Córdoba es el culmen de su obra, destinada a ser la más grandiosa de occidente.

Mezquita de Córdoba (Iniciada año 780)

En el año 929 Abderramán III funda el Califato Omeya de Córdoba, ya entonces, el mapa de Al-Ándalus había menguado bastante. No obstante, su fulgor seguía en pleno auge. 

Imagen WIKIPEDIA: Califato de Córdoba en torno al año 1000

Con él la ciudad palatina de Medina Azahara ¡Una joya!

Ruinas de Medina Azahara

Cuenta la leyenda que lleva el nombre de la mujer favorita del califa.

La actividad bélica de los musulmanes era hasta con ellos mismos, los humanos y el poder, esto origino LOS REINOS DE TAIFAS.

Imagen WIKIPEDIA: Reinos de Taifas año 1030

La disolución del califato de Córdoba a principios del siglo XI la propiciaron los conflictos entre familias islámicas, que se resolvieron fragmentándolo en varios reinos. La figura del todopoderoso califa dejó de existir para multiplicarse en un montón de todopoderosos reyes taifas.

El arte de esta fase imita al de la época califal recargándolo un poco más, el ejemplo mejor conservado es el Palacio de la Aljafería en Zaragoza.

Palacio de la Aljafería-Zaragoza (siglo XI)

Las otras tres etapas ya se encuentran en la Baja Edad Media, aun así y de forma resumida, aprovechando que una imagen vale más que mil palabras, del Arte Almorávide las mejores muestras están en el norte de Marruecos y del Arte Almohade la bella Giralda, que con los años creció y creció.


Hecha a imagen y semejanza del Alminar de la Mezquita Kutubía en Marrakech, y otro parecido razonable, la más joven de las tres hermanas, el Alminar de la Mezquita Hasan o la Torre Hasan en Rabat, conocida popularmente por su aspecto “rechoncho” como La Chata.

Y del Arte Nazarí de Granada, que se puede decir de los ojos rojos de la ciudad:


El tesoro de La Alhambra, entre jardines, flores y fuentes, rodeado de huertas, al abrazo de Gaia.


Donde a los materiales comunes se les une los coloridos azulejos y la riqueza de los mármoles, pasando de la sobriedad a la luz.


Hasta aquí esta entrada, la siguiente la dedicaré a los Mozárabes.

sábado, 19 de mayo de 2018

UN VUELO POR LA ALTA EDAD MEDIA EN LA PENÍNSULA IBÉRICA: VISIGODOS (PRIMERA PARTE)


Aunque LOS ARCOS DE HERRADURA se atribuyen a las construcciones islámicas, los primeros en utilizarlos de forma periódica en La Península fueron LOS VISIGODOS. Lo imitaron de los romanos y de los bizantinos, que fueron sus artífices. 

Santa María de Melque (Toledo) (entre los siglos VII y VIII)

Un pueblo de los considerados bárbaros que se instaló aquí tras el ocaso romano.


Unos siglos después a ellos llegaron los musulmanes, que se ve que les gustó la forma la cual adaptaron y perfeccionaron, hasta hacer de este tipo de arco una seña de identidad de su propia obra.

Mezquita de Córdoba (siglo VIII)
En los últimos tiempos he tenido en mente varios post que por una cosa u otra no han visto la luz,  lo que en principio quería compartir, al final se ha llenado de teorías que quitarían claridad a la entrada. Tan sólo soy una bruja entusiasta de las artes y de la vida, pero que menos que entender lo que digo cuando escribo por gusto, esto no es un examen.

Santa María del Naranco, Oviedo-Asturias (siglo IX)
Han sido muchas experiencias que se han quedado en el tintero, como “El Arte Asturiano” o “El arte Mozárabe”, como “Santa María de Wamba”, de esa iglesia subí alguna foto a grupos del Facebook vinculados con el románico.

Santa María de Wamba, Valladolid (siglo X)
Y a partir de los comentarios que se originaron nace esta entrada: UN VUELO POR LA ALTA EDAD MEDIA EN LA PENÍNSULA IBÉRICA, de los que me gustan a mí, extendiéndome en el tiempo, a lo largo y ancho del espacio, aunque con tanto margen no sé si me explicaré bien, en todo caso como siempre, el despliegue fotográfico está garantizado.
La historia, las construcciones, las tradiciones… Todo tiene un nexo común: la religión, ese invento humano que te llena de lo bueno la vida y te quita el miedo primitivo a la muerte. Las primeras civilizaciones ya adoraban a los Dioses, siendo este un método que te da valor asegurando en lo desconocido un lugar mejor, que se puede llamar de muchas formas: Valhalla, Paraíso… La historia la escribe el poder de la religión, midiéndose los periodos por conquistas y reconquistas.
La Edad Media vista desde Occidente abarca desde la caída del Imperio Romano a la reconquista y unificación de los Reyes Católicos, que expulsaron a los musulmanes de su último reducto: Granada o con el descubrimiento de América, ambos acontecimientos están próximos.

Bizancio, Constantinopla: ESTAMBUL
Vista desde Oriente es el mismo ciclo marcado con distintos hechos, el medievo se inicia con el bautismo de Constantinopla sobre la antigua Bizancio y termina con la caída de Constantinopla, a mediados del siglo XV, en manos de los musulmanes fundando el Imperio Otomano: Estambul: El perfume de Oriente.
A su vez la Edad Media se divide en dos: La Baja Edad Media comprendida entre el siglo XI y XV, cuando el norte de España ya era católico, varios estilos arquitectónicos: ROMÁNICO, MUDÉJAR Y GÓTICO.
Y La Alta Edad Media o PRERROMÁNICO que oscila entre el siglo V y X de nuestra era, un tiempo convulso, donde se escriben un sinfín de batallas y donde fueron varias las culturas que se establecieron aquí.


Ermita de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Burgos (entre los siglos VII y VIII)
Fueron varios los pueblos bárbaros que entre los siglos III y V cruzaron Los Pirineos, suevos, vándalos, alanos... Tras la expulsión de los romanos en el siglo V a golpe de espada se asentaron en Hispania los Visigodos, un pueblo guerrero, procedente no se sabe muy bien de donde, unos dicen de Escandinavia, que era una tribu germánica, otros que eran indo-europeos, diré que venían del norte y que reinaron a duras penas desde el siglo V al siglo VIII.

Interior de San Pedro de la Nave, Zamora (siglo VII)

En este tiempo fueron 33 los Reyes Godos, es un clavo la lista que me hicieron aprender en el cole, diré tres: el primero Ataulfo, el más notorio: Recadero I que se convirtió al cristianismo y el último, Rodrigo, el vencido en la Batalla de Guadalete dando fin a este periodo de la historia (Joyas Visigodas: Sus Templos).

San Juan Bautista de Baños de Cerrato-Palencia (siglo VII)

Este enlace contiene por fichas todos los vestigios visigodos que quedan en La Península:
http://www.turismo-prerromanico.com/arte/visigodo/indice-de-fichas-de-monumentos/

Pero que se mantengan más o menos enteros, con alguna restauración y que sean integramente de esta época solo quedan siete iglesias de lo que fue este reino: San Fructuoso de Montelius: 

San Fructuoso de Montelius, Braga-Portugal (siglo V y VI)

Y en territorio nacional: Santa Comba de Bande (Orense), San Pedro de la Nava o Nave (Zamora), San Juan de Baños (Palencia), Santa María Quintanilla de las Viñas (Burgos), Santa Lucía del Trampal (Cáceres) y Santa María de Melque (Toledo).




Construcciones perfectamente simétricas, alguna me ha recordado una casa o una caja, que si se doblasen por la mitad darían dos partes exactamente iguales.


Continuará…

domingo, 15 de abril de 2018

LAS BATUECAS Y LA SIERRA DE FRANCIA (2)

"Un Pueblo sin leyendas se muere de frío"

Mogarraz

Esta entrada es un complemento a esta otra que hice en el 2011:

http://bruja-larosadelosvientos.blogspot.com.es/2011/10/las-batuecas-y-la-sierra-de-francia.html

La Alberca

Añado un vídeo con un recorrido por La Alberca, Mogarraz y San Martín del Castañar, villas medievales, juderías, que se conservan tal cual ¡Redondas! Pueblos con alma cuyas costumbres se forjaron en la noche de los tiempos y siguen vivas en la actualidad.

San Martín del Castañar

El susto que te da la moza de ánimas, lo mismo es porque su indumentaria se ha actualizado, dista mucho de la viejita que paseaba antaño con la campana.


Un lugar que me atrae, la naturaleza y la arquitectura todo en consonancia sin variación ninguna de como fue a como es.


Regada por numerosas gargantas y de vegetación abundante y autóctona, donde Gaia ha sido generosa y sus habitantes respetuosos con ese regalo. Sin más dilación:

miércoles, 14 de marzo de 2018

17 EJEMPLOS ÚNICOS DEL ROMÁNICO ESPAÑOL


A la hora de titular el vídeo me surgían dudas de si poner los 17 templos imprescindibles del románico español, incluso podían ser los más bonitos y tendría más tirón, aunque la palabra bonita es tan relativa que podría multiplicarlos y hacer una hora de buen románico.


El caso que atendiendo a mi opinión he concentrado en este montaje algunas de mis fotografías de 17 EJEMPLOS ÚNICOS por alguna razón, por ser el más grande, el más pequeño, el más sexi, el que más canecillos, el final del camino, escaleras al cielo, arcos… Y así ha quedado.


Tan solo me queda añadir ¡Espero que os guste!

martes, 9 de enero de 2018

JANO, ENERO: EL TRIFRONTE


En la iconografía románica hay tallas más o menos fáciles de interpretar, letras claras que cuentan episodios de la vida de Jesús, de San Juan Bautista, de Noel… Escenas que de una forma más o menos clara se repiten y para los amantes de este arte acaban siendo casi cotidianas.

Sin embargo, hay otras tantas representaciones que suscitan cierta controversia, tienen distintas interpretaciones y es que a saber qué querían decir con ellas y algo sería, puesto que se repiten, están en varios lugares.

Para mí esa es la magia del románico: la cantidad de puntos de vista que tiene un mismo relieve, el misterio de lo que desconocemos a ciencia cierta.

La palabra TRIFRONTE viene del latín y significa tres frentes.


En el medievo, de acuerdo con la época, una de las formas de representar a la Trinidad es con tres cabezas que salen del mismo cuerpo, por lo que es fácil relacionar la imagen de un trifronte con uno de los mayores dogmas del cristianismo: La Santísima Trinidad.

Pero la mayoría de estás representaciones fueron destruidas por ser consideradas herejes por el Concilio de Trento por hacer alusión al triteísmo.

Esas tres caras, con sus tres bocas y sus tres narices solo tienen CUATRO OJOS, los que serían dos caras. El ojo que en todas las civilizaciones ha simbolizado la percepción intelectual, ese tercer ojo que está en el corazón.

Bien mirado el trifronte, a sus ojos centrales, al presente, un presente que realmente es lo que hemos sido, pasado, y lo venidero, futuro. Las personas somos consecuencia del ayer y nuestra curiosidad tiene nuestra vista puesta en un mañana mejor, por incierto ¿las otras dos caras? EL TRES UN NÚMERO CELESTIAL que representa LA VIDA: lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos. 

Hablará del tiempo: PASADO, PRESENTE Y FUTURO.

¿SERÁ EL TRIFRONTE JANO CON TRES CARAS?


Jano en la mitología romana es el Dios de las Puertas, de los principios y los finales, de él procede el mes de enero que da inicio al año.

Representado habitualmente con dos rostros opuestos, una cara mira delante de la puerta y otra atrás de la puerta. Jano era invocado al inicio de las guerras y mientras estás duraran su templo permanecía abierto, este dios según los romanos aseguraba un final feliz.

Pongo algunas fotografías de mi autoría de algunos de los trifrontes que me he encontrado en el camino: Los más famosos son los que ya he puesto que pertenecen a la Iglesia de SAN MARTÍN DE TOURS DE ARTÁIZ-Navarra, uno un canecillo y otro un capitel de un hombre barbado cuyas caras laterales soplan, silban al viento, podría interpretar que hay que viajar sin equipaje viviendo el momento sin pensar en lo que está por suceder.

Muy cercana y muy desconocida, aunque la foto no tiene mucha calidad la iglesia de SAN PEDRO DE IRISO-Navarra.


Los ojos saltones de la iglesia parroquial de SAN MIGUEL DE VIELHA-Lérida.


Para acabar los canecillos resultones de la iglesia de SAN PEDRO DE CARACENA-Soria.


Y la capilla de SAN GALINDO EN CAMPISÁBALOS-Guadalajara: 


Este último hay quien dice que lo han hecho a posteriori, yo pienso que para qué se iban a molestar.

jueves, 30 de noviembre de 2017

POMPEYA: SOMBRAS EN EL TIEMPO


Hay lugares que están vivos, cada calle, cada casa, cada piedra, son renglón, frase y palabra, páginas que describen su ser, su historia. POMPEYA es uno libro conservado en lo que fue su destrucción


Situada en el Golfo de Nápoles, en la región de Campania, a los pies de El Vesubio. Ciudad de la antigüedad que alcanzó su cénit siendo romana aunque no fue el primer pueblo que se estableció en este territorio.

SU ORIGEN

Todo apunta a que fueron los griegos los primeros en instalarse aquí formando una colonia, en un sitio de paso, donde descansar entre sus largos desplazamientos marítimos.

Hago hincapié en que Pompeya nunca fue puerto de mar, se encontraba a apenas un kilómetro de la costa, pero sí tenía un río navegable el Sarno, que hoy no es más que una muesca imperceptible.

Tras los griegos, vinieron otras civilizaciones antiguas: etruscos y samnitas, atraídas por una tierra rica, fértil y bien posicionada, un sitio de intercambio y paso de mercancías. No fue hasta el año 80 a.c. cuando aceptó su rendición a Roma.


Los romanos antes de invadir una colonia les proponían el sometimiento voluntario y pacífico, lo que viene a ser, ellos tenían el ejército y la fuerza, si la otra parte capitulaba, entraban por la puerta grande y ciudad romana, de no ser así, entraban por la fuerza, devastaban todo a su paso y como premio, a los habitantes que sobreviviesen los esclavizaban o los gravaban con un tributo, como en “El Juego de Tronos”.

A partir de ese momento fue municipio con el nombre de “Cornelio Veneria Pompeianorum”, poco después, los nacidos aquí recibieron la ciudadanía romana.

Una urbe próspera y abundante, un vergel que incrementa su labor comercial en esta época, con más de 20000 habitantes, sujeta a una actividad sísmica constante. Aun así, los pompeyanos no la temían, no tenían conciencia de ella, pensaban en una montaña humeante sagrada, morada de los dioses que en ocasiones se enfadan.


La gran erupción del Vesubio se produjo en otoño del año 79 d.c. y cambió para siempre todo, fue tal la ira de Gaia que en la actualidad la antigua Pompeya dista cinco kilómetros de la costa, dio una nueva forma al Golfo de Nápoles.

Días antes la gran mole rugía despidiendo materiales candentes de sus entrañas que volaban por el horizonte como meteoritos, cenizas y una nube de gases tóxicos, la temperatura era asfixiante. El suelo tembló en varias ocasiones, pero la inmensa mayoría de los que allí vivían allí permanecieron, los dioses debían estar más airados que nunca.


Cuando cielo, mar y tierra se conjuran pocas son las escapatorias, únicamente la huida al sur era buena, un maremoto fue la antesala a la explosión del volcán que la catapultó dejándola escondida.

Cubierta de un manto gris durmió durante siglos.

SU RESURGIR

Fue redescubierta a mediados del siglo XVIII, en tiempos del rey Carlos III de España y VII de Nápoles. El monarca no aportó dote y sí manifestó sumo interés por todos los objetos que allí se encontraban: muebles, ánforas, jarrones, piezas artísticas, joyas… Todo tipo de enseres. Un tesoro por recuperar más que por estudiar, dando inicio a las extracciones, más que excavaciones.

En 1863 se produjo el hallazgo más brillante que nada tiene que ver con lo mundano, con lo que se conservó, sino con lo que desapareció. El arqueólogo Giuseppe Fiorelli tras observar la cantidad de huecos diferentes entre sí, que había en la sólida lava, se le ocurrió llenar alguno de yeso, el resultado es conmovedor, son personas, animales, todo lo orgánico que allí se encontraba y con el paso del tiempo se desintegró. En todos los moldes analizados han encontrado ADN.


Padre de la “técnica de los calcos de yeso”, a través de este procedimiento se han identificado los cuerpos de más de 1500 personas en la posición exacta en la que fallecieron, cuando los miras… Se me pusieron los pelos de punta, tienen gesto.

Desde su resurgir hasta ahora han sido muchos los arqueólogos e investigadores de distintos campos que han participado y participan, en el presente continúan los trabajos.


Han encontrado muchísima documentación, un manifiesto escrito de sus costumbres y han dejado al descubierto toda una ciudad, el reflejo de una sociedad puntera, avanzada a su tiempo.


No la imaginaba tan grande y entera, casas alineadas que permanecen de pie, algunas conservan pinturas donde se aprecia la delicadeza y detalle con que se plasmaron.


Un plano urbano ordenado, viviendas colocadas por manzanas, las calles dan a una avenida principal que desemboca en la plaza o foro. Había zonas peatonales, una especie de barrera impedía el tráfico rodado o de carros que tras mucho pasar dejaron su huella en la piedra.


Llaman la atención los altos bordillos y es bastante curioso que ya había pasos de peatones, dos elementos creados enormes con un fin: no pisar el suelo. Esto tiene una explicación lógica no tenían desagües, las calles hacían esta función y el agua de lluvia hacía el resto. Imagina la suciedad y el olor de una metrópoli tan transitada, no todo era idílico.


Pero sí un lujo, palacios, esculturas, fuentes… Tenían su lugar para las asambleas: La Curia, Templos donde adorar a sus dioses y todo tipo de instalaciones lúdicas. Circo o Teatro, Palestras...


... Termas o baños provistos de guarda ropa, vestidor, gimnasio, piscina fría y piscina caliente y un sistema de calefacción que tiene su ingenio, las paredes y el suelo son dobles, para haceros una idea aquí la foto:


En la parte inferior del piso o sótano se cree que hacían fuego y calentaban agua cuyo vapor ascendía introduciéndose por el vacío creado entre las dos capas.

Lupanares, en plural y no solo se contempla el sexo entre heterosexuales, también existían lugares enfocados a homosexuales, el placer en todas sus dimensiones y para todos los públicos, en la libertad sexual nos daban cuatro vueltas.

En la antigua Roma estaba prohibida la prostitución, motivo de que los recintos para tal fin no se encontrasen en la calle principal, lo que sí, a modo de señal de tráfico, encuentras marcas que indican donde dirigirte. Las mujeres que la ejercían podían ser libres o esclavas.


Las que lo hacían de forma voluntaria obtenían sendos ingresos, tenían una habitación individual indicada para tal fin en algún establecimiento o en su propia casa, convenientemente señalizada, los símbolos fálicos son abundantes.

Las esclavas se veían obligadas a realizar servicios por 4 cobres, por dos duros, cuya ganancia se la lleva su proxeneta o amo.


"Vicola del Lupanare" es uno de los prostíbulos, tiene diez habitaciones cada una con su respectiva cama de piedra, sobre la que figuro un colchón, repartidas en dos pisos y dos salidas, en ningún momento coincidían los clientes de la primera y la segunda planta.

Los frescos que decoran el espacio son tan explícitos que no dejan nada a la imaginación y sí dejan mucho a la inspiración.


Mercado, restaurantes de comida rápida, con la ventana a la calle, tabernas, posadas… En un día es mucho que ver, lo disfruté como bruja pero volveré, pasear por Pompeya es caminar por la historia a la sombra del tiempo.

A día de hoy el Vesubio sigue estando activo, subir a la cima, el olor a azufre, las fumarolas constantes de sus poros:


Ninguna erupción ha sido tan catastrófica como la que sepultó a Pompeya y Herculano pero sí ha despertado en varias ocasiones, la última en 1944.

A su amparo viven más de 1.500.000 de personas cautivadas por la negra tierra volcánica, entre ellas los habitantes de la Pompeya moderna, esta circunstancia lo convierte en el volcán más peligroso de mundo. El pueblo que está justo a sus pies “Torre del Greco” es el segundo productor de flores de Italia, ahora como en la antigüedad la atrayente riqueza de la naturaleza no nos deja ver cuanto puede ser de sorprendente.