miércoles, 22 de febrero de 2012

RECUERDOS DE CUBA: LA HABANA


 “Mama yo quiero saber de donde son los cantantes,
que los encuentro galantes y los quiero conocer,
con sus trovas fascinantes que me las quiero aprender.
¿De donde serán? ¡Ay mamá!
¿Serán de La Habana? ¿Serán de Santiago, tierra soberana?
Son de la loma y cantan en llano...”

“Mamá son de la Loma” Miguel Matamoros

Esta vez mi escoba supersónica cruza el charco entre fotos escaneadas y recuerdos de una gran aventura en CUBA ¡La Perla del Caribe! Y mando besos a todos mis amigos cubanos, especialmente a Ernesto que nos enseñó La Habana desde su interior.

Universidad de La Habana (Aquí en una manifestación se tomó la foto más conocida del CHE)

Cuba es él son de su trova, donde se han formado músicos de fama internacional y a donde vienen músicos de lugares remotos a aprender  este ritmo tan sabrosón. Famosa es la trova de Santiago, su eco sureño se extiende estés donde estés de la isla, una musiquilla que suena por todos los rincones ¡Siempre te acompaña!  "MAMÁ SON DE LA LOMA"  aunque no me gustaba ¡Llegué a aprendérmela! Incluso una noche que me dejé llevar por el ron la bailé tropecientas veces, quien viene a esta isla ¡Mueve el culo! No hubo día que no la oyese hasta ¡La tomé cariño! Y “Yolanda”, que ya me la sabía y me llegó a cansar…  Aunque también descubrí al gran Benny Moré o mejor dicho le puse cara a éxitos populares como “María Cristina me quiere gobernar” o “Me voy pa el pueblo”.


La isla de la Juventud esta situada en el mar de las Antillas que viene a ser así:


¡Yo quiero volver! Jajaja, aunque no fue mi mejor viaje, en parte una es como las avestruces… El planing fue: semanita en Santiago, donde nació, partió y triunfó la revolución, desde Playa Giron a Sierra Maestra a la Granjita Siboney o el Cuartel de Moncada, que hoy es un colegio, un espíritu del sur que sueña aferrándose a sus creencias, a un tiempo cercano en que la voz del pueblo se oyó y de la que ya solo queda el hilo, conservan desde las barricadas a los tiros en las paredes…

 Granjita Siboney

Otra semana en LA HABANA ¡La llave del nuevo mundo! El centro neurálgico, la urbe más grande y poblada y con una situación estratégica que la ha hecho ser codiciada, a lo largo de su joven historia conocida, por muchos países, en una bahía pronunciada, al abrigo de un puerto natural que ha visto llegar todas las banderas, barcos españoles, ingleses, americanos... Incluso ¡Alguno pirata! Y a ambos vértices dos fortificaciones militares españolas del siglo XVI: El Castillo de los tres reyes del Morro y el de San Salvador de la Punta.


Como en cualquier capital los habitantes son más cosmopolitas, ven la vida con otro realismo, en el resto de la isla los llaman “capitalinos”, con amor, jeje. Una ciudad que te envuelve y te llena, de la que te sientes parte, sus gentes amables y cercanas, cuando miro atrás siento la nostalgia de la brisa marina, de la hora bruja en el Malecón cuya música es el compás de las olas,  incluso, de algún baño refrescante y fortuito…


El Malecón es un espigón que se extiende por el barrio del Vedado, desde el corazón de La Habana al castillo de La Punta. Un horizonte perfecto hacia un lado el mar y hacia otro sus casitas de colores son un capricho:


Cuándo venció la revolución, el patrimonio paso a ser del pueblo ¡Me encanta! Pero pienso que ni eran conscientes, ni mucho menos concienciaron, la clave era que todo era de todos y lo grave es que obviaron el valor artístico, la mayoría de los palacios son corralas, se han remodelado de acuerdo con las necesidades del momento y no se ha tenido en cuenta nada. En la actualidad he visto en algún documental y se está restaurando ¡Cuanto me alegro! Era una pena verlo así cayéndose a cachos.

El paseo por esta bucólica avenida muestra a su paso los diferentes estilos de construcción utilizados en las distintas épocas, del colonial de cuando era territorio español al neoclásico cuando estaba bajo el dominio de Estados Unidos.

Algunos de los emblemas de la ciudad datan del siglo XX,  como es El Capitolio, cuya cúpula brilla desde muchos puntos de la metrópoli (la cúpula de la primera foto) o El Museo de la Revolución, antiguo palacio que era la casa personal del presidente derrocado Batista:


En esa época La Habana se convirtió en la capital del juego y la corrupción, se construyeron todo tipo de locales de ocio nocturno: clubes, casinos, suntuosos hoteles como El Habana Libre y el más imponente El Hotel Nacional de Cuba y como soy muy mala y mafiosa, jaja, diría que el más hermoso de los construidos en ese siglo, en pleno apogeo yanqui el lujo y el poderío reluce en su blanca silueta, por aquí pasaron personajes de la talla de Al Capone, aquí se jugaba, se traficaba... En la cafetería hay fotos de lo más florido y hermoso, figuras como Winston Churchill, Frank Sinatra, Ava Gardner, Gary Cooper, Luis Miguel Dominguín... Se han alojado aquí ¡Lo más sanito de cada casa! Y desde arriba a vista de pájaro:


El Malecón ofrece mucho que ver a lo largo de sus cinco kilómetros y es la llave de una de las puertas que conduce a lo más preciado, el centro colonial más importante del Caribe y el más antiguo: LA HABANA VIEJA, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


También conocida como “La Ciudad de las Columnas” a raíz del libro de Alejo Carpentier que es una desesperada declaración de amor a esta ciudad y cuando te adentras en el casco histórico lo entiendes, las plazas porticadas que te remontan al pasado.



La roca gris que se entremezcla con fachadas modernas, los estilos de todos los reinos que la poblaron, un reflejo arquitectónico de la mezcla cultural del país, españoles, británicos, franceses y estadounidenses han puesto aquí su piedra, a veces, una encima de otra.

Andar y perderte entre sus calles, tomar unos frijoles en la Bodeguita de En Medio o ir a parar a la plaza de la Catedral, un bálsamo para los sentidos.

 Bodeguita de En Medio

La última semana la pasamos en Varadero, que sobraba en principio, queríamos conocer un país, su pueblo, sus costumbres… No necesitábamos un trocito de cálido Atlántico, que por cierto aquí pasa lo que en playa Bávaro (República Dominicana) no es Caribe, el mar de las Antillas es el que se encuentra en la otra costa, la interior.

Pero al final y sintiéndolo mucho ¡¡¡Quería ser turista!!! ¡¡¡No quería ver nada más!!! Me daba igual Varadero que cualquier cayo salvaje de los que rodean la isla, aunque no quiero entrar ni en mí cobardía y mucho menos en mí impotencia.


De soslayo diré, porque al final voy a parecer facha, nunca, jamás estaré de acuerdo con el bloqueo de un país, Cuba debería ser como esa mezcla espitosa de ron y cola ¡Libre! Pero ¡Totalmente libre! Mucho ha pasado desde el gobierno de Batista bajo en mando de USA, mucho ha pasado desde la meada más famosa de la historia a la estatua de Lenin y ahora, la presión internacional debería de cesar y el pueblo debería elegir, tener la libertad de votar, su forma de gobierno dictatorial hace que lo que en principio fue la mejor de las utopías en el presente sea su propio cerco y no lo merecen.

La revolución tuvo muchísimo de bueno, lo mejor la reforma social, tanto en el sistema sanitario como en el educativo, los cubanos cuando migran raramente los encuentras en un trabajo para el que no se requiera más conocimiento que desarrollarlo, es gente preparada y formada, a diferencia de sus vecinos latinoamericanos.

El principio y el final del cuento no cuadra... Si lo que piensas es en hacer una dictadura por más comunista que sea…,  no sé, en Guinea, por ejemplo, lo primero que hicieron fue matar a todo aquel que sabía leer y escribir, no interesaba la gente culta, se presume que “piensa” más… Esto me hace creer que la primera intención era buena y cuando triunfó la Revolución fue lo mejor que le pudo pasar al pueblo, aunque su evolución ha sido humana, alguien llega al poder, piensa que lo merece y no da opción.

Al final a la entrada la tenía que haber llamado: voy a hacer política en Cuba,  aparte de dimes y diretes, si queréis conocer un sitio completamente diferente donde el grito de libertad está latente, tanto que te purifica y lo vives, disfrutar de playas vírgenes de arenas blancas, de islotes salvajes donde acceder a su corazón entre la jungla es imposible, si queréis bailar al compás de una música que embriaga como el ron  y confundirte con un pueblo agradable y próximo ¡Cómo si los conocieses de toda la vida! ¡Bienvenido al paraíso terrenal! Y termino con una frase que resume todo ¡¡¡ESTA TIERRA ES 100% CUBANA!!!

miércoles, 15 de febrero de 2012

EL VALLE DEL GUADIANA (PORTUGAL)

Vista del estrechamiento de Pulo do lobo

En esta entrada me dirijo a Lusitania, ese lugar cercano sin el que la península no estaría completa, sus gentes, sus costumbres, su idioma... ¡Tan iguales y tan diferentes!

Mi escoba toma el curso del río Guadiana, que, desde su nacimiento en “Villanueva de los Ojos”, se encauza “misterioso” o de forma muy singular hasta desembocar en el país vecino: aparece, desaparece, se extiende y se aprieta, forma humedales (Las Tablas de Daimiel), lagunas como las de Ruidera, se abre tanto que moldea el Embalse de Alqueva, el mayor de Europa, su recorrido es todo un colorido de paisajes que cuando se adentra en la tierra lusa traza el Valle al que le da su nombre.


EL PARQUE NATURAL DEL VALLE DE EL GUADIANA está situado en la región de Alentalejo, al sudeste de Portugal y se le concedió este distintivo con el propósito de conservar la riqueza natural y arquitectónica de la zona.

Lejos de decir que el agua corre cristalina, he de decir ¡Chocolate! Que es una palabreja que me gusta en todas sus variedades, jaja, en serio, las corrientes son turbias y tal y como disminuye el ancho del río se hace más evidente, aunque en algunos sitios se abre tanto que en verano son mansas piscinas naturales, que no limpias.

Una penillanura rodeada de monte bajo, con una vegetación similar a la de la Sierra de Huelva, entre alcornoques, encinas y jaras y además muchas variedades que solo se encuentran aquí como el trébol peludo de 4 hojas ¡Da buena suerte!

Sitio de paso de aves migratorias y donde anidan desde la cigüeña común a la negra, difícil de encontrar. Un ecosistema de gran valor roto por el Río Guadiana, que se encaja y estrecha, creando lugares únicos a su paso y de belleza salvaje como el “El Salto del Lobo”, donde caen las aguas a través de una garganta rocosa de apenas 3 metros de ancho. 


Salto de Pulo do lobo


Se extiende entre los pueblos de Serpa y Mértola, al principio he hecho referencia al patrimonio edificado en este lugar que es un auténtico tesoro y lo que queda por descubrir. Esto es fruto, en parte a su situación fronteriza, a las grandes batallas, a los grandes imperios... Los rastros de población humana se remontan a la prehistoria, después vinieron romanos, visigodos, suevos, alanos y árabes hasta la llegada de los católicos y en el futuro ¡Too se andará!

 Muralla de Serpa

SERPA, donde hacen un queso artesano para chuparse los dedos, siendo la más poblada de la comarca, de esta villa dependen 7 municipios, recogida en una muralla medieval hoy en día tiene vida de intramuros y extramuros. 


Cuando estás “dentro”, entre una maraña de callejuelas, sus casitas encaladas y bajitas con grandes chimeneas te conducen siempre a la plaza, donde también se encuentra los vestigios del castillo árabe que en su día fue el bastión del pueblo y donde en sus muros se lee la historia, merece la pena la visita.

Y MÉRTOLA, que desde la época prerromana era un importante centro comercial, El Guadiana es el segundo río más largo de la península y navegable, en otros tiempo tuvo mucha actividad, aquí había todo tipo de productos procedentes de las antiguas civilizaciones mediterráneas.

Mértola

Asentada en un montículo que se asoma a las dos riveras del río, amurallada en su totalidad ¡El abrazo de la piedra! Y coronada por un castillo musulmán, una villa con toda la esencia y la huella del pasado. 


En la actualidad se están realizando excavaciones en la antigua ciudadela y en su subsuelo hay restos de un foro y una necrópolis romana, que también fue utilizada por las culturas posteriores ¡Impresionante!

Fijaros que arco de herradura tan blanco

Tras su iglesia blanca, tan resplandeciente que brilla, se esconde su mezquita que se inició en el siglo VI, un lugar para perderse y disfrutar del tiempo, de otros tiempos y comer unos buenos caracoles si estás en fecha.

Y ¡Colorín colorado este cuento se ha acabado! Espero haberos animado a realizar vuestro cuento en estas tierras no lejanas, el vuelo no hay nada como emprenderlo uno mismo.

lunes, 6 de febrero de 2012

LAS MÉDULAS ¡LA BELLEZA DE LA DESTRUCCIÓN!


Voy a darme un breve vuelo por LAS MÉDULAS, una serie de picos descarnados y rojos que brillan bajo el sol mezclándose con la verde vegetación, la faz divina del interior de la tierra ¡El mayor aurífero del Imperio Romano!

Siempre que he ido a El Bierzo, como tiene tanto que ver, he evitado ir a las Médulas, las imaginaba como unas simples minas pero nada que ver, son unas minas al aire libre colosales ¡La belleza de la destrucción! El color púrpura de la arcilla interna que ha cicatrizado entre castaños, brezos y escobas.

Este paisaje encantado es el producto de la mayor explotación minera de oro que puso en marcha la ingeniería romana y el trabajo de los pobladores de la comarca, sumado al paso del tiempo, dieciocho siglos después desde el Mirador de Orellan se disfruta de un horizonte en dos palabras im-presionante, para mí lo primero que hay que hacer es subir al mirador para hacerse una idea de la amplitud… Y lo siguiente pasear por el pueblo de “Las Médulas”


Por un camino franqueado de farallones carmesí y árboles centenarios, algunos tan retorcidos que si se estirasen tocaría el cielo, e ir a “La Cuevona” o a “La Encantada”.




El poder del agua y la destrucción literal de la montaña con un método bestial y devastador llamado “ruina montium”, por medio de canales trasportaban el agua de la Sierra de la Cabrera y los Montes Aquilianos,  que a su vez almacenaban en la cercanía del yacimiento y a través de varias galerías que hacían en el interior de la montaña  proyectaban  el agua de forma violenta produciendo el derrumbe de una gran extensión de terreno de un solo golpe.


Esta vez el vuelo es corto dejo un enlace con información de la zona:


Y una colección de fotos en forma de vídeo:


video

Y si lo queréis ver a lo grande:
LAS MÉDULAS ¡LA BELLEZA DE LA DESTRUCCIÓN!

jueves, 2 de febrero de 2012

SIERRA DE GREDOS ¡LA PAZ ES VERDE!


"La sierra de Gredos es de las más extensas del Sistema Central, un sitio idílico, mágico, refrescante, donde los pinos crecen en sus numerosos Valles ¡Fértiles! Donde el agua fluye de sus muchos ríos, dibujando paisajes de cuento, verdes y azules a su paso y dando pie a numerosos pueblos.

Se extiende por 4 Comunidades Autónomas: Castilla-León, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid…"

 Mirando a Cenicientos (Madrid)


Así empieza la entrada de 14 de agosto de 2009, cuando hice una especie de artículo de opinión en mi blog original ante los muchos incendios que asolan cada verano esta Serranía en la provincia de Ávila y es que no hay verano…

Ahora es invierno y mi recuerdo más reciente es soplar las velas de mi cumple en este entorno tan privilegiado, aunque este año… Falta la nieve, no termina de cuajar ese manto blanco tan necesario en estás fechas.

El caso es que me he dicho LA SIERRA DE GREDOS tiene que venir a este blog porque es mi pasado, mi presente y mi "futuro", es mi vida y además ¡La paz es verde!


Desde San Martín del Valdeiglesias (Madrid) a Hervás (Cáceres), desde Navalperar de Tormes (Ávila) al Real de San Vicente (Toledo) un cúmulo estribaciones, de desniveles suaves y escarpados, un conjunto de gargantas, con una rica flora y fauna, donde está la mayor población de “Cabra Montesa”, este animalito es el logo del lugar.


Habitado en la época prerromana por los vetones, descendientes de los celtas, cuya huella sigue latente en los restos de los castro dispersos por la región y de las esculturas más conocidas de esta civilización con forma de toro, se realizaban cincelando un bloque de granito que moldeaban hasta darle la forma, la cabeza, las patas…

 Castro en Candeleda y Toros de Guisando

En estos vuelos, más que investigar me voy a dejar llevar por la memoria, por aquello de los taitantos años y pensar en que este sitio siempre me ha acompañado por ser tan diferente, por su cercanía a Madrid, una es nativa del foro y hay autobuses que salen de la estación del Sur a todas las pedanías y en honor a toda una pandi de hippys melenudos, que con latas de sardinas por banda, saco de dormir y esterilla, junto a esa antigua “canadiense” poblábamos por momentos los rincones más recónditos del lugar ¡Cuantas vivencias!


Mis primeras acampadas fueron al “Valle de las Iruelas”, entonces se acampaba de forma libre, en “El Burguillo” un embalse de los muchos que entre la mano del hombre y el caudal del río Alberche hay en esta zona, de hecho la carretera que la une a Madrid la llamamos popularmente la de los pantanos y claro cuando un río se llama “al-birka” que traducido es “estanque” que se puede esperar.

El entorno es maravilloso, no te puedes creer que a apenas 90 km de la bulliciosa y gris ciudad se encuentre este vergel, el río de aguas cristalinas y una masa de árboles centenarios autóctonos, entre los que destaca el pino gordo de las Iruelas, el Tejo y otras tantas variantes de pinos, alcornoques… ¡Los castaños! El castañar de “El Tiemblo” en otoño un lugar ideal para perderse.


En la actualidad hay un camping y varias casas rurales a pie de agua, en verano sigue haciendo las delicias de propios y extraños y hay varias rutas por los alrededores donde a algunos arbolitos le han puesto el nombre y así quien no tiene ni idea, tipo yo…

Evocando al pasado como no recordar las Semanas Santas que nos adentrábamos en el corazón de Gredos, desde la plataforma de “Hoyos del Espino” subíamos a “La Laguna Grande”:


Ese refugio mítico en “Navalperar de Tormes” donde el café “sufré olé” hacía estragos, o entrar por un sitio y salir por otro, subir a lo más alto de la montaña “El Almanzor” por la vertiente del río Tormes y bajar por “Candeleda”, que por cierto y visto en mapa, parece cerca pero por carretera… 


Entre estos pueblos se encuentran las cimas más elevadas, donde se forman una serie de lagunas glaciales, circos, gargantas… El Parque Regional de Gredos, reconocimiento que tiene este sistema en este cachito de Ávila y mirando otra vez atrás, pues no ha cambiado tanto en lo personal, jajaja, lo que antes era vicio ahora es costumbre.

Las villas se encuentran salpicadas en los valles y lo que en la antigüedad eran pueblos pintorescos, sobre todo en la parte de Ávila y debido a que la gran urbe está muy cerca… Pues han construido a tutti y hay alguno… Tipo “Sotillo de la Adrada”, que si lo que buscas es un modelito de marca a buen precio ¡Pasa por allí! No obstante y tal vez por ser menos accesibles, otras aldeas sí han conservado el encanto y la solera de los años, sus casas…

 Vista del Valle del Tietar y San Esteban del Valle, Pedro Bernardo, Mombeltrán y Navaluenga

Sus historias y sus castillos feudales:

 Castillo de Mombeltrán, de La Adrada y de Arenas de San Pedro

Siempre hago hincapié en la tierra avulense ¡Esa gran desconocida! La que tiene el galardón oficial, aunque si hay parte famosa en Gredos es la que ocupa la provincia de Cáceres, es muy sorprendente, la que imaginas como árida Extremadura pues ¡Nada que ver! 

Garganta de los Infiernos (El Jerte-Cáceres)

El norte de Cáceres es un lugar húmedo, frondoso y fresco, de valles suaves rociados de pueblos serranos, que han sabido conserva su esencia, sus leyendas que van de boca en boca, con una vegetación exuberante y mucha agua, pozas que se forman en los ríos que en veranito son ideales.

Esta es la parte más conocida, si hay algo que hoy en día no aconsejo es ir a ver el cerezo en flor al “Valle del Jerte”, más masiva la humanidad que la flor, vamos que mucho mejor te vas a “Castillo de Locubín” (Jaén) que donde antes había olivas ahora hay cerezos.


Una ruta básica, de las que no te puedes perder, es ir a comer cuchifrito por la Comarca de la Vera, por “Garganta de la Olla” y desde aquí ir a ver la cascada y las piscinas naturales, que abundan en toda la zona y que están a medio camino con el Monasterio de Yuste, el lugar donde Carlos I decidió acabar sus días, el paraíso de los sentidos.

Y acabo casi como he empezado con el vídeo que hice en su momento y que publique en la entrada de “A por ti, déjate llevar”.