jueves, 2 de febrero de 2012

SIERRA DE GREDOS ¡LA PAZ ES VERDE!


"La sierra de Gredos es de las más extensas del Sistema Central, un sitio idílico, mágico, refrescante, donde los pinos crecen en sus numerosos Valles ¡Fértiles! Donde el agua fluye de sus muchos ríos, dibujando paisajes de cuento, verdes y azules a su paso y dando pie a numerosos pueblos.



Se extiende por 4 Comunidades Autónomas: Castilla-León, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid…"

 Mirando a Cenicientos (Madrid)


Así empieza la entrada de 14 de agosto de 2009, cuando hice una especie de artículo de opinión en mi blog original ante los muchos incendios que asolan cada verano esta Serranía en la provincia de Ávila y es que no hay verano…

Ahora es invierno y mi recuerdo más reciente es soplar las velas de mi cumple en este entorno tan privilegiado, aunque este año… Falta la nieve, no termina de cuajar ese manto blanco tan necesario en estás fechas.

El caso es que me he dicho LA SIERRA DE GREDOS tiene que venir a este blog porque es mi pasado, mi presente y mi "futuro", es mi vida y además ¡La paz es verde!


Desde San Martín del Valdeiglesias (Madrid) a Hervás (Cáceres), desde Navalperar de Tormes (Ávila) al Real de San Vicente (Toledo) un cúmulo estribaciones, de desniveles suaves y escarpados, un conjunto de gargantas, con una rica flora y fauna, donde está la mayor población de “Cabra Montesa”, este animalito es el logo del lugar.


Habitado en la época prerromana por los vetones, descendientes de los celtas, cuya huella sigue latente en los restos de los castro dispersos por la región y de las esculturas más conocidas de esta civilización con forma de toro, se realizaban cincelando un bloque de granito que moldeaban hasta darle la forma, la cabeza, las patas…

 Castro en Candeleda y Toros de Guisando

En estos vuelos, más que investigar me voy a dejar llevar por la memoria, por aquello de los taitantos años y pensar en que este sitio siempre me ha acompañado por ser tan diferente, por su cercanía a Madrid, una es nativa del foro y hay autobuses que salen de la estación del Sur a todas las pedanías y en honor a toda una pandi de hippys melenudos, que con latas de sardinas por banda, saco de dormir y esterilla, junto a esa antigua “canadiense” poblábamos por momentos los rincones más recónditos del lugar ¡Cuantas vivencias!


Mis primeras acampadas fueron al “Valle de las Iruelas”, entonces se acampaba de forma libre, en “El Burguillo” un embalse de los muchos que entre la mano del hombre y el caudal del río Alberche hay en esta zona, de hecho la carretera que la une a Madrid la llamamos popularmente la de los pantanos y claro cuando un río se llama “al-birka” que traducido es “estanque” que se puede esperar.

El entorno es maravilloso, no te puedes creer que a apenas 90 km de la bulliciosa y gris ciudad se encuentre este vergel, el río de aguas cristalinas y una masa de árboles centenarios autóctonos, entre los que destaca el pino gordo de las Iruelas, el Tejo y otras tantas variantes de pinos, alcornoques… ¡Los castaños! El castañar de “El Tiemblo” en otoño un lugar ideal para perderse.


En la actualidad hay un camping y varias casas rurales a pie de agua, en verano sigue haciendo las delicias de propios y extraños y hay varias rutas por los alrededores donde a algunos arbolitos le han puesto el nombre y así quien no tiene ni idea, tipo yo…

Evocando al pasado como no recordar las Semanas Santas que nos adentrábamos en el corazón de Gredos, desde la plataforma de “Hoyos del Espino” subíamos a “La Laguna Grande”:


Ese refugio mítico en “Navalperar de Tormes” donde el café “sufré olé” hacía estragos, o entrar por un sitio y salir por otro, subir a lo más alto de la montaña “El Almanzor” por la vertiente del río Tormes y bajar por “Candeleda”, que por cierto y visto en mapa, parece cerca pero por carretera… 


Entre estos pueblos se encuentran las cimas más elevadas, donde se forman una serie de lagunas glaciales, circos, gargantas… El Parque Regional de Gredos, reconocimiento que tiene este sistema en este cachito de Ávila y mirando otra vez atrás, pues no ha cambiado tanto en lo personal, jajaja, lo que antes era vicio ahora es costumbre.

Las villas se encuentran salpicadas en los valles y lo que en la antigüedad eran pueblos pintorescos, sobre todo en la parte de Ávila y debido a que la gran urbe está muy cerca… Pues han construido a tutti y hay alguno… Tipo “Sotillo de la Adrada”, que si lo que buscas es un modelito de marca a buen precio ¡Pasa por allí! No obstante y tal vez por ser menos accesibles, otras aldeas sí han conservado el encanto y la solera de los años, sus casas…

 Vista del Valle del Tietar y San Esteban del Valle, Pedro Bernardo, Mombeltrán y Navaluenga

Sus historias y sus castillos feudales:

 Castillo de Mombeltrán, de La Adrada y de Arenas de San Pedro

Siempre hago hincapié en la tierra avulense ¡Esa gran desconocida! La que tiene el galardón oficial, aunque si hay parte famosa en Gredos es la que ocupa la provincia de Cáceres, es muy sorprendente, la que imaginas como árida Extremadura pues ¡Nada que ver! 

Garganta de los Infiernos (El Jerte-Cáceres)

El norte de Cáceres es un lugar húmedo, frondoso y fresco, de valles suaves rociados de pueblos serranos, que han sabido conserva su esencia, sus leyendas que van de boca en boca, con una vegetación exuberante y mucha agua, pozas que se forman en los ríos que en veranito son ideales.

Esta es la parte más conocida, si hay algo que hoy en día no aconsejo es ir a ver el cerezo en flor al “Valle del Jerte”, más masiva la humanidad que la flor, vamos que mucho mejor te vas a “Castillo de Locubín” (Jaén) que donde antes había olivas ahora hay cerezos.


Una ruta básica, de las que no te puedes perder, es ir a comer cuchifrito por la Comarca de la Vera, por “Garganta de la Olla” y desde aquí ir a ver la cascada y las piscinas naturales, que abundan en toda la zona y que están a medio camino con el Monasterio de Yuste, el lugar donde Carlos I decidió acabar sus días, el paraíso de los sentidos.

Y acabo casi como he empezado con el vídeo que hice en su momento y que publique en la entrada de “A por ti, déjate llevar”.


7 comentarios:

  1. Casi me mareo, Brujita. Menudo recorrido. Y uno, mientras tirando de recuerdos de todos esos lugares: El Barco, el circo de Grados junto al nacimiento del río, Guisando, El tiemblo a comprar artículos decuero, Cuevas del Valle, Arenas y su castillo de la Triste Condesa... Y luego, nada más y nada menos que el Valle del Jerte, y mudarte por el puerto del Piornal donde un día de niebla casi me despeño, las gargantas, las ollas, el pueblo natal de Viariato, para acabar con una preciosa colección de castillos.

    Hasta hace cuatro años, cada uno acudía al rito de la floración del cerezo, pero ahora me viene más a la mano Castillo de Locubín.

    ResponderEliminar
  2. Lo que resulta evidente, es que en un sitio tan maravilloso, a la vez tan cercano y tan desconocido (en lo que a mí respecta) ha entrado una suprema sacerdotisa (por algo se es bruja) que sabe transmitir versos endulzados de cuantas maravillas capta su mirada; una mirada, capaz de traspasar esas impenetrables fronteras temporales, para aunar la nostalgia del pasado con el gozo del presente y la herencia del futuro. Porque hablar de los lugares es, en mi opinión, otorgarles un pasaporte al recuerdo; es lanzarle un órdago a la gente y señalarles un camino de ensueño que va mucho más allá de esa gris cortina de humo con la que generalmente convive. Gredos y su entorno, Naturaleza, Historia, Patrimonio...que nos pertenece a todos y que a veces algunos olvidan. Gracias por acercarnos esta magia con una visión tan auténtica y personal, brujilla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola! ¡Cómo me alegra veros volar por aquí! Gredos, cuantas historias, ya os contaré porque son muchos años.....

    Malvís, que maravilla el puerto del Piornal ese paso natural entre el Jerte y la Vera... Y casi te despeñas, jaja, una vez casi nos quedamos en la nieve en Tornavacas, no sabíamos donde estaba la carretera... El Barco y sus judiones, sabes cerca está Solana de Ávila un pueblo que no tiene nada, un bar con bebida básica y si encargas el pan... Desde aquí sale el camino a una hidroeléctrica donde se acaba la carretera, aunque está cerrada puedes abrir y traspasarla y subir a una laguna ¡¡¡¡Impresionante!!!! En un entorno glacial, recuerdo acampar en el único sitio donde había hierba y claro, por la noche ¿Dónde van las vacas salvajes a pastar? Que serenata nos dieron, aunque he de decir que son listas, desparramaron todo lo que hallaron fuera, la basura, ropa... pero olían la tienda y no las pisaron, fue una noche para recordar, luego, de día, me huían las jodías...
    Si alguna vez vuelves por aquí ¡¡¡Me pilla a tiro de escoba!!! Y bueno y por lo que me toca, los cerezos del Castillo mucho más jóvenes pero ¡¡¡Preciosos!!! Buen sitio para pasear en marzo.

    Juan Carlos con lo cerca que te pilla... Alguna vez te he hablado de esta zona, poco románico, pero en lo que se refiere a la naturaleza es ¡¡¡Impresionante!!! Y cuando piensas en Ávila, pues la imaginas fría y dura, pero cuando piensas en Cáceres, no imaginas ni por asomo que su norte se parezca más Burgos que a Extremadura, una mirada casi ya cansada, jajaja, pero soplo ¡¡Estupendamente!!! Ya me has visto por el face, el problema de esta zona es la falta de respeto humano en general, la gente construye sin contemplación, por ejemplo, se hacen un palacio en medio una isla y los incendios, nunca he podido explicarme porque todos los veranos arde, todos... O sí, la madera es un bien que aún quemado tiene uso, como dices, algunos olvidamos, cuando prohibieron la acampada libre en el Burguillo lo aplaudí, estaba todo lleno de mierda, literal, desde dodotis, botellas de aceite... En la mayoría de los casos legado de los domingueros, pero ahí estaba y al ser gratis pues nadie hacía nada, la última vez que acampé en libertad tuve que orientar la tienda para no ver un montón de basura... Ahora, con el camping y demás se saca pelas, que a su vez, y en la mínima medida que nos caracteriza, se emplea en la mejora del lugar.

    Besotes a los dos!!

    ResponderEliminar
  4. Que maravilla de exposición, que fotos, que paisajes, que trucha que pesscaste!!

    Así que en lugar de olivas ahora hay cerezas, ....yo se de alguien que va a protestar!

    Te montaste encima los toros de Guisando Kalmita?

    Besote y Viva a Paz Verde!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Baruk ¡¡Me alegra que te guste y que vueles por aquí!! Y tus palabras, Gredos es el sitio de recreo de los madrileños, hay sitios que si hablasen, jajaja, como mi vida, Pedro Bernardo y los Boludas y los cubos ¡Gran costumbre! Que viene a ser que la disco del pueblo abre a la 1:00 de la madrugada y los moz@s suben arriba a una bodega donde le ponen un cubo a la carta, aquí en vez de botellón hacen cubillón, jaja.
    ¡¡¡Mi Malvís!!! Hace poco supe de él desde Alcalá la Real, al ladito del Castillo, jaja, su mundo, su tierra... Y la de mi papi, mi papi es de ese pueblo donde ahora hay cerezos y lo de los toros ¡¡¡Sí!!! Pero esa foto es escaneada, tiene sus lunas y una está ahora muchísimo mejor, jajaja.
    ¡Viva la Paz Verde! Y muchos besotes guapa.

    ResponderEliminar
  6. Disfrutemos mientras podamos de estos pequeños rincones, donde aun no ha llegado la explotacion del hombre, que cada dia son menos..

    ResponderEliminar
  7. Hola Txantxangorri, me gusta verte volar por aquí!!! Tú no tendrías problema en saber las especies de los árboles, te gustaría el sitio.
    ¡¡¡Disfrutemos!!! Qué cada día son menos. Lo que más mola de Gredos es que te puedes adentrar en la montaña, ese es su mayor encanto, a los pueblos sí ha llegado la mano del hombre y yo difiero de la forma, nunca mejor dicho, hacerte un chalete pues mola, cuanto más grande mejor, con piscina y a ser posible con cacho río, pero... En la mayoría de los casos no han mantenido la arquitectura serrana, las casas de piedra, han utilizado materiales más ostentosos y cada uno el que le ha dado el punto... Pero me quedo con que el interior ¡Es virgen!
    Besotes!!

    ResponderEliminar