miércoles, 15 de febrero de 2012

EL VALLE DEL GUADIANA (PORTUGAL)

Vista del estrechamiento de Pulo do lobo

En esta entrada me dirijo a Lusitania, ese lugar cercano sin el que la península no estaría completa, sus gentes, sus costumbres, su idioma... ¡Tan iguales y tan diferentes!

Mi escoba toma el curso del río Guadiana, que, desde su nacimiento en “Villanueva de los Ojos”, se encauza “misterioso” o de forma muy singular hasta desembocar en el país vecino: aparece, desaparece, se extiende y se aprieta, forma humedales (Las Tablas de Daimiel), lagunas como las de Ruidera, se abre tanto que moldea el Embalse de Alqueva, el mayor de Europa, su recorrido es todo un colorido de paisajes que cuando se adentra en la tierra lusa traza el Valle al que le da su nombre.


EL PARQUE NATURAL DEL VALLE DE EL GUADIANA está situado en la región de Alentalejo, al sudeste de Portugal y se le concedió este distintivo con el propósito de conservar la riqueza natural y arquitectónica de la zona.

Lejos de decir que el agua corre cristalina, he de decir ¡Chocolate! Que es una palabreja que me gusta en todas sus variedades, jaja, en serio, las corrientes son turbias y tal y como disminuye el ancho del río se hace más evidente, aunque en algunos sitios se abre tanto que en verano son mansas piscinas naturales, que no limpias.

Una penillanura rodeada de monte bajo, con una vegetación similar a la de la Sierra de Huelva, entre alcornoques, encinas y jaras y además muchas variedades que solo se encuentran aquí como el trébol peludo de 4 hojas ¡Da buena suerte!

Sitio de paso de aves migratorias y donde anidan desde la cigüeña común a la negra, difícil de encontrar. Un ecosistema de gran valor roto por el Río Guadiana, que se encaja y estrecha, creando lugares únicos a su paso y de belleza salvaje como el “El Salto del Lobo”, donde caen las aguas a través de una garganta rocosa de apenas 3 metros de ancho. 


Salto de Pulo do lobo


Se extiende entre los pueblos de Serpa y Mértola, al principio he hecho referencia al patrimonio edificado en este lugar que es un auténtico tesoro y lo que queda por descubrir. Esto es fruto, en parte a su situación fronteriza, a las grandes batallas, a los grandes imperios... Los rastros de población humana se remontan a la prehistoria, después vinieron romanos, visigodos, suevos, alanos y árabes hasta la llegada de los católicos y en el futuro ¡Too se andará!

 Muralla de Serpa

SERPA, donde hacen un queso artesano para chuparse los dedos, siendo la más poblada de la comarca, de esta villa dependen 7 municipios, recogida en una muralla medieval hoy en día tiene vida de intramuros y extramuros. 


Cuando estás “dentro”, entre una maraña de callejuelas, sus casitas encaladas y bajitas con grandes chimeneas te conducen siempre a la plaza, donde también se encuentra los vestigios del castillo árabe que en su día fue el bastión del pueblo y donde en sus muros se lee la historia, merece la pena la visita.

Y MÉRTOLA, que desde la época prerromana era un importante centro comercial, El Guadiana es el segundo río más largo de la península y navegable, en otros tiempo tuvo mucha actividad, aquí había todo tipo de productos procedentes de las antiguas civilizaciones mediterráneas.

Mértola

Asentada en un montículo que se asoma a las dos riveras del río, amurallada en su totalidad ¡El abrazo de la piedra! Y coronada por un castillo musulmán, una villa con toda la esencia y la huella del pasado. 


En la actualidad se están realizando excavaciones en la antigua ciudadela y en su subsuelo hay restos de un foro y una necrópolis romana, que también fue utilizada por las culturas posteriores ¡Impresionante!

Fijaros que arco de herradura tan blanco

Tras su iglesia blanca, tan resplandeciente que brilla, se esconde su mezquita que se inició en el siglo VI, un lugar para perderse y disfrutar del tiempo, de otros tiempos y comer unos buenos caracoles si estás en fecha.

Y ¡Colorín colorado este cuento se ha acabado! Espero haberos animado a realizar vuestro cuento en estas tierras no lejanas, el vuelo no hay nada como emprenderlo uno mismo.

6 comentarios:

  1. ¡Vaya viajes que llevas en tu escoba, bruja! El Guadiana, a su paso por Portugal, entonando fados nostálgicos mientras besa las riberas de lindos pueblecitos de casitas blancas, de callejas estrechas, unidas entre sí como una piña. Reminiscencias árabes, arcos blanquísimos, dura piedra hispana que todavía conserva los ecos de una Reconquista donde tras la expulsión de los árabes comenzaban a sonar los clarines de independencia. Una tierra mágica, generosa, vista a través de la magia de tu ojo infalible. Una gran entrada, o mejor dicho, otra a la que nos tienes mal acostumbrados. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juancar!
      Y aunque no tiene que ver, llego al curro, salta la alarma y protocolo de evacuación a –3 grados en Ciudad Universitaria ¡Divino! Y sigo con lo de los viajes ¡Y los que me gustaría llevar! Cuando veo el canal viajar quiero ir a todos los sitios, a veces mi familia me dice que a ver si me centro, jajaja, lástima del vil metal que sino, ufff, sino...
      ¡¡¡Qué comentario tan bonito!!! La descripción de un poeta “la nostalgia del fado y el río que besa las riberas de lindos y blancos pueblecitos” ¡Ese es el sur de Portugal! ¡Una maravilla! Sabes, del país vecino conocemos poco, los sitios más populares como Oporto, Lisboa, las playas del Algarbe, Nazare... El norte fortificado, pero es un país que esconde un patrimonio tan rico como el nuestro, lo mismo algo menos conservado, o depende queda mejor dicho. Hacer la ruta de los castillos, ir a Almeida y disfrutar de su muralla con forma de estrella, darse un paseo por Tomar y conocer la chapela templaria del convento de Cristo, o a Monsanto hecho en la roca, nuestros vecinos son ¡Sorprendentes!
      Un beso que hoy ¡Es un buen día!

      Eliminar
  2. BUFFFF!!!! menuda fuerza de empuje tiene ese rio de montaña, que preciosidad de fotografia has colgado, parece el Amazonas en chiquitín. Me encanta.

    Que lugares más geniales nos muestras. Gracias Kalmita!

    Muchis***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Baruk!
      ¡Me alegra que te guste! Y gracias a ti por volar por aquí. Es un sitio más que frondoso ¡Salvaje! El río corta la roca, la vecina Portugal tiene mucho que enseñar y mucha historia, una historia ligada a sus murallas y castillos, quien va, repite. Besotes!

      Eliminar
  3. La Ruta de las fortalezas secretas portuguesas, es un recorrido fascinante. Jalonando la frontera y pendientes del río, además de las que nos explicas, querida Bruja, hay que visitar Elvas ( con sus fuertes de Santa Luzi y Nossa Senhora da Graça, apoyando la fortaleza principal)Estremoz ( el Palacio de Don Dinis y la estatua de Santa Isabel la milagrera que transformaba pan en rosas a falta de poder hacer lo contrario), Monsaraz, con su Morro; Marvao, semejante al Monte griego Athos, Vila Viçosa con su Palacio Ducal y la iglesia de Nossa Senhora de Conceiçäo recubierta de arriba abajo con azulejos policromados...
    Es una magnífica recomendación la que nos propones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Malvís! ¡Me alegra verte volar por aquí! En el Valle del Guadiana nos colamos cuando estuvimos en la sierra de Aracena y nos gustó, en los espacios abiertos casi no ha intervenido la mano del hombre, eso me gusta.
      Recuerdo una conversación contigo y me hablaste de un tren que va a Lisboa y de un mágico recorrido, entre fortalezas secretas y villas pintorescas.
      Conozco Elvas, Monsaraz y Malvao y es una gran recomendación, añado Obidos ¿Te acuerdas de los azulejos de la entrada de la muralla? ¡Qué bonitos! Portugal es un país pequeñito pero muy marcado por la historia, y su riqueza arquitectónica salta a la vista y si pienso en los sentidos, entre su patrimonio, su cultura, sus gentes y su bacalao ¡Tienen ganado el cielo de las brujas!
      Muchas gracias y muchos besos.

      Eliminar