lunes, 6 de febrero de 2012

LAS MÉDULAS ¡LA BELLEZA DE LA DESTRUCCIÓN!


Voy a darme un breve vuelo por LAS MÉDULAS, una serie de picos descarnados y rojos que brillan bajo el sol mezclándose con la verde vegetación, la faz divina del interior de la tierra ¡El mayor aurífero del Imperio Romano!

Siempre que he ido a El Bierzo, como tiene tanto que ver, he evitado ir a las Médulas, las imaginaba como unas simples minas pero nada que ver, son unas minas al aire libre colosales ¡La belleza de la destrucción! El color púrpura de la arcilla interna que ha cicatrizado entre castaños, brezos y escobas.

Este paisaje encantado es el producto de la mayor explotación minera de oro que puso en marcha la ingeniería romana y el trabajo de los pobladores de la comarca, sumado al paso del tiempo, dieciocho siglos después desde el Mirador de Orellan se disfruta de un horizonte en dos palabras im-presionante, para mí lo primero que hay que hacer es subir al mirador para hacerse una idea de la amplitud… Y lo siguiente pasear por el pueblo de “Las Médulas”


Por un camino franqueado de farallones carmesí y árboles centenarios, algunos tan retorcidos que si se estirasen tocaría el cielo, e ir a “La Cuevona” o a “La Encantada”.




El poder del agua y la destrucción literal de la montaña con un método bestial y devastador llamado “ruina montium”, por medio de canales trasportaban el agua de la Sierra de la Cabrera y los Montes Aquilianos,  que a su vez almacenaban en la cercanía del yacimiento y a través de varias galerías que hacían en el interior de la montaña  proyectaban  el agua de forma violenta produciendo el derrumbe de una gran extensión de terreno de un solo golpe.

Esta vez el vuelo es corto dejo un enlace con información de la zona:


Y una colección de fotos en forma de vídeo:


5 comentarios:

  1. A la Península también llegaron de fuera a llevarse el oro y la plata, pero creo que a los romanos ya se les ha perdonado.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, bruja, nadie como tú para dar una visión personalizada y única de una brutalidad que la propia Madre Naturaleza, herida, ha sabido convertir en arte con el paso de los siglos. Como sabes, no hace mucho tuve la oportunidad de visitar este inolvidable lugar, aunque olvidé seguir la segunda de tus recomendaciones y sòlo me limité a apreciarlo desde el que, supongo, es el mirador más popular del entorno: el de Orellán. Me produjo algunas emociones y me trajo recuerdos que no tardaré mucho en dar a conocer. Son curiosas las sensaciones que ciertos lugares producen en el alma y como ésta, de alguna manera que ahora mismo se me escapa, las asocia con sus propias vivencias. Por eso creo que es importante que cada uno se exprese en consecuencia; y vuelvo a repetir, que tienes un ojo especial para atisbar lo más recóndito y la innata habilidad de describirlo emocionando. Un extraordinario vídeo y una entrada inolvidable. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola! Gracias por los comentarios y ¡Me gusta veros volar por aquí!

    ¡Ay Juan Ignacio qué sería del oro! Y como España es una tierra de leyendas pues hay unas pocas de las que se saca algo en claro ¡Desapareció! ];D y ahora como no hay tesoro pues evadimos capitales y todo lo que pillan, que no pillo, aunque creo que a algunos ni todo el oro de Las Médulas le sería suficiente.

    Juan Carlos, me tienes en demasiada estima o me miras con buenos ojos, además de bonitos :)), me he adelantado, jaja, pero estoy a la espera de tú entrada porque vista con tus ojos gana, Gaia a curado las heridas de la tierra de una forma tan magistral como solo ella sabría hacerlo. A la próxima ¡Te falta la segunda parte! Y mientras tanto, has disfrutado de la extensión, la amplitud… La grandeza de la sensación que produce ver esa paleta de rojos, verdes y azules.

    Un beso a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Servidor también estuvo por allí, en compañía del Juancar, y si es normal que a él le impresionara el lugar, como novato, debo decir que aunque lo he visitado varias veces, me sigue impresionando.
    Siempre que voy, tengo un recuerdo silencioso para aquellos que trabajaron y murieron como esclavos del Imperio Romano, derrumbando estos montes en busca del vil metal. No se nos olvide nunca, que estas heridas de la tierra dejaron otras heridas en la humanidad, y que esta belleza presente no es más que la manera en que la Madre Naturaleza intenta ocultar aquella vergüenza.
    Los romanos vinieron a saquear las riquezas de esta tierra, en correspondencia, los hispanos navegaron hasta el Nuevo Mundo para hacer lo mismo, muchos siglos después. Y ahora mísmo, hay otros imperios que hacen lo mismo en África, o Asia.
    Es la eterna historia de la humanidad, con espadas, arcabuces, o tanques, el más fuerte atropella al débil y lo despoja.
    Pero quedémonos con lo positivo, en las Médulas, una vez pasado aquel vendaval depredador romano, queda la tierra, la Naturaleza, su belleza brutal e inapelable.

    Salud y fraternidad.

    ResponderEliminar
  5. Hola Alkaest! ¡Me gusta verte por aquí! A mí me pasó lo de a Juancar ¡Alucinaba! No las conocía y ni por asomo las imaginaba así, tan colosales ¡Ay la cámara! Me lo han contado por ahí, ya sabes que tengo un fantasmita que me sopla las cositas ];D.
    Lo que dices es una gran verdad ¡La historia de la humanidad! Cuanto más grandioso un sitio más vidas quedaron allí y voy a decir algo y lo mismo no tiene que ver, pero sí... Ahora hay debate sobre que hacer con "La cruz de los caídos" en el Escorial y muchos piensan que hay que derruirla, por lo que representa, yo creo, que lo que representa es historia y la cruz puede estar echar polvo y la historia seguirá ahí, pienso que es absurdo, que lo hecho, hecho está, aunque no hay "color" imagino las pirámides, la muralla China... ¿Cuantas vidas quedaron allí? En el Escorial hay enterradas personas, incluso algún obrero que sirvió de argamasa, pese a que sería el último sitio que desearía para el descanso eterno, pero nada le va a devolver su deseo, en fin, son tonterías de bruja.
    Y quedémonos con lo positivo, un besote.

    ResponderEliminar