martes, 28 de junio de 2011

LA RUTA DE LA BRUJERÍA: ZUGARRAMURDI




¡Qué calor! Y por cambiar de clima, estoy ojeando una guía con la que ando fascinada, sólo de ver el paisaje verde y húmedo refresca:  “Euskal Herriko Gida’11”  cuando leí el título pensé ¡Otia, en Euskera nooo! Jajaja, entre el Cantábrico y los Montes Vascos, entre la brisa y la suave montaña  y porque leer no engorda, pero… ¡Cómo molan las tabernas vascas!
La introducción está dedicada a la mitología ¡Qué mejor forma de ponerte en situación!  “La Tierra de Mari”, una divinidad fantástica que vive en estos parajes, la madre de todos los vascos  y viendo las fotos de sus frondosos bosques como no van a vivir todo tipo de seres, si lo más natural, el entorno,  es magia. Mari es una mujer de gran belleza y de rasgos salvajes, que puede habitar en cualquiera de los elementos y sobre esta mítica deidad se ciernen un sinfín de leyendas ¡¡¡Me encanta!!! 
En mis sueños con el norte, me ha venido a la cabeza ¡Mi casa! Y donde Mari seguro hizo alguna visita a sus congéneres las Sorginens, un  rincón de bosques densos y grandes praderas,  próximo al País Vasco y cercano al mar,  de los más hermosos lugares que puedas visitar, donde aislarte de la urbe e integrarte en la naturaleza y cuya belleza sólo es comparable con su misterio ¡El hogar de las brujas! Érase una vez “ZUGARRAMURDI” un paraje embrujado dónde la leyenda, tristemente, se hizo historia.




Zugarramurdi  “lugar abundante en olmos”,  se localiza al noroeste de Navarra en el Valle de Baztán, un pueblo de casas blancas y tejados rojos. El origen de su nombre es desconocido, pero es casi seguro que proviene del euskera “zugar” (olmo).




A las afueras del pueblo se encuentra un bello complejo cárstico repleto de ecos esotéricos, aquí tuvo lugar uno de los procesos de brujería más renombrados de la inquisición española hace 400 años.




En la Villa vivían unos 500 vecinos  y fruto de algunas de  las grandes cualidades humanas:  habladurías,  envidias, celos… Y algunos “buenos” y católicos individuos que acusaron a sus paisanos de practicar brujería, a los que la inquisición dio crédito, se  procesó a 40 personas del lugar en base a unos testimonios fundados en supersticiones y carentes de toda prueba.




El proceso fue brutal, a base de torturas les obligaron a confesar hasta la muerte de Jesusito, incluso, hubo quien murió antes de ser sentenciado a causa bestialidad de la inquisición y en el auto de fe de 1610 condenó a 12 personas a morir en la hoguera, por hacer rituales de magia negra y copular con Satán ¡El Demonio, ese gran invento! “Las brujas” tenían encuentros con Satán y ellos, debe ser, con Dios.


 Cueva "Sorguin-Leze"

La cueva más grande, donde se practicaban los rituales, se llama en la actualidad “Sorguin-leze” (cueva de los brujos) una enorme galería de 120 metros de longitud y 12 metros de alto y los rituales que aquí se practicaban  consistían  en reunirse las gentes del lugar a festejar bajo la luz de la luna llena, empleando la mejor pócima, un conjuro que hoy en día también funciona: ¡El cordero y el vino! Incluso y si se dejaban llevar por el ambiente, las pasiones y el buen Baco… Pues lo más natural.




Una guarida mágica en cuyo interior discurre el arroyo “Inpernuko-Erreka” (¡¡¡Arroyo del Infierno!!!) Y frente a ella está el PRADO AKELARRE y para mí que de aquí procede esta palabra, que se utiliza popularmente para hacer alusión a las reuniones de brujas con el demonio, donde la lujuria y los malos hábitos se congregaban y daban forma a los vicios, a lo prohibido…


Prado del Akelarre

Y como la palabra “aquelarre” me gusta he estado indagando en su origen,  parece que procede del vasco y aquí hay muchas  teorías: “aker” es cabrón o macho cabrío y a partir de aquí,  varias explicaciones: “aeurrean” frente al macho cabrío, por aquello de las brujas frente al demonio, “larre” prado, prado del macho cabrío ¡Suena bien!, aunque hay otra hipótesis donde se presume de que procede del latín “aqua”, por la habilidad de manipular el agua de las brujas “aquaquinesis”.
Lo que sí es cierto es que en la antigüedad, la cabra negra macho la utilizaban los ganaderos para romper la endogamia en el ganado caprino y luego apareció el catolicismo y demonífico al animalito ¡Qué la cabra fue antes que la religión, jeje!
Hoy en día son muchos los recuerdos que quedan de su pasado y las gentes del lugar se sienten tan orgullosos de sus orígenes, de su entorno encantado y de sus antepasados brujos, que los mantienen presentes celebrando en esta cueva numerosos actos culturales, espectáculos musicales, de sonido, de luz...
El día 18 de agosto en el interior de la cueva se celebra la mayor comida popular “zirikojatea” (cordero asado) , tradición a la que se suman miles de personas a festejar ¡A reír! Comen, beben, cantan, bailan ¡Cómo hace cuatro siglos! ¡Aquí no necesitas escoba para que vuele la imaginación!
Espero haber despertado tú curiosidad bruja y te animo a volar bajo los nublados ojos del cielo una tierra repleta de leyendas y dejo un enlace con  una peli de incursiones varias en el “Reynon” de Navarra:



Y ¡Eso es todo amigos!


4 comentarios:

  1. Que no te quepa duda, de que Mari, junto con las lamias y sorguiñas que la servían, celebraron numerosos rituales en estas cuevas. Rituales mal comprendidos, que han dado origen a esa leyenda negra sobre aquelarres y pactos diabólicos que tan bien sirvieron a los dominicos para excusar su intransigencia y su bestialidad. Navarra tiene enclaves verdaderamente de ensueño, y estas cuevas de Zugarramurdi (una casa a tu medida, je,je) se lleva, como poco, diploma de honor. Una entrada estupenda que aúna no sólo belleza, sino también misterio, tradición e historia a raudales. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Juancar! ¡Me gusta que te guste! Y ¡Qué bien escribes! No se podía explicar mejor en apenas 4 líneas. Mari para mí hasta hace apenas un mes era desconocida y me llamó la atención su existencia ¡Una paisana vasca! Y bueno ya sabes lo que quería decir con mi casa, jaja, Navarra es mágica, rica en todo, no conozco a nadie que la conozca y no repita, por todo, su paisaje, sus gentes, sus leyendas, sus tradiciones, su arte... Es todo un Reynon!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que fuerte nene...a mi me sonaba el nombre este y no sabía de qué... Claro, por el proceso. Parece que como en las guerras, había que conspiraban e iban "al mohíno" contra ciertos grupos de gentes acusándoles de brujería, bueno, eso tengo oído. Como cuando en la Guerra Cuvil española se hacían falsas denuncias entre las facciones con propósitos oscuros.
    Un saludo, muy guapas las afotos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué hay de nuevo! ¡Me alegra verte por aquí y que te funcione el ordena! Y cuando he contestaba en el Comentario de Madrid casi acababa diciendo: "las personas somos así", lo puedes decir más alto pero no más claro, el ejmplo de la Guerra Civil, pues tres cuartas de la misma, siempre hay quién aprovecha las sitiaciones extremas, donde hay dos bandos y uno tiene el poder, para joder a todo aquel "que le hace sombra" o incluso más cruel y más vanal, todo aquel que le cae mal.
    Un beso!!!

    ResponderEliminar