miércoles, 8 de junio de 2011

LISBOA A LA VISTA





Érase una vez LISBOA ¡Una urbe con corazón de marinero!

Una ciudad con alma de FADO donde trascurren pequeñas y grandes pasiones ¡La vida y el destino! Un laberinto de calles estrechas y tortuosas que dan cobijo a los amantes que se encuentran furtivos al calor de una tenue farola y de cuyo pecado,  no queda más rastro que su reflejo en los azulejos. Y es que Lisboa te hace soñar con lo prohibido ¡Su noche nunca se quiere ir a dormir!



No encuentro los adjetivos exactos para describir las sensaciones que te invaden cuando avistas y pisas esta tierra que te embriaga del aroma de mar y donde sus gentes son ¡Encantadoras! Te hacen sertir parte de este caos de ciudad,  personas sencillas y amables, que en la mayoría de los sitios entienden el español y si no,  hacen un poder,  facilitándote la estancia y haciéndola, si cabe, más agradable.

La ciudad de las siete colinas, tiene unos miradores de excepción, tanto, que antes de llegar, cuando cruzas el puente del río Tajo contemplas un paisaje tan bonito que te dan ganas de gritar ¡Lisboa a la vista!




Perderte en sus barrios y empiezo por la “LA ALFAMA”, donde se asentaron los árabes en la antigüedad y sobre una colina se erige "el Castillo de San Jorge".




Para mí ¡El más pintoresco! Una confusión de calles empinadas que bajan “desbocadas” al estuario del Tajo, un barrio humilde de pescadores ¡De colores! Que gracias a estar construido sobre roca, fue el menos castigado por el terremoto de 1755.





Una ciudad cosmopolita que de día vive acelerada, alborotando sus callejuelas estrechas de personas en todas direcciones, da la sensación de mucha gente. La zona comercial está en “EL BARRIO BAJO O CHIADO” y  aunque sus calles son más anchas e incluso hay alguna peatonal, se convierten en auténticos hormigueros, arriba y abajo, que van a desembocar a grandes plazas donde respirar.

Las pastelerías en la “Plaza del Rossio” ¡Ummm! Un sitio de encuentro de siempre aunque en la actualidad son mucho más dulces ¡Donde va a parar! En este mismo lugar se celebraban los actos de fe de la inquisición en la Edad Media ¡Yu-yu!




Un buen punto de partida es “la Plaza del Comercio”, en mi caso el primer sitio que descubrí ¡La puerta de entrada a la ciudad! O a las numerosas tiendas del “Chiado”, donde se encuentran las paradas de varios tranvías que te llevan a casi todos los sitios. 





En este barrio también puedes montar en todo un emblema del lugar “EL ELEVADOR DE SANTA JUSTA” y a golpe de ascensor plantarte en “EL BARRIO ALTO”, concretamente en las ruinas del “Convento de Do Carmo” ¡Una pasada! Una joya del gótico de la que el gran seísmo sólo dejó los cimientos.





Aunque para ir al “Barrio Alto”, disfrutando de todos los recovecos de la ciudad, no hay forma más especial de acceder que coger el más popular de los tranvías el 28, aquí debe de ser “eres más chulo que el 28” jeje.


Por cierto ¡Cómo me gustan los tranvías! Parecen sacados de una película antigua, cuando estás dentro y miras atrás, no puedes creer que pueda avanzar, está casi en vertical, fatigados por el peso y la inclinación de las empedradas calles, crean un ambiente de otro tiempo.





“El Barrio Alto” es el más castizo de Lisboa donde “la noche te confunde” la zona ideal, para cenar y sumergirte, un sitio bohemio y añejo donde se mezclan todos los ambientes y donde puedes deleitarte del frenesí del fado, hay varios garitos donde disfrutarlos, a media luz y con un humo que se puede cortar ¡Ambientazo! 




En este barrio se ocultaban a mediados del siglo pasado la gente de mala reputación y lo que hoy es un bien de interés cultural, eran oscuros bares de fados frecuentados por prostitutas y personas de mala vida.

Y desde aquí vuelo a otro de los barrios más populares, el que allá por el siglo de  los descubrimientos vio zarpar a Vasco de Gama en su viaje a las Indias, “EL BARRIO DE BELÉM” que en esos tiempos era la periferia de la ciudad.





En Belém se encuentran dos de los mejores ejemplos de Arquitectura Manuelina de Portugal, un estilo que proliferó durante el reinado de Manuel I,  de ahí su nombre y que es una variación portuguesa del gótico tardío, así como del arte mudéjar o luso-morisco, que estoy en Lisboa y que permaneció tras la muerte del monarca, adaptándose al renacimiento y adoptando ornamentación de éste ¡Una mezcla curiosa y un resultado único!

Aquí se alza “La Torre de Belém” ¡¡¡Preciosa!!! 





Situada en la desembocadura del Tajo su objetivo inicial era recaudar impuestos.





Y “El Monasterio de los Jerónimos de Belém” ¡¡¡Grandioso!!! Aunque para mí un pelín recargado.






Y qué más puedo decir, comer todo un manjar, los productos de la tierra y el mar, su bacalao a la brasa y ya  estoy dando un charlote  y además tengo tantas cosas en el tintero que no puedo plasmar, Lisboa es como el amor ¡Hay que vivirla! conozco ciudades más grandiosas, más bellas, más magníficas… Pero para mí ¡Lisboa es especial! Me atrae de tal forma que volvería una y otra vez ¡Me enamora y me engancha!

Y me despido con un verso de la canción de Pasión Vega “Lejos de Lisboa”

“La melancolía de calles perdidas que huelen a mares,

gente que camina y luces de luz de barcos que parten.

Si cierro los ojos puedo ver las calles por donde anduvimos

y escuchar canciones que hablan del destino que nunca tuvimos”

13 comentarios:

  1. Un paseo entrañable por una ciudad donde la poesía es un fado marinero que susurra estrofas que te hacen partir, pero sintiendo que estás obligado a regresar. Recuerdo que hace poco me hablabas con entusiasmo de la magia de esta ciudad universal, recojida melancólicamente sobre sí misma, celosa de sus secretos y confidente de la Luna. Un viaje de ensueño, bruja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Adoro Lisboa, una ciudad amable que me ha acogido varias veces en momentos tensos y me ha transmitido su dulzura sin estridencias. Muy bueno tu recorrido y... sí, he estado aquí y te dejo constancia.
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Hola!

    Juan Carlos recuerdo que el viernes hablamos de Lísboa, del alma de un fado, de lo que significa y te dije que tengo que volver con mi amor, a solas, con mi amor. Lisboa es especial, quien la probó, lo sabe!!! Un besote.

    Borondon ¡Te echaba de menos! (ya te lo he dicho) En Lisboa te sientes parte, es una ciudad tan caótica que todos entramos dentro y a la vez dulce, tiene el equilibrio perfecto y mi niña ¡¡¡Sonríe!!! Que nadie te quite la risa. Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Lisboa¡¡¡...
    Una de nuestras tantas conversaciones inacabadas por la importuna visita del estudiante guiry o del profesor exigente, Brujita. Pero ¡ ahí está¡; en tu completo paseo que nos transmite olores y sonidos. Sus plazas, sus gentes, su mercado con especímenes de la mar tan desconocidas y... sus 365 recetas de bacalao.
    He recorrido los lugares que ahora describes y veo, y además, echo en falta el monasterio de Santa María de Belen, aquel de quien algún portugués con su patriotismo exacerbado dijera: " nenhuma casa, nenhum edifico dos reis espanhóis e franceses ou des Romanos, nem os Colosos,, nem as Pirâmides, nem os Anfiteatros, nem as coisas quase fabulosas que se contam de Mêmfis e Babilonia ainda que fossem verdadeiras, nem a casa e o Templo de Salomäo, diferentes tanto nas suas dimensiones como na vastidao, se podem comparar con este novo cenóbio".

    Obrigato, Bruja

    ResponderEliminar
  5. Obrigato Syr!!!
    Es tan fácil dejarte envolver por esta ciudad, aún sin ser la más grande, la más monumental, pero si alguien me dice de hacer un viaje romántico sin duda Lisboa, tiene un ambiente tan especial, que invita al pecado.
    ¡Es verdad! Y sí que se echa de menos ¡Gran aportación! Cuando llegué a los Jerónimos ya me daba la impresión que estaba dando una charla grande y no llegó a las pirámides, ni al coliseo, pero echarle ¡Le echaron el resto! Es grandioso, aunque a mi me gustan las cosas más sencillitas, que no por esto pierden la magia, soy más medieval, románica...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Preciosa ciudad, y excelente entrada del blog. Lisboa nunca defrauda, siempre encuentras un rincón que te sorprende. Uno de mis lugares preferidos es el "Pavilhão Chinês ", pero te descoloca aún más si lo descubres por casualidad sin que hayas tenido nunca noticias de su existencia, que es lo que nos pasó a nostros a mediados de los ochenta.
    http://www.rinconessecretos.com/copas/copas_europa_/pavilhao-chines-%E2%80%93-lisboa-portugal/

    ResponderEliminar
  7. Hola! ¡Me gusta verte por aquí! Oskar me voy a hacer una barricada de exámenes, jaja, "Pavilhão Chinês" que pasada de sitio, un garito que es un museo, no he caído cuando he hecho la entrada, incluso... Pilar de "Romano" se pira este finde con 11 coleguitas a Lisboa y se me ha pasado decírselo, jaja, le he dicho que por si acaso "lleve las bragas limpias" es un consejo que siempre daba Antonia Montes, mi abuela. A mí me pasa lo mismo ¡Lisboa de apasiona! Sorprende a cada paso.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué tiene Lisboa que a todos nos deja encantados?
    Por tres veces la visitamos y seguimos queriendo volver. No tengo un lugar preferido, pues hay muchos que me roban el corazón, pero recuerdo especialmente la azotea de la Torre de Belem, sintiendo la brisa marina, contemplando el río que se hace mar, o el mar que se hace río, ya que allí no queda la cosa clara. Ese mar que nos llama, como llamó a tantos aventureros.
    Gracias, me has dado una sorpresa y una alegría con esta entrada.

    Un secreto, ahora que nadie nos oye, Lisboa es la ciudad favorita de "la señá Polvorilla".

    Salud y fraternidad.

    ResponderEliminar
  9. Hola Alkaest! Obrigato!!! Me alegra que te guste y creo que me pasa lo que a Polvorilla. Me gusta au olor a mar o río y confundirme en sus angostas calles, cuando pensé en hacer una etiqueta de ciudades en este blog, tenía que empezar por la que para mi corazón es la primera.
    Te iba a mandar la aplicación de ingenios de donde saqué las barbacoas pero la he borrado y estoy pensando... Esta tarde la verás, en un momento dado aunque no esté la esencia, estará la vista.

    Un beso y otro a Polvorilla y dile que ¡Qué buen gusto tiene! Jaja, hablo de Lisboa...

    ResponderEliminar
  10. Hay ciudades que te gustan y algunas, muy pocas, te enamoran. Lisboa es mi novia, la única que tengo, una ciudad que me ha fascinado cada vez que he llegado a ella como si fuera la primera vez. Me imagino el Paraíso en el barrio de Madredeus escuchando la voz de Teresa Salgueiro.

    ResponderEliminar
  11. Lisboa tiene alma de fado, enamora, para mí es de las ciudades más bohemias y bonitas. Me gusta ir y perderme en sus calles empinadas, en los garitos oscuros y espero que aún humeantes, y escuchar esa música que clama como un lamento y desaparecer en la noche, es un sitio tan especial y aprovecho y pongo música al comentario:
    http://www.youtube.com/watch?v=t18a_2A6fNo

    ResponderEliminar