jueves, 27 de junio de 2013

BOCA DO INFERNO-CASCAIS (PORTUGAL)


A estas alturas del año y empezando el tan ansiado verano, para algunos, con un calorcito soberano y desde el foro, que mi Madrid cosmopolita es pero lo que es fresquito ¡Bufffff! No me extraña que en plena crisis estén los Centros Comerciales hasta la bandera... En estas fechas mi cabecita sudorosa, ante lo mal que lleva “la caló”, piensa que la cuenta atrás a comenzado y que pronto volveré al reino azul de Neptuno y ¡Sonrío!


Mirando al mar, como un rugido del averno, me ha venido a la memoria un lugar de Portugal: “BOCA DO INFERNO”, cuya traducción al español es obvia, un rinconcito muy conocido por los amantes del surf de toda Lusitania que aprovechan el bravo océano y las playas colindantes para practicar este deporte.


Un paraje que cautiva la vista y el oído ¡Un deleite de los sentidos! Las grandes olas golpeando la pared rocosa desgastada por el paso de los años… de los siglos que la hacen más grandiosa y el sonido que producen, en los días de temporal es de lo más heavy y además tiene ese don naranja y misterioso, su hora bruja es de las más bellas de la península.

Un acantilado de roca carbonada y la fuerza del agua han producido un conjunto de formaciones tan caprichosas como la propia naturaleza, la más popular UNA GRUTA cincelada al golpe del mar, que a veces la embiste con tal fuerza que parece aullar, en la actualidad tiene forma de arco aunque en otro tiempo fue una cueva.


No voy a entrar en la leyenda negra que envuelve el sitio, basada, por llamarlo de alguna forma, en la sugestión del ocaso. Situada en el parque natural en Cascais-Sintra, las numerosas playas de la villa de Cascais son el Benidorm de los lisboetas, entre ellas, la de GUINCHO ¡Preciosa!


Un término cercano a la capital que los fines de semana se convierte en un escape de la misma, su dorada arena, se cubre de gentes de la ciudad que van a disfrutar de su tiempo de ocio.

Solo me queda añadir, lástima que no tenga el mar tan cerca ¡¡¡Me quiero bañar en agua salada!!!

4 comentarios:

  1. Viendo esas fotos, hasta se puede sentir el bramido del mar rompiendo contra las rocas y el olor penetrante a salitre colándose sugestivamente por el olfato hasta llenar de cantos de sirenas los sentidos. Un lugar impresionante, que difícilmente podría haber escapado a la brújula de una escoba mágica como la que utilizas siempre en tus vuelas. Impresionante, bruja. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días! Y ya estás de vuelta y te intuyo satisfecho, mira tú que yo juraría que ayer te contesté... Hice un comentario fantasma. Es un sitio especial, por ponerle algún pero su protección es escasa y hay varios accidentes, sin embargo la música del mar, filtrándose por las rocas, el viento, los elementos que confluyen en este sitio te embelesan, como el canto de una sirena. Un besote.

      Eliminar
  2. Tú, a Cascais, yo a Mazarrón con el Cabezo de Águilas. Es cierto que esos acantilados son preciosos, pero prefiero los del Faro de Ponta da Piedade junto a la estatua del escritor portugués Fernando Pessoa.

    Cascais, en sí, y a pesar de su Casino, decepciona un poco.

    Un besote, Bruji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Malvís! Me gusta verte volar por aquí y yo que te imagino haciendo surf en el océano embravecido, jaja, en serio, Cascais, es el Benidorm de Lisboa, a mí me llamó la atención los chalet de toda su periferia, las casitas de los fines de semana, también, me gustó su gran plaza que abre al mar y sus restaurantes, como buen sitio turístico, uno detrás de otro y el bacalao a la brasa, sería azar, pero el más jugoso, aquí! Aunque lo que realmente me llamó la atención fue esté rincón, el mar daba fuerte y no me extraña que le llamen boca del infierno, emite un sonido, entre agua y viento, que parece salido del más allá. Y veo que te mola el Algarve, jo, este año otra vez me lo pierdo!!! Con lo que mola, en breve, traeré un acantilado, un lugar, que seguro conoces y te encanta. Un besote.

      Eliminar