domingo, 16 de junio de 2013

LA CUEVA DE BALZOLA: LA MORADA DE SUGAR


Existe un rinconcito en Euskadi donde las lamias te acompañan a cada paso, un paraje embrujado, rebosante de belleza natural, donde proliferan los mitos que trasmiten generación tras generación las gentes del lugar. La sabiduría popular dogma que aquí habitan gran parte de los genios de la rica mitología vasca.

LA CUEVA DE BALZOLA/BALTZOLA se encuentra en “El Parque Natural de Urkiola” (Álava), cercana a la aldea de DIMA donde se daban cita las sorginat para celebrar lúdicos aquelarres.


Se accede a ella a través de un camino corto, de apenas 2 km, que parte del caserío de Zamakona (Indusi).


Se dice, se rumorea, se comenta, que es la morada de Sugaar, un ser que vive en la profundidad de las cavernas, conocido como Sugar, Maju… Dependiendo del sitio tiene un nombre u otro. Se presenta de múltiples formas, como serpiente, dragón, ave o humano; consorte de Mari, la diosa más representada por estas tierras y que vela a su amado desde la cima del Anboto.

Un paseo a la vera del río te conduce a esta guarida o ¿Palacio? Un paisaje así hace que vuele la imaginación, es de fábula, se cuenta que esta senda fue trazada por los Jentiles, que dejaron prueba de su proeza en forma de un gigantesco arco de roca natural, uno de los numerosos caprichos de piedra que  encuentras en el trayecto, cuyo nombre es “Puente de los Gentiles”.


Para acceder al interior, la entrada que salta a la vista tiene difícil acceso, que no imposible, siguiendo el camino hay otra que es bastante mejor, desde aquí se entra y se puede dar una vueltecita con una linterna, claro.


Nuestra experiencia es que el sol, deidad superior donde las haya, hizo acto de presencia durante la marcha y justo cuando entramos, la lluvia clara parecía una cortina en la abertura de la cueva, hicimos tiempo y cuando salimos, como por arte de magia, el astro rey volvió a sonreír.


Me voy a parar un poco en unos personajes de lo más simpaticones Los jentiles, seres grandes y peludos, que jugaban a lanzar piedras siendo grandes constructores, a ellos se les atribuye la creación de dólmenes, puentes y grutas. Hay una teoría que dice que los gentiles son los propios vascos antes del cristianismo, un pueblo duro y que moraba en las montañas. Dicen que el único que se salvó tras la llegada de Cristo se convirtió a esta religión y se llama Olentzero y es el encargado de llevar los regalos de los niños en Navidad.

Un hábitat montañoso, verde y húmedo, con una población rural que goza de cierto aislamiento, ha favorecido que sea un lugar espiritual desde la prehistoria a nuestros días. Por Urkiola entró la cristiandad en Vizcaya, una de las principales vías de comunicación entre el Cantábrico y la Meseta.

Una comarca que al igual que es rica en ídolos paganos, seres cercanos y con bastante de humano, aunque algunos los consideran demonios… También es rica en ermitas, iglesias y demás sitios de culto todo un ying-yang místico y la verdad que ante semejante espectáculo de la naturaleza tiene más cabida lo divino que lo humano y allá creencias… ;D

6 comentarios:

  1. Qué grato placer resulta siempre seguir la estela del vuelo de tu escoba. Difícil era que, siendo bruja veterana y con muchos vuelos a la espalda, se te hubiera escapado un lugar mágico de la provincia de Álava, como este que nos muestras, cuyas fotos, tantos arquetipos sugieren al inconsciente del que las observa. La mitología, que todavía en pleno siglo XXI ocupa un lugar fundamental en ese norte magnético, donde, por muy agnóstico y cerebral que te consideres, terminas pensando que en efecto, que Mari, su consorte, las brujas, los batxajaun y los jentillak, siguen ahí, ocultos detrás de cada senda, de cada bosque, de cada cueva...Y raro sería que una cueva como la que nos muestras, Mari no hubiera tenido cabida, sobre todo -y vuelvo a los arquetipos- con esa forma cónica, piramidal del monte que la cobija. Esa descripción que haces, del agua de lluvia formando una cortina plateada a la entrada de la cueva, me parece genial y me trae muy gratos recuerdos de otro lugar mágico: el monasterio de Piedra. En cuanto al Olentzero, es un personaje que me resulta muy simpático. Tengo uno en casa, que me regalaron hace años y aún lo conservo con todo el cariño. Claro que, para que veas la universalidad de los mitos, quienes me lo regalaron lo llaman Tizón de Nadal. Una entrada mágica y a la vez refrescante para un domingo de mucha calor...Un abrazo, bruja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juancar! Gracias, el placer es mío, más que nada porque volé con la escoba, jaja, en serio, este sitio te encantaría. Por Urkiola solo estuvimos un día, a Dima se la conoce también como la pequeña Suiza por los paisajes, que a pesar de no tener la altitud, son parecidos, verdes!!! Siempre digo lo mismo y es que es como una espinita, me mandaron una guía de Euskadi en la que empieza con Mari y una que es de foto fácil, me lo salté sin más, con lo que me molan las criaturas fantásticas, mitológicas... Sugar cambia de nombre según la zona, Mari, siempre es Mari, en todo caso la ponen "apellido" el del lugar. El Tizón Nadal alegra a los peques galegos en navidad y veo que a ti también. El norte, frondoso y húmedo, con esa neblina que es poesía inspira todo tipo de mitos, aunque, la iglesia también es otro mito, creo o pienso.
      En el camino de Balzola no encontramos ningún genio, pero en el aura, estaban presente, es mágica.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Si la envidia fuera tiña, después de leeerte ya estaría calvo. El paseo es grandioso y lo describes muy aderezado. Se nota que lo has disfrutado a tope. Tanto que has hecho que vuelva a releerme el capítulo ese del libro de nuestro Magister en que habla de los Jentillak y sus leyendas.

    Sabrosa entrada, Bruji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué no es tiña! Buenos días Malvíl y gracias por dejar tu estela. Siempre me han gustado las cuevas, hay muchas que son auténticos caprichos naturales, me imagino decorándola, jaja. El sitio en sí es una belleza, reúne todos los dones, el río, la montaña, el paisaje tan fértil y verde y la cantidad de formaciones geológicas, además, para ponerle al ambiente más magia, había una neblina tras la que podías imaginar cualquier genio, aunque no vi ninguno. No sabía que Alkaest hubiese escrito sobre los jentillak son unos seres, como digo, de lo más simpaticones, buscando referencias sobre ellos, su apariencia... Me recuerda a un "troll's" tú dirás y que tendrá que ver, pues que mis amigos de juventud, el grupo, nos hacíamos llamar los troll's y teníamos hasta una camiseta con esta criaturita, moco colgando y botella en mano, el aspecto físico es similar, por eso creo que nada más saber de ellos pensé ¡Son de la familia!
      Un besote.
      P.D. ¿Me llamas o te llamo? ;D

      Eliminar
  3. Veo que sigues volando por Alava... preciosas fotos Kalmita, imágenes de la misteriosa naturaleza e imágenes de sus fantásticos habitantes... imaginarios y reales (uno de rojo y otro de azul). Me encanta

    Un besazooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Baruk! Y siguiendo el comentario a vuestra fantástica entrada de Marchvs:
      http://saludyromanico.blogspot.com.es/2013/06/marchvs-o-la-llamada-la-redencion.html
      Hay algún sitio que se asemeje más al paraíso que la propia naturaleza, fresca, misteriosa y profunda y si en ella están mis duendes de rojo, verde y azul, todos los genios imaginarios estarán también contentos, viendo nuestra sonrisa. Álava es pequeñita pero muuu coqueta. Un besote.

      Eliminar