sábado, 28 de abril de 2012

FUENTE DE FONTESTORBES



“Cuenta la leyenda que en la cueva de Fontestorbes había una gruta subterránea, hoy cerrada por las aguas, donde habitaban hadas, que al bailar sacudían sus vestidos de lino con oro, dando lugar al susurro constante de la fuente.

Un día, una de las hadas le pidió a una mujer del pueblo que le acercase a su hijo, que sin ningún temor accedió a su súplica, en agradecimiento, las hadas le regalaron una varita de oro capaz de hacer realidad todos sus deseos.

Cuando la buena mujer dormitó en el sueño eterno, sus hijos, sin tener en cuenta ningún tipo de sentimiento más que la avaricia, pelearon por ella, ninguno la quería soltar... Y la varita se partió, tornando su aspecto dorado por el original: una rama, no quedando mas que dos trozos de madera que nunca más volvieron a tener poderes mágicos”.

¡¡¡Cómo me gustan las leyendas!!! Y es que un sitio tan brujo desde tiempos remotos ha despertado el interés de propios y extraños, fomentado las fábulas entorno a su presencia.

Lo cierto es que la Fuente de Fontestorbes es una de las maravillas hidrogeológicas más importantes del mundo subterráneo, por su regularidad y singularidad; en ella cobra vida el río L’Hers, al que sustenta aumentando su caudal. Se encuentra cerca de la población de Bélesta y es imposible no admirarla cuando te diriges hacia el castillo de Montségur.

La fuente brota de una cueva a la que se puede pasar cuando el periodo es de intermitencia del agua (de julio a octubre) y siempre mirando el reloj, el camino se sumerge debajo del agua en periodos cíclicos de 10 minutos, nosotros ¡No tuvimos esa suerte!

La acumulación de las aguas de la lluvia en llanura del “País de Sault”, junto a las aguas del deshielo que se filtran en la roca calcárea y se almacena en varios depósitos del subsuelo, dan lugar a este fenómeno.

Un investigador: Alain Mangin, sostiene su propia teoría científica: “El sistema de conducción con la toma de aire hace que se produzca las intermitencias en el caudal de la fuente” pero como soy bruja, puedo explicar pócimas pero no fórmulas... Así que hasta aquí puedo contar de un lugar realmente bello.

miércoles, 25 de abril de 2012

LOS CASTILLOS CÁTAROS


Érase una vez un país mitológico cuyo contorno  lo limita su historia y cuya frontera “natural” nada tuvo que ver con su frontera cultural, con su tradición… Érase un pueblo que permaneció vivo en la memoria de sus gentes, que generación tras generación transmitió su legado, su idioma… Todo aquello que no pudieron quemar: el sentir del Pueblo Cátaro.



Y Érase una vez sus construcciones más emblemáticas: LOS CASTILLOS, son como ¡Magia! Geniales, por más que pienso se me hace imposible imaginar como pudieron construir en semejantes sitios y con los medios de los que disponían en aquellos tiempos. Levantados en lo más alto de las montañas, sobre las agujas calizas se alzan auténticos bastiones, cuyas torres semiderruidas tocan el cielo y cuyos pilares son inamovibles: La roca. Grandes maestros canteros se encontraban entre sus filas, desarrollando obras de ingeniería punta, unas construcciones únicas, prácticas y económicas.

Situados en Occitania, en el sur de Francia, son todos impresionantes, la mayoría se divisan a kilómetros, por todos los sitios que pasas en mejor o por estado conservan sus fortalezas.



En esta entrada traigo una muestra de los castillos más simbólicos, con pocas palabras, hay veces que una imagen habla por sí sola y además soy amiga de fantasear y pillo la escoba, jaja, que debería de haberla cogido para subir a alguno que otro…

En la cima de Peyrepertuse

Del norte LOS CASTILLOS DE LASTOURS que son 4 construcciones individuales a los que se accede a través de una cueva, vas como de oca en oca, entre el paisaje y los castillitos, por el orden que te los encuentras: Querthineux, Surdespine, Tour Regine, para al final llegar al de Cabaret que es el primero (XI) y principal.


Lo sorprendente de este conjunto es que no es tal, aunque están cerca, están separados entre sí por desfiladeros, riachuelos… Y nunca ha habido comunicación directa entre ellos, sin embargo entre los 4 castillos forman una perfecta ciudadela.

Vistas Castillos de Lastours

Y del sur, que aún siendo construcciones más recientes, son más conocidos por todos los sucesos históricos que sucedieron en ellos. Los Cátaros, cuando emprendieron la huida, lo hicieron de norte a sur, refugiándose en estos castillos, traigo 3 de los nombrados como “los 5 hijos de la Carcassona”, una red defensiva que protegía la frontera con el Reino de Aragón.

Castillo de Peyrepertuse

EL CASTILLO DE PEYREPERTUSE y que decir de él ¡Magnífico! El que mejor se conservan y el mejor ejemplo de arquitectura militar de la zona, situado en una cresta a unos 800 metros, su nombre traducido es piedra recortada.

Desde aquí se divisa a lo lejos EL CASTILLO DE QUÉRIBUS, el último reducto de la resistencia cátara, con unas vistas panorámicas fantásticas del Pirineo.

Castillo de Quéribus

Y EL CASTILLO DE PUYLAURENS, en lo alto de una roca de más de 700 metros es una ciudadela de vértigo, enclavado en un entorno todavía salvaje.

Castillo de Puilaurens

En esta entrada no puede faltar el que sin duda no me podía perder, tanto he leído sobre él y tanto sucedió allí que aún está vivo, como si las almas hubiesen regado aquel prado de los quemados, donde una estela recuerda con la frase: «Als catars, als martirs del pur amor crestian" y una fecha, 16 de marzo de 1244, el sitio donde tuvo lugar una hoguera humana con más de 200 personas EL CASTILLO DE MONTSÉGUR.

Castillo de Montségur

Sobre mi mesa tengo el libro “Los caballeros de Salomón”, el último que me han regalado (besos Manuela), en forma de ficción abarca esta tragedia humana. El pueblo cátaro, su historia llena de enigmas, desde su formación en el siglo X hasta su extinción en el siglo XIII y de la que no queda documentación escrita ¡Ardió!

Sin embargo no pudieron quemar su pensamiento, su obra… Muchas cosas prevalecieron en el tiempo, su forma de vida avanzada para su época y su forma de pensar, que era toda una revolución, planteándose cosas que eran un atentado: Si Dios existe porque permite tanta inmundicia, porqué se bautiza a un recién nacido si no ha pecado, ni puede elegir, si el Papa y el catolicismo predican la pobreza, porqué viven en opulencia…

Todo esto ligado a que era un pueblo brillante, donde maestros y trovadores daban rienda a su ingenio y que llegó a amasar una gran fortuna ¡El tesoro perdido de los cátaros! Aunque para mí que su fortuna era intelectual ¡Qué mayor riqueza! Todo esto y mucho más les valió la cruzada que realizó la iglesia católica contra ellos y tras esta barbarie, muchos siglos de dimes y diretes, de leyendas que se mantienen en el tiempo, se han escrito ríos de tinta, desde su principio y su pensamiento liberal, al final sin razón de los conocidos como los buenos hombres.

Y ya me enrollado, por mi parte solo puedo añadir ¡Volveré!

domingo, 15 de abril de 2012