miércoles, 25 de abril de 2012

LOS CASTILLOS CÁTAROS


Érase una vez un país mitológico cuyo contorno  lo limita su historia y cuya frontera “natural” nada tuvo que ver con su frontera cultural, con su tradición… Érase un pueblo que permaneció vivo en la memoria de sus gentes, que generación tras generación transmitió su legado, su idioma… Todo aquello que no pudieron quemar: el sentir del Pueblo Cátaro.



Y Érase una vez sus construcciones más emblemáticas: LOS CASTILLOS, son como ¡Magia! Geniales, por más que pienso se me hace imposible imaginar como pudieron construir en semejantes sitios y con los medios de los que disponían en aquellos tiempos. Levantados en lo más alto de las montañas, sobre las agujas calizas se alzan auténticos bastiones, cuyas torres semiderruidas tocan el cielo y cuyos pilares son inamovibles: La roca. Grandes maestros canteros se encontraban entre sus filas, desarrollando obras de ingeniería punta, unas construcciones únicas, prácticas y económicas.

Situados en Occitania, en el sur de Francia, son todos impresionantes, la mayoría se divisan a kilómetros, por todos los sitios que pasas en mejor o por estado conservan sus fortalezas.



En esta entrada traigo una muestra de los castillos más simbólicos, con pocas palabras, hay veces que una imagen habla por sí sola y además soy amiga de fantasear y pillo la escoba, jaja, que debería de haberla cogido para subir a alguno que otro…

En la cima de Peyrepertuse

Del norte LOS CASTILLOS DE LASTOURS que son 4 construcciones individuales a los que se accede a través de una cueva, vas como de oca en oca, entre el paisaje y los castillitos, por el orden que te los encuentras: Querthineux, Surdespine, Tour Regine, para al final llegar al de Cabaret que es el primero (XI) y principal.


Lo sorprendente de este conjunto es que no es tal, aunque están cerca, están separados entre sí por desfiladeros, riachuelos… Y nunca ha habido comunicación directa entre ellos, sin embargo entre los 4 castillos forman una perfecta ciudadela.

Vistas Castillos de Lastours

Y del sur, que aún siendo construcciones más recientes, son más conocidos por todos los sucesos históricos que sucedieron en ellos. Los Cátaros, cuando emprendieron la huida, lo hicieron de norte a sur, refugiándose en estos castillos, traigo 3 de los nombrados como “los 5 hijos de la Carcassona”, una red defensiva que protegía la frontera con el Reino de Aragón.

Castillo de Peyrepertuse

EL CASTILLO DE PEYREPERTUSE y que decir de él ¡Magnífico! El que mejor se conservan y el mejor ejemplo de arquitectura militar de la zona, situado en una cresta a unos 800 metros, su nombre traducido es piedra recortada.

Desde aquí se divisa a lo lejos EL CASTILLO DE QUÉRIBUS, el último reducto de la resistencia cátara, con unas vistas panorámicas fantásticas del Pirineo.

Castillo de Quéribus

Y EL CASTILLO DE PUYLAURENS, en lo alto de una roca de más de 700 metros es una ciudadela de vértigo, enclavado en un entorno todavía salvaje.

Castillo de Puilaurens

En esta entrada no puede faltar el que sin duda no me podía perder, tanto he leído sobre él y tanto sucedió allí que aún está vivo, como si las almas hubiesen regado aquel prado de los quemados, donde una estela recuerda con la frase: «Als catars, als martirs del pur amor crestian" y una fecha, 16 de marzo de 1244, el sitio donde tuvo lugar una hoguera humana con más de 200 personas EL CASTILLO DE MONTSÉGUR.

Castillo de Montségur

Sobre mi mesa tengo el libro “Los caballeros de Salomón”, el último que me han regalado (besos Manuela), en forma de ficción abarca esta tragedia humana. El pueblo cátaro, su historia llena de enigmas, desde su formación en el siglo X hasta su extinción en el siglo XIII y de la que no queda documentación escrita ¡Ardió!

Sin embargo no pudieron quemar su pensamiento, su obra… Muchas cosas prevalecieron en el tiempo, su forma de vida avanzada para su época y su forma de pensar, que era toda una revolución, planteándose cosas que eran un atentado: Si Dios existe porque permite tanta inmundicia, porqué se bautiza a un recién nacido si no ha pecado, ni puede elegir, si el Papa y el catolicismo predican la pobreza, porqué viven en opulencia…

Todo esto ligado a que era un pueblo brillante, donde maestros y trovadores daban rienda a su ingenio y que llegó a amasar una gran fortuna ¡El tesoro perdido de los cátaros! Aunque para mí que su fortuna era intelectual ¡Qué mayor riqueza! Todo esto y mucho más les valió la cruzada que realizó la iglesia católica contra ellos y tras esta barbarie, muchos siglos de dimes y diretes, de leyendas que se mantienen en el tiempo, se han escrito ríos de tinta, desde su principio y su pensamiento liberal, al final sin razón de los conocidos como los buenos hombres.

Y ya me enrollado, por mi parte solo puedo añadir ¡Volveré!

6 comentarios:

  1. La mejor forma de guardar un tesoro, bruja, es ponerlo ante la vista de todo el mundo. El ser humano asocia la palabra tesoro al oro, a las monedas, a todas aquellas cosas materiales que sirven para enriquecerse, pero nunca suele darse cuenta de que los mejores tesoros están ahí, frente a sus ojos. Esos castillos son libros abiertos, prodigios geométricos y astrológicos que encierran un antiguo saber. Ese es, en el fondo, el verdadero tesoro: el Saber. Por otra parte, ¿qué decir de este viaje que nos has propuesto en la presente entrada?. Sin duda, maravilloso. Siempre lo digo, viaje mágico es aquél que conlleva historia, belleza, sabiduría...y desde luego, esta región y sus tesoros contienen lo suficiente de todo como para hacer del viaje una auténtica experiencia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juancar! ¡Qué bien escribes! Me pasé un buen rato pensando en que calificativos ponerle a los castillos, porque en mi pensamiento estaba tan claro: son maravillosos, impresionantes, magníficos, pero no daba con las palabras y ahora llegas tú y los llamas "libros abiertos, prodigios geométricos y astrológicos que encierran un antiguo saber" y justo eso era que lo quería decir y no me salía, casi te copio y te pego en la entrada, jaja.
      Son una pasada Juan Carlos y fué toda una barbaridad el como acabaron con este pueblo, buscando el tesoro que la iglesia nunca podrá encontrar: El conocimiento.
      Besos!

      Eliminar
  2. Bellos volúmenes de esa biblioteca medieval, que no está formada por libros, sino por piedras. A veces adoptan la forma de castillos, otras de templos...
    Muchos se han perdido, a otros les han arrancado algunas "hojas", a muchos les han añadido interpololaciones.
    Pero en todos, en todos ellos, es posible leer todavía mucho de lo que aquellos espíritus inquietos, buscadores incansables, nos legaron de sus descubrimientos.
    Que cierta, la firmación de P. Eluard de que: "hay otros mundos, pero están en este".

    Salud y fraternidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alkaest! Gracias por este comentario tan bello, así es y a mí no me salen unas palabras tan bonitas!!! Sabes, cuando los ves en lo alto y una que es tirando a vaga pienso ahí no puedo subir... Y sin embargo, cuando llego a lo más alto del castillo es como si hubiese conquistado el paraíso, me siento bien!!! En cada uno sus piedras son como renglones, a lo mejor, como los renglones torcidos de Dios, pero aquí solo se leen pistas y nunca se vislumbra la verdad. Oye, lo de hay otros mundos, pero están en este, es una grandísima verdad.
      Besotes gatunos.

      Eliminar
  3. A mi familia nos denominan Catarelos desde hace muchisimas generaciones. Siempre decían mis abuelos que cuando un catarelo algo necesitaba y se encontraba en peligro los demas acudirían estuviesen en donde estuviesen. Es curioso, pero mis abuelos eran de un pueblo llamado Catarós y su patrona es Maria Magdalena. Por cierto. Siempre crei que muchos de aquellos cátaros habían huido hacia el Norte de españa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Catarelos, qué curioso nombre!!! Y mucho más el nombre y su patrona, la de leyendas que corren en la Occitania sobre el destino de María Magdalena, sobre si acabó sus días en Renne le Chateau, incluso, hay quien dice que huía por encontrarse incinta. Tú familia hace honor a su sobrenombre, los Cátaros eran los hombres pobres de Cristo, nunca entendieron la opulencia a pesar de sus riquezas, repartían y, hay varias leyendas que a mí me recuerda la forma de vida salvando las distancias "hippie", su forma de vida, sus creencias fueron quemadas con ellos, aunque alguno, como dices, pudo huir... Todo esto, unido a su tesoro jamás encontrado, lo hace centro de literatos, de historias... Lo que se ha escrito y lo que se escribirá de todos los enigmas que envuelven al pueblo Cátaro. Un saludo!

      Eliminar