jueves, 26 de mayo de 2011

METEORA ¡SUSPENDIDOS DEL CIELO! (GRECIA)




Érase una vez Meteora: “Las rocas enviadas por el cielo a la tierra” como se precisa en los escritos antiguos que aún se conservan y cómo puedo definir el lugar... Donde la realidad supera cualquier sueño ¡Otro mundo!

En mi retina quedaron grabadas las imágenes como si fuesen postales, una postal a cada mirada, de un sitio “colgado en el aire”, las vistas más sorprendentes que pueda imaginar ser alguno.



METEORA son formaciones rocosas situadas en la llanura de “Tesalia”, en el centro-este de “Grecia”, un paisaje árido, con gran actividad geológica, donde por antojo de Gaia se levantan unos monolitos grises y gigantes, rocas de hasta 600 metros de altitud, creadas por la actividad sedimentaria de millones de años.

Un paisaje caprichoso que rompe y hace completo un horizonte de piedra y un escondrijo qué ¡Tiene que ver poco con lo terrenal y mucho con lo espacial! 




Hay tantas teorías de su origen, se habla incluso de extraterrestres que causaron tal portento. Una que es muy volada imagina que son pilares esculpidos por Zeus, sólo los dioses pueden obrar con semejante belleza,  aunque lo cierto es que “Meteora” en griego significa “suspendidos del cielo” y el sitio tiene mucho que ver con lo etéreo, cuando lo observas desde abajo piensas que los monasterios que pueblan las cumbres habitan el paraíso. Porque si hay algo más increíble que la naturaleza del entorno, son los monasterios ortodoxos que coronan algunas cimas, mimetizándose con la piedra, son inconcebibles ¿Cómo se han construido? Declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO a fecha de hoy son toda una incógnita.




Fue en el siglo XI cuando los primeros ermitaños empezaron a habitar las cuevas de la zona, convirtiendo estás en un enclave de reunión y culto, aquí se sentían más cerca del creador, de la naturaleza, un sitio donde impera el silencio, donde poder encontrar la paz interior.

Los primeros monasterios se construyeron en el siglo XIV, para escapar del imperio otomano y hasta el siglo XVI llegaron a aflorar 24 abadías, pero la pregunta es ¿Cómo las hicieron? Fijaros, son moles de granito que en la cresta tienen una puerta directa al cielo.




Y otra vez varios diretes, el que más me gusta es que utilizaron cometas ¡Qué bonitas las cometas! Pero la única forma racional de elevarse a esa altura es a través de cuerdas y poleas y ahora me viene al coco lo de los extraterrestres, lo mismo fueron ellos, porque es todo un enigma, a la vista se hacen imposibles, no parece obra humana.




Los monjes que habitan estos lugares se llaman “Meteoros” o “cada cuerpo que cae del cielo”. A lo largo de los años son muchos los que morado en los monasterios, para subir a su nuevo hogar, lo hacían con cuerdas y poleas y para surtirse de alimento y agua, también. A fecha de hoy hay tres monasterios habitados a los que no se puede acceder salvo en cesta.




Practican el culto cristiano-ortodoxo, se dirigen aquí a meditar y sobre todo a vivir con su interior, popes vestidos de negro con barbas largas y desaliñadas y CON VOTO DE SILENCIO, o sea que si soy y ¡Reviento!




Por ser un lugar recóndito ha sido utilizado en varias guerras como refugio, y, tras la 2ª Guerra Mundial ¡Estos nazis unos destrozones! Asolaron y destruyeron la mayoría de ellos. En el presente, quedan en pie 12 ó 13, hay vida monacal en 9 de ellos y a 6 se puede acceder, entre caminos, pasarelas colgantes, “escoba”... y uno está consagrado a la liturgia femenina.




Y hago otra vez la pregunta por si alguien lo sabe ¿Cómo pudieron edificar en una zona tan inaccesible? Es algo que esta bruja no alcanza a descifrar, si alguien lo sabe ¡Toda una duda!




Y unas pautas para la incursión en los monasterios, si vais por libre antes de subir tener en cuenta los horarios, no siempre están abiertos y si hay algún tipo de celebración tampoco se pueden visitar, guardan con celo la intimidad de sus rituales.

Para poder pasar a su interior son muy estrictos en la aplicación de algunas normas: hombres pantalón largo, mujeres prohibido el pantalón, falda hasta el tobillo, en este viaje llevaba un pareo de playa grande y “discreto”, o al menos femenino un fucsia que rompía, me enrollé en él, me remangué los perniles y para dentro.

Éstos monjes dedican su vida a buscar la calma, intentar no hablar o hacerlo flojito y por supuesto dirigirte a ellos ¡Nunca! No les gusta ni el bullicio ni las visitas. Para no perturbarlos está prohibido tirarles fotos, una que es de dedo fácil y aprovechando que estaba en un interior, por lo que deduje que no me vería… Y doy fe de que no sonrió al “pajarito” y muchos menos dijo “patata”, lo que sí sentí es que percibió la foto y me dedicó una mirada de “me has tocado… el alma, por supuesto”.

Qué más puedo decir, que hace un sol de justicia, Grecia en su totalidad, salvo que vayas de islas, gana en primavera u otoño, no os imagináis Olimpia la 2ª quincena de julio a las 5 de la tarde ¡Nunca he visto un olivo más solicitado!

Y que es un sitio tan singular que ha sido escenario de películas como la de James Bond “Solo para tus ojos”, fuente de inspiración para “Linkin Park” de su álbum “Meteora” que tras visitar esta comarca quedaron impactados, incluso, no sé si recordáis un anuncio de Águila Amster, en que unos monjes jugaban al fútbol, la maqueta reproduce este rincón ¡De los más especiales del mundo!

¡Y eso es todo amigos!