martes, 5 de abril de 2016

EN RUTA: DE RODELLAR A LA ERMITA DE LA VIRGEN DEL CASTILLO (SIERRA Y CAÑONES DE GUARA)


En un viaje, en cualquier viaje, necesito perderme, coger la mochila y sumergirme en las entrañas del sitio, donde los sonidos nunca son mecánicos. Siempre, tiene que haber un objetivo dedicado al viento, a disfrutar del entorno y el tiempo, y por más que cueste, cuando lo culmino, cuando llego a la meta me siento tan bien. Sino, sin aventura, para mí un viaje no es viaje.

LA SIERRA Y LOS CAÑONES DE GUARA se encuentran en el Prepirineo, en el noreste de Huesca, en el Somontano de Barbastro, comarca bien conocida por sus vinos, de clima y la vegetación mediterránea.


Su pico más elevado le da nombre "Guara" y gran parte de su superficie es Parque Natural. Una gran montaña horadada por numerosos ríos que la cruzan formando desfiladeros fascinantes. Un capricho cárstico ideal para anidar aves de gran envergadura, como el buitre leonado, el águila real y el quebrantahuesos, que son parte de este hermoso paisaje y compañeros de andaduras, o de voladuras.

RODELLAR, un pueblito de piedra, coqueto, con chimeneas espantabrujas y la torre de la iglesia de San Juan que sobresale de los tejados, se posa sobre un cortado en un marco alucinante: EL BARRANCO DE MASCÚN, la puerta a un sinfín de rutas y actividades.

Rodellar

De todos ellas, en esta entrada propongo un sitio para disfrutar del paisaje a vista de bruja: LA ERMITA DE LA VIRGEN DEL CASTILLO a la que se accede por un camino fácil y bien indicado, puede realizarse en cualquier época del año, una ruta circular de apenas 8 km. y un desnivel de 250 metros. Parte del barrio Honguera, a su término, hay una pista que va descendiendo por el cañón que esculpe el río Mascún.


Las paredes verticales se cubren de montañeros que a lo lejos se divisan como mosquitos en las grandes rocas y si vas con el calor, el descenso de cañones se convierte en la estrella del lugar. Poco a poco te adentras en un entorno mágico, entre picos, agujas, cuevas y agujeros.


El agua las ha tallado minuciosamente, segundo a segundo desde el origen de los tiempos, modelando la piedra como si fuese plastilina, creando fantásticas formaciones que por su semejanza, en algunos casos, les otorga un nombre propio.

El Delfín

Deleitándome con la naturaleza que nos rodea, tras bajar un poco en el cruce el camino seguimos la señalización, a la derecha, recorriendo el barranco de "La Virgen" hasta ascender a la Ermita.

Se asienta sobre una cresta, en lo más alto, dominando como pájaro o cabra todo el valle.

Ermita Virgen del Castillo /// Barranco Mascún

De estilo románico, se construyó en el interior de un castillo del que hoy apenas queda nada y estaba cerrada.

En la cima el paisaje es espectacular, hacia un lado el barranco de Mascún y hacia el otro, el barranco de Andrebot, que se divisa como una muralla de monolitos que aparecen a lo lejos, un bosque pétreo que parece salido de un cuento, como si la tierra tuviese dedos.

Barranco Andrebot

La vuelta se puede hacer por la aldea de Cheto, un despoblado que no es tal, merece el paseo por ella, en este caso una vez desciendes el barranco de la Virgen tienes que ascender por el sendero que sale a la izquierda y lleva al barrando de Fornacal.

Tuvimos una visita inesperada ...


_________________________________________________________________________________

En Rodellar se acaba la carretera y desde aquí parten recorridos que te llevan a lo largo y ancho del barranco de Mascún, considerado la catedral de la escalada y del barranquismo.

En esta ocasión he tirado por lo alto, pero por lo bajo a la vera del río y cruzándolo en alguna ocasión, hay una ruta circular de 17 km. y 500 metros de desnivel, que yo digo que es más y que conduce a un catálogo de historia,

Iglesia de San Andrés-Nasarre

Es sorprendente que cuanto más te adentras, cuanto más agreste es el entorno que pienso, de forma ignorante, que si es tan bello es porque el hombre nunca lo habitó, más vestigios encuentras de nuestros ancestros, desde el dolmen de la Losa Mora, a despoblados como Otín y Nasarre.

Para hacer este itinerario hay que tener en cuenta la temporada de lluvias y el caudal del río que hay que vadear varias veces.

El vídeo está hecho con fotos del Parque Natural, he obviado los pueblos de la sierra y no por falta de don, sino porque me quería central en el interior, en la naturaleza.


Desde sus tres entradas principales: Nocito, Vadiello y Rodellar.

2 comentarios:

  1. Una entrada fantástica, acorde con esos viajes que planificas buscando siempre esa idónea conjunción de arte y naturaleza que necesariamente ha de ser considerada como 'mágica'. Como bien dices, fundirse con el entorno es vivir toda una aventura, hasta el punto de llegar a pasear con inesperados compañeros de camino, como ese zorro que parece sacado de una fábula de Samaniego o esos hermosos ejemplares de buitre que con sus elegantes evoluciones parecen querer invitarte a que alces tú también el vuelo con tu escoba y veas el mundo desde mucho más arriba de esos desfiladeros donde, por increíble que parezca, la mano creadora del hombre también dejó su huella en ermitas imposibles. No sólo con el vídeo y las imágenes, sino tan bien con tus impresiones e indicaciones, sugieres una ruta hermosa y mágica que no sólo invita a soñar, sino que, también, invita a calzarse unas cómodas botas, a colgarse una mochila en la espalda y dejarse llevar...por una gran aventura. Gracias por compartirla. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días! Gracias por el comentario y por volar por mi blog. Oye, y aunque no tiene que ver, me ha pasado una cosa la mar de curiosa, cuando he ido a contestarte la entrada estaba escrita en sánscrito jaja, en serio, estaba todo cambiado, hasta sinónimos, llevo un rato arreglándola y no sé si tendrá algún gazapo aún, cosas de brujas.
      Esta ruta además de pequeña ha sido una gran victoria, tú sabes porqué y no lo pongas en el blog, me sentí especialmente bien cuando toqué el cielo. Lo de las ermitas imposibles llevas toda la razón, cómo pudieron construir ahí con los medios de los que disponían, es impresionante y cuando te adentras y te encuentras con el Dolmen de Losa Mora, o los despoblados, ya no es como llegarían sino como se relacionarían con los demás, enclaves con alma, con misterio, con algo especial que los hace completos, donde como canta Balú en el Libro de la Selva: Si buscas lo más natural, sin nada más ambicionar, mama naturaleza te lo da.
      Un besote.

      Eliminar