lunes, 29 de febrero de 2016

EL VALLE DEL JERTE: LAS MARMITAS DEL GIGANTE


Muchas veces he hablado en este blog de “La Sierra de Gredos”, de sus paisajes y riqueza natural, de sus dimensiones, salpica a cuatro Comunidades Autónomas.

Tener una mayoría de edad “taitantera” me ha hecho conocer sitios antes y después. Por mi origen madrileño y mi espíritu andarín, hubo un tiempo en que sacaba el dedo y a andar, cuando conocí este paraje, de un lado a otro, una tierra fértil donde nacen numerosos ríos y arroyos.


Siendo más notable en Ávila, donde encuentra su culmen en “El Pico Almanzor”, llegando a tocar las provincias de Toledo, Madrid.

La Piedra Escrita-Cenicientos (Madrid)

Y la vertiente noreste de Cáceres, el rinconcito de nuestra geografía con más piscinas naturales regalo del agua a cada remanso, siendo las delicias del verano de propios y extraños, con dos demarcaciones muy populares: “La Comarca de La Vera” y “El Valle del Jerte”.

EL VALLE DEL JERTE en marzo, al despertar de Flora, tiñe sus campos de blanco y rosa como alfombra de bienvenida a una Diosa. Así la veneran año tras año los cerezos eclosionando al compás, una ceremonia única de apenas una semana de duración.


Hay muchas páginas donde informan a diario acerca de la floración del cerezo, un fenómeno turístico nacional que suele coincidir con el último fin de semana de marzo. Lo que hace muchas lunas era un placer, en la actualidad, hordas humanas…

En estas fechas se programan un sinfín de excursiones para tan maravillosa ocasión, con tipo de viajero que asiste al espectáculo con sus mejores galas, normalmente es de autocar, que paran todos en los mismos sitios, lo que yo llamo grupos guapos. La buena lectura es que no van más allá de los lugares señalizados, es lo que tienen los tacones, al no ser que te llames Judy Greer y protagonices “Jurassic World” 


Aunque, en el momento que te distancias de los mapas establecidos, puedes disfrutar de este portento en silencio. Por ejemplo, el camino que conduce desde “Navaconcejo” a La Garganta de la Nogaleda, una ruta sencilla, circular, de apenas 6 km., donde a través de cinco cascadas se presenta un recién nacido Jerte ¡Juguetón!


Al inicio, tras cruzar la villa, hay unos campos de cerezos preciosos. Hay varios lugares donde admirarlos, evitando los miradores a pie de carretera y el tránsito de las poblaciones.

Sin restar encanto al mes de las flores, cualquier época del año este entorno derrocha belleza a raudales, el río a su paso crea todo un paraíso interior, que da vida y que es agua. 


De caminos que te introducen en un universo embrujado a través de un sinfín de vericuetos. Siguiendo otra senda, en la Sierra de Tormantos, está la reserva natural de LA GARGANTA DE LOS INFIERNOS.

Sobre un valle verde y rocoso da los primeros pasos el Jerte abriéndose camino desgastando la porosa piedra, entre saltos, arroyos, a la sombra de un espléndido bosque caduco, un rumbo más usado con la canícula, por su frescor y en otoño, por sus colores.


La ruta (6 km. ida), da comienzo en el Centro de interpretación de la Garganta de los Infiernos, que está en la carretera general que une las poblaciones de “Jerte” y “Cabezuela del Valle”, muy cerca de la Hospedería del Jerte.

En principio parece difícil, empinado, con unos trabucos para fijar la pisada, pero una vez salvado del primer kilómetro la pista es llana. Es conveniente ir con zapatillas adecuadas, con suela de goma, es un firme terroso y conozco una niña que de este camino sacó el recordatorio de su primera comunión, sino mirar el codo 


Y una mochila con bebida y comida, se hace corto un día en un lugar tan salvaje, y ya, si coincide con temporada estival donde un baño te eleva a la gloria… En apenas dos horas se alcanza el objetivo “Los Pilones” una franja de granito con un tramo de piscinas naturales labradas desde la noche de los tiempos.


Unas piscinas muy singulares ¡Redondas! Resultado del desgaste causado por los sedimentos que hay en el fondo y la fuerza del agua que al caer genera un remolino, los posos de arena giran erosionando la piedra en forma circular, este sitio también se conoce como LAS MÁRMITAS DEL GIGANTE.


Cuando hice la primera entrada: "La Sierra de Gredos ¡La paz es verde!", la hice como un grito a la suma de la inteligencia humana que consigue ajar su lustre más visible: sus pueblos.

Nadie cayó en conservar la arquitectura urbana en un primer momento y no digo que no sean bonitos, tan solo el paisaje donde se enmarcan les otorga ese don, pueblos serranos, en un vergel aledaño a la capital donde tener una segunda casa, un sitio de retiro… donde además de los materiales autóctonos, destacan materiales de todo tipo y en positivo, al menos no construyeron en altura, pero unos chalet…

Debido a este crecimiento, el turismo de ocasión suele regresar con la sensación de que no es para tanto, que se come bien y me parece triste que un sitio donde brilla Gaia en todo su esplendor deje un tímido sabor. Para mí, si quieres un conjunto de villas pintorescas en Cáceres "La Sierra de Gata" es más completa.

En el Valle del Jerte hay que perderse y cuando alejas la vista de lo mundano, donde el hombre no ha puesto la zarpa y no llega vehículo alguno, tan solo “el dos” (tus pies), te adentras en un mundo mágico.

4 comentarios:

  1. Tu, Bruji, SI QUE CONOCES EL JERTE. Los viajeros "peregrinos de ida y vuelta", se quedan en la comanda del guía de turno. El Jerte y el Valle de Ambroz hay que quererlo, disfrutarlo y sumergirse en el fuera del bus del IMSERSO, a solas y con tiempo quedo....

    Me alegra tu ánimo y te empujo. Muchos besos ( de los que están perdidos).

    ResponderEliminar
  2. Hola Malvís ¡Gracias por volar por aquí! al que sumo ¡TÚ SÍ QUE CONOCES EL VALLE DEL JERTE!
    Con lo del Imserso me viene al coco un viaje que hicieron mis padres a ver los cerezos hace unos años, mi madre fue de peluquería jaja. En serio, ese tipo de excursión es como para abrir boca, mi abuela siempre decía "quien mucho abarca, poco aprieta" y ese suele ser el resultado.
    En estos valles he aborrecido las latas de sardinas y el Valle de Ambroz y su ciudad hippie Hervás, que cuenta con una calle que pertenece a la antigua judería, pero que creció hasta a lo alto, como no quererla, si tras mucho vino de pitarra y morro adobao, en una bodega que es lo más de tan pintoresca calle, con unos colegas que en los noventa cambiaron Mazarambroz (Toledo) por este paraiso, conocimos hasta la casa de socorro cuando mi Agus se tiró de cabeza, para refrescarse, en una piscina infantil, que buenos recuerdos!!! Y el más, que todavía peina con la ralla al medio!!!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Jolín Kalmita, que bien redactado esta!! me ha encantado leerlo. Muy bien explicado y con una simpática dosis de humor que resulta un viaje tentador. Deberían ficharte los de turismo para redactar las guias de excursiones.

    Gracias por esta entrada, es exquisita.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holi! ¡Gracias a ti por volar por aquí! Y por tener tan buena opinión. Sabes, ese es mi sueño, que me retiren a descubrir sitios y escribir de ellos, a ser posible descubriendo la gastronomía del lugar jjj. Ayer, estaba en mi sesión de tele total y sobre las 15:00 H. en la TV2 echaron un programa de Edu Soto, de senderismo, y me llamó la atención que justo se bañaba en la Garganta del Infierno ¡Qué maravilla! No ves, ese programa, el de 80 cm no me importaría para nada jajaja, mira que bonito:
      http://www.rtve.es/alacarta/videos/80-cm/80-cm-valle-del-jerte/3326770/
      Un beso grande preciosa.

      Eliminar