martes, 1 de diciembre de 2015

EL RÍO NARCEA: DE CORIAS A HERMO, SUS PRIMEROS PASOS


"Asturias si yo pudiera,
si yo supiera cantarte,
Asturias verde de montes
y negra de minerales"

Asturias un lugar tocado por la varita de Gaia de los más mágicos de La Península ¡La ventana al paraíso!


Cuenta con un parque nacional, varios parques naturales, algún paisaje protegido, incluso, dos reservas naturales parciales y una integral: MUNIELLOS, el mayor robledal de España y uno de los mejor conservados de Europa.

Mirador de Muniellos

Este vuelo otoñal sigue la senda del río Narcea, tras el murmullo constante de su corriente cristalina, desde el Monasterio de San Juan el Bautista de Corias a su nacimiento. Una pizca de interior del occidente asturiano, su secreto, su cara menos conocida y la más amable.

Monasterio de San Juan Bautista-Corias

Por su singular orografía es el hábitat idóneo de numerosas especies tanto animales como vegetales. Escondite del oso pardo o donde escuchar el canto del urugallo que sobrevive en la cornisa cantábrica al cobijo de la gran montaña.


Un enclave de corazón horadado y alma de carbón que mira con nostalgia su esplendor minero. Su idioma es el bable pero ¡Qué bable! Una curiosidad es que los pueblos que visitamos cada uno habla con un deje propio y algún vocablo también.


La viva estampa de los anuncios de leche, ese pintoresco paisaje, los pueblitos que salpican las laderas, las brañas, los hórreos, alguna casa azul del mismo tono que “la Asturina”, rodeados de verdes prados y por supuesto las vacas pastando.


Donde la naturaleza muestra su generosidad creando densos bosques caducifolios al paso del líquido elemento. En noviembre, una alfombra de hojas marca el camino a seguir por la abundante vegetación.

Caprichosos se encaraman los líquenes a las ramas de los árboles y los helechos, siempre verdes rezuman frescura. Las hayas y los robles con los primeros fríos se visten de rojo mostrando el horizonte como una paleta de colores, verdes, azules y ocres ¡Todos los ocres!


Origen de diversas leyendas astures, morada de las hadas de las aguas o xanas, mujeres menudas de extraordinaria belleza que cantan en la orilla de los ríos a la par que peinan su larga melena rubia, su melodía hechiza a todo aquel que la escucha y queda unido por siempre a esta tierra.


El monasterio prerrománico de Hermo da nombre a todo su entorno, tanto a la pedanía que se estableció a su amparo como al bosque de alrededor. Desde aquí parte la vereda que conduce a las Fuentes del Narcea, su nacimiento y hasta aquí puedo contar, porque no pude subir por un problema de lindes.


Aunque de las fechas concretas no me acuerdo bien, me pueden bailar en mi hueca cabeza, sí me quedé con la esencia de un conflicto que lleva coleando “muchisísimos” años y que afecta a todos, los que viven allí y los que vamos a visitarlos.

En Asturias la mayoría de los terrenos tienen dueño, son privados y debido a la migración muchos de ellos ni siquiera se saben de quien son, lo que no quiere decir que sean públicos.

Ante la duda de que camino coger para ir al nacedero pregunté a una lugareña que me dio largas, raro, pues las gentes de estos lugares son cordiales, campechanas y tras varios dimes y diretes, entre los que ella insistía que yo había oído palabras “chigres” (traducido palabras de bar, sin valor) bajó y me puso al día, así que a falta de las Fuentes del Narcea pongo la historia que me contó, que pese a que me fastidió lleva bastante razón.

Muniellos pertenecía a los Condes de Toreno y fue comprado por el Estado para mantenerlo tal cual, siendo, como he dicho al principio, una reserva de la biosfera protegida, donde solo pueden entrar 20 personas al día. En aquella época, también intentó comprar el vecino bosque de Hermo, su extenso y autóctono hayedo, en este caso el fin era bien distinto, querían repoblar con pino y abeto.

Bosque de Hermo

Los numerosos propietarios aceptaron salvo una señora, la que vive en las tierras de arriba del pueblo que allá por “1952” denunció al estado y quedó todo parado, este proceso se resolvió a principio de los 70, unos veinte añitos, y da la razón a la mujer.

Ya en democracia, el Principado de Asturias lo incluye en su catálogo de montes públicos, a lo que no sé si la señora o bien su hijo, ni cortos ni perezosos… Otra vez se repite, la sentencia da la razón a los dueños y tienen que excluir estás parcelas del inventario, todo esto se determina bien entrado el siglo XXI.

Para llegar al nacimiento del río hay que cruzar sus tierras, no porque esto debiese ser así, sino porque el camino real que une Hermo con Caboalles (León) está derruido, intransitable.

Y aquí la disputa, los vecinos piden al Principado que arregle el camino real a lo que responden que para qué, si se puede ir a las fuentes por la parcela privada de arriba y como es de entender, el hijo no está por la labor, el legado de su madre, que gracias a ella heredamos todos uno de los mayores hayedos de España.

La paisana me insistía en que ella me decía como colarme en Muniellos, a ver si era capaz, porque aparece el guardia y es como la San Miguel ¡Dónde va triunfa! (literal), porqué aquí sí pretendo invadir una propiedad privada. He de decir, que al final hasta nos caímos bien, incluso se ofreció a acompañarme, así que lo dejo pendiente para otra vez.

2 comentarios:

  1. Asturias: la eternamente bella; la mágica; la inolvidable... Tuve ocasión este verano de visitar parte de esta ruta que nos ofrece en este vuelo y aunque, sinceramente, no me preocupé por visitar las fuentes del Narcea, sí aseguro que me quedé fascinado por lo pintoresco e increíble de esos lugares. Fue toda una experiencia 'mágica', de esas que despiertan los sentidos y adormecen el alma de antiguas nostalgias, de viejos ecos, de milenarios y fascinantes enigmas. Parte de estos lugares quedan descritos -de ahí parte de mi interés- en una obra muy recomendable que, aunque escrita en forma de novela ocultista, revela numerosos secretos. Me refiero al libro de Mario Roso de Luna, 'El tesoro de los lagos de Somiedo'. De la cercana Soto de los Infantes era Miranda, el entrañable amigo del propio Roso, que le fue mostrando todos esos lugares y le hizo partícipe de muchos de los secretos que ocultan. Pero esto es Asturias: Magia en estado puro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Juan Carlos! Gracias por el comentario, en él, en lo que escribes, se siente tú admiración por la tierra Astur, la de tus ancestros. Tú descripción es especial, el libro no lo he leído ahora sí conozco los Lagos de Somiedo y es impresionante, cuando la bruma lo cubren, parece salido de una fábula. Magia en estado puro que tú me transmitiste, a través de tus escritos, de tus fotos, y es que siempre te lo digo o te lo escribo, en el cuerpo a cuerpo... Pero escribiendo ¡Eres un crack! Tus palabras en papel tienen enganche. Alucinamos perdidos en los bosques, y esa frase de esto es Asturias, fue con la que se despidió la mujer de Hermo jajaja. Un beso.

      Eliminar