martes, 28 de abril de 2015

SOBRE EL INTERIOR DE LAS ARRIBES/AS DEL DUERO


Hay grises que lejos de ser un negro débil destellan con una fuerza especial, cómo el de las afiladas láminas de pizarra cuando se alternan con las grandes rocas de brillo mineral que en muchos casos desafían la gravedad.


LOS ARRIBES DEL DUERO tienen esa chispa plomiza que despunta entre los azules y los verdes. Un espacio latente que se disfruta desde su interior, a pie, por los distintos senderos que te adentran en un universo natural tan diverso como extraordinario o a través de los paseos en barco, y desde lo más alto, en los múltiples miradores donde otear el horizonte infinito.


Situados entre Zamora, Salamanca y Portugal, donde toma el nombre de Parque Natural del Duero Internacional, es frontera entre estos territorios, y antes de olvidarlo, a “los pedrolos” por aquí se les llama “arribanzos”.


La palabra arribes es un término astur-leones que proviene del latín y significa orilla, la primera curiosidad: el hablar de sus paisanos, lejos del castellano a veces parece bable, esto tiene una explicación histórica, cuando los católicos expulsaron a los musulmanes de esta comarca la repoblaron con gentes procedentes del Reino de León y algunas de las connotaciones lingüísticas se conservan hasta nuestros días, en Salamanca son “Las Arribes”, en Zamora “Las Arribas” y en Portugal “As Arribas”.


El Águeda, El Esla, El Tormes, El Huebra y El Uces, en este enclave desembocan en El Duero, encajonados, erosionando las moles de granito, entre meandros y saltos a su paso crean estos desfiladeros tan pintorescos. Como consecuencia, el gran río incrementa su caudal a la vez que se produce un acusado declive en la superficie del terreno, que oscila los 400 metros, murallas naturales que en algunos tramos son abisales, y de foso, el agua.

Algunas de estás cabriolas forman cascadas fascinantes como “El Pozo Airón” o el aún más popular “Pozo de los Humos”, que como agua tendrá su entrada en este blog, aunque este año la lluvia ha sido escasa y humos tenía pocos.


Son varias las presas que se han construido aprovechando esta circunstancia para el beneficio eléctrico (de nuestro ala 5, lusas 3), si hay algo que rompe el paisaje es la cantidad de torres de alta tensión que se suceden tras los diques. Cuenta con la más alta de la península: La Presa de la Almendra, una obra de ingeniería titánica.


Otra peculiaridad es como dividen el rendimiento del río entre España y Portugal, cada orilla un país, no lo hacen por longitud sino por desnivel, para el mayor ganancia energética de ambos vecinos.


Aún así, no hay contaminación medioambiental, prueba de ello es el liquen amarillento que impregna las monumentales piedras, este solo se produce en entornos limpios, puros, aquí, como en “Érase un mundo al revés”, el color cetrino indica la buena salud de la que goza todo el espacio.

Una geomorfología de altiplanos que propicia la existencia de dos climas diferentes, uno más frío y otro Mediterráneo, un ecosistema único rico tanto en fauna como en flora, habitat natural de numerosas especies.

Observar el vuelo de las aves que anidan en las estrías de las crestas escarpadas es impresionante. Entre todas ellas, tuvimos la inmensa suerte de ver una cría de águila imperial ¡La primavera! Y la cigüeña negra, que migra desde África donde se la comen sin patatas y está en peligro de extinción.


En la frescura de la ladera norte del cañón hay unas cien especies de plantas, algunas endémicas como “El Dragón de los Arribes”, otras a punto de desaparecer y otras que corren mejor suerte.


Tierra dura que permite varios tipos de cultivos, dependiendo si estás arriba o abajo, tierra de vinos, tierra de cerezos, tierra agrícola y ganadera, tierra de vetones, romanos…


Musulmanes y católicos, a sus pueblos medievales ¡Quién los ha visto y quién los ve! Ni sombra queda de lo que en un día fueron, este viaje me llevo a la orilla española, de Salamanca destaco “San Felices de los Gallegos” y de Zamora, Femoselle ¡La más bella!...



...Que del castillo de Doña Urraca asentado sobre un castro celta hicieron una discoteca ¡Pa haberlos matao!


Aprovecho la poca o mucha publicidad que pueda dar a PACO ROBLES, vecino de esta localidad, que alquila el castillo al ayuntamiento y lo mantiene abierto, la visita es gratuita y si quieres tiene un bote para echar la voluntad, parte de ella se invierte en restaurarlo, poco a poco se ven los frutos.

Sus villas gloriosas y fortificadas que como El Duero se van a la mar, pero sus gentes, guardan toda la esencia de los años, generación tras generación, conservando en la actualidad muchas de sus tradiciones ancestrales, entre cercados de piedra y casas de pastores.


Y no me enrollo más, te invito a perderte en este pedacito de la mágica Gaia.

4 comentarios:

  1. Hay que reconocer, bruja, que en esta extraordinaria visita a las Arribes, no has dejado pieza sin tocar en su monumental rompecabezas, por poner un símil. Y haces muy bien en solidarizarte con quien, a base de cariño, paciencia y sacrificio procura que una antigua ruina histórica (un pedazo de historia asentado sobre otro pedazo de historia anterior) sobreviva para que quienes se sientan tentados de seguir tus pasos (que seguramente serán muchos) tengan otra interesante referencia que visitar. Me llama la atención, en las fotos del principio, su aire de megalitismo. Esa enorme roca 'bamboleante' que pareces sostener, toda hercúlea tú, me recuerda, de alguna manera y aunque las comparaciones sean odiosas, aquéllas otras sublimes Penas de Rodas cercanas a Lugo capital; la naturaleza, con sus accidentes, hermosos embuídos en su propia y mediática grandiosidad; los castros, que te recuerdo el comentario de la estela funeraria romana utilizada como material de relleno, las rapaces, siempre oteando el horizonte en su eterna danza con el aire...esa primavera que no se puede reprimir y comienzo a llenar el mundo de retoños que miran a un sol que les guiña el ojo con cálida candez... En fin, ¿una entrada o un poema?. En cualquier caso, una bella y poética presentación. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Y muchas gracias, sabes, me encanta como ha quedado el montaje de las aves y de las flores, sus colores. Paco te cuenta la historia del castillo con un conocimiento bárbaro, como quien vive ahí de siempre, su niñez, incluso te cuenta algún pedo que se pilló en tan gloriosa discoteca, créeme que por aquello de que me encantan las batallas he visto cientos de castillos, algunos, apenas unas piedras, pero ¡¡¡¿¿¿Discoteca???!!! Es una pena que los pueblos no se conserven mejor, por seguir en Fermoselle que todavía tiene su esencia medieval, resulta que en la mismísima muralla, al lado la puerta la fortaleza, hay un lugareño que debe estar forrao a juzgar por los elementos utilizados en tremendo chalets que se ha hecho, no ha reparado en gastos, mármol... ¡Ni una piedra! So cenutrio usa los materiales que te da la tierra, mantén la belleza de esa arquitectura que tal y como crecen los pueblos se van perdiendo, pues eso, casi quita un trozo muralla para ponerla en ladrillo, en fin, eso pasa mucho en las gloriosas villas de Castilla, ya lo decía Machado. La roca es parte de un santuario rupestre y es una pasada, todo un megalito que conserva alguna pintura y todo, a ver quien pasa esa china por Algeciras jajajaja.
      Los poblados vetones, esa rama celta que habitó desde Ávila a Zamora, fueron conquistados por los romanos que utilizaron su murallas y las ampliaron, si te fijas en la foto, la forma de puerta ya es romana, han reconstruido y han usado los restos de estos pueblos, la estela como tal, me gustan tanto, que en cualquier sitio... Aunque claramente ese no es su lugar.
      El aguilucho, que bonito verlo ahí, al sol en el nido, esperando la comida y los alimoches, la primavera revoluciona el mundo animal y vegetal y su eclosión es un abanico de belleza y más, cuando hay dos climas.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Se nota que disfrutas tanto de los viajes como de elaborar esos magníficos artículos que cuelgas en el blog. Te vas superando Kalmita. Me encanta la primera foto, da una sensación de poder, de libertad de ser la integración más completa con la naturaleza, y tu, eres la protagonista. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Baruk, gracias por volar conmigo!!! Como sabes ¡Me encanta viajar! Da igual donde y de que manera, lo importante es ir y dejarte llevar por el sitio, por la gente y en mi goce, de toda la vida, mucha antes de "internete", daba buenas charlas ¡Ya lo creo! Incluso los álbumes de fotos, en la contraportada doy la chapa con lo que me ha sorprendido del sitio, a partir de este blog doy rienda suelta a mi vivencia, a mi sensación, seguro alguna compi hasta lo agradece jajaja.
      La primera foto es desde el mirador del Águila y ahí mirando me gustaría haber extendido los brazos y echar a volar, son una pasada los miradores, los arribes son una maravilla desde dentro y desde lo alto, cachi, se me olvidó la escoba.
      Besotes!

      Eliminar