sábado, 11 de abril de 2015

EL POZO AIRÓN-LAS ARRIBES DEL DUERO (PEREÑA DE LA RIBERA)


Me encanta adentrarme en las entrañas de Gaia, no sé como expresar la sensación… Me hace sentir libre o quizá esté mejor dicho ¡Me hace sentir! Esos rinconcitos donde no hay vehículo a motor que invada la calma de su reino, santuarios naturales donde el silencio tiene la voz del trino de los pájaros, los acordes del agua…

Las Arribes del Duero es un parque natural internacional que se extiende entre Salamanca, Zamora y Portugal, un espacio impresionante, el río se abre paso encajonado en paredes de granito, cuya la altura en algunos tramos alcanza los 400 metros. Fueron varias las excursiones que hicimos y de ellas “EL POZO AIRÓN” fue la que más me sorprendió, a pesar de que este año no ha sido lluvioso en esta comarca, posiblemente, porque no es tan conocido como otros pozos de los alrededores, el caso, es que me gustó de forma especial.


Es una cascada de dos colas de caballo que forma el Arroyo de los Cuernos o el de la Rueda, cómo también es conocido, en su descenso al Duero con el que se funde.


En esta zona a los que llaman pozos son cascadas, la primera más corta y la segunda, a la que se llega a la base, alcanza una altura de más de 20 metros y tras su velo cristalino oculta una pequeña cueva.


La ruta parte del pueblo de Pereña de la Ribera, es fácil, de apenas 7 km. de recorrido ida y vuelta, aunque, hay un aparcamiento bien iniciada la senda, el primer kilómetro se puede acortar en coche, para los menos andarines.


El rumbo a seguir lo marca el arroyuelo en su amarar, siguiendo su curso juguetón, entre saltos y quiebros, te sumerge en un paraje donde el volar de las aves siempre es presente, sus nidos están en el cercano cañón que se vislumbra en el horizonte, las grandes rocas te invitan a soñar, las ruinas de los molinos, añadiéndole la fresca primavera que inunda los campos de colores.


Un enclave soberbio donde bien merece la pena perderse, aunque todo lo que se baja, aunque sea poco si es en zip zap ¡Se sube!

2 comentarios:

  1. Como ya nos tienes acostumbrado, nos vuelves a mostrar aquí un lugar impresionante, ubicado en esas Arribes o Adarves del Duero que se localiza entre dos provincias españolas y la vecina Portugal. Otro de los rincones de Gaia que despliega una arquitectura natural excelente, como no podía ser menos, cuya visión induce a que los adjetivos, como bien dices también, se unifiquen en uno solo: Sentir. Esa es la cuestión. Además, a ese sentimiento se unen las más antiguas tradiciones de nuestros ancestros, en relación a esos venerados pero también pozos que llevan el nombre de un oscuro y misterioso dios, que como muchos otros, sufrió también las consecuencias de la romanización: Airon. Muchas son las leyendas asociadas con estos lugares y mucho, también, el peligro real asociado a ellos, formados por sorprendentes y convergentes corrientes de aire que se desplazan por túneles subterráneos, recorriendo docenas, cientos e incluso, en algún caso, puede que miles de kilómetros. Además, tuviste la suerte de acceder a este sitio con buen tiempo, con trazas del lento pero seguro despertar de la primavera y eso es otro factor añadido de belleza digno de tener en cuenta. Una entrada genial, bruja, de la que, como siempre, habrá que tomar cumplida nota. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan Carlos, esta excursión ¡¡¡Molo un montón!!! Y la zona en general debe de ser que me encantan los arribanzos, así se conocen las grandes rocas de granito en suelo de Zamora, auténticas murallas naturales donde el foso es el río, es una zona curiosa por su geografía y mucho más por la biodiversidad de especies que al amparo del cañón habitan, los nidos, no tan solo son numerosos los buitres, sino que hay alimoches ¡¡¡Qué pasada verlos volar!!! Incluso, la viva primavera y el nacer de las crías, tengo una foto de un pollo de águila es una maravilla, además de esto su cultura, no tanto sus pueblos, la mayoría son feos de narices, como decía Machado Castilla la grande que como el Duero se va a la mar, hay alguno bonito, como Fermoselle donde he tenido el disgusto de conocer el primer castillo medieval hecho discoteca ¡¡¡Pa haberlos matao!!! O San Felices de los Gallegos, el único pueblo que no tiene bar en la plaza de la iglesia, eso es pecado coño, pero sus gentes, sabes, hablan distinto, sabes de donde procede arribes además del latín "orilla" es un vocablo leones, aunque ya se ha generalizado el uso de "Los arribes" en Zamora son arribanzos, en Salamanca las arribes y en Portugal as arribes y todo esto es su historia latente hoy, hablan con lo artículos y las palabras tipo "bable" no en vano esta zona fue repoblada una vez conquistada a los musulmanes por habitantes astures. Gracias Juan Carlos por tu comentario y por ser siempre fiel al blog. Un besote.

    ResponderEliminar