lunes, 7 de abril de 2014

LA CHORRERA DEL HORNILLO-ALAMEDA DEL VALLE (MADRID)


LA CHORRERA DEL HORNILLO es un salto de agua de apenas 10 metros de altura que se encuentra en el interior de un paraje delicioso de la Sierra de Guadarrama, en las estribaciones del Monte Abantos, cerca del lugar de recreo y retiro de Felipe II, su capricho, donde se sentaba a contemplar, a soñar…

Monasterio y Real Sitio del Escorial

Situada en uno los lugares más agrestes de la Comunidad de Madrid, lindando con la provincia de Ávila, entre las poblaciones de Robledondo y Santa María de la Alameda.


Desde el sitio de El Escorial se toma la carretera que asciende al Puerto de la Cruz Verde, punto de encuentro de los amantes de las dos ruedas y donde cada fin de semana se concentran decenas de moteros a disfrutar de un horizonte fantástico ¡A vista de rey! O ¿De buitre? Lapsus: Abantos deriva del nombre abanto cuyo significado engloba distintas especies de buitres como el negro, el leonado... Muy numerosos en esta zona, bueno lo mismo puede ser a vista de las dos cosas incluso a la vez.

Pasado Robledondo a unos 5 kilómetros está el puente del Aceña y el aparcamiento desde donde parte una ruta sencilla perfectamente indicada.

Puente del arroyo Aceña

El camino te sumerge en un inmenso pinar, en el interior de una densa arboleda, siguiendo los pasos del líquido elemento en apenas 1 kilómetro se llega a la cascada que forma el arroyo Aceña.


Luce tan caudalosa y espectacular como si un gran río la nutriese: La Chorrera del Hornillo, siendo primavera y habiendo llovido bastante este invierno está pletórica, rebosante.


Entre bosques y praderas la ruta continúa, circular, de apenas 5 kilómetros y unos 200 metros de desnivel, una andadura fantástica que te sumerge en la naturaleza en estado puro, ideal para escapadas con niños.


Durante el recorrido hay varios cercados con vacas y caballos que siempre le llama la atención a los peques y más si son de ciudad. Un rumbo de lo más refrescante para pasar un gran día.

4 comentarios:

  1. Da gusto ver el agua correr libremente, pura y generosa como nos la muestras en el vídeo. Y da pena, tener algunos sitios tan maravillosos, como quien dice, al lado de casa y no poder disfrutarlos, aunque en mi caso, reconozco que por desconocimiento. Siempre es una suerte, desde luego, contar con una bruja viajera que cada vez que emprende el vuelo en esa escoba mágica, es para sorprendernos y acercarnos a casa lugares realmente espectaculares. Tomaré nota para el futuro, bruja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola! Sabes, mira que nos hemos perdido veces por el Abantos, sin embargo, tampoco la conocía, llegó mi Juan y la propuso, por aquello de que además de su peque llevaba unas gemelas de lo más salas y ¡Cómo mola el sitio! Fresco, umbrío y salvaje... Sabes, hace unos años hubo un incendió que llegó a la propia silla de Felipe II, fue una pasada, sin embargo es admirable como está repoblando el monte. Ahora que se acerca el verano, es un paseo tan bucólico como apetecible, así que peregrino ponte las botas. Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Procuraré hacerte caso, sobre todo porque ese, como los alrededores del monasterio, son lugares muy especiales, con infinitud de leyendas, incluida la que dice que el monasterio se levanta sobre una 'puerta del infierno'. Javier Sierra, en su novela, la denomina 'puerta templaria'. Pero como bien dices, ese 'paseo tan bucólico como apetecible', bien merece que se calcen unas botas en su honor. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, el libro de la puerta del infierno, El Escorial tiene todo un encanto, nosotros vamos a veces por navidades, hacen un belén con figuras tamaño natural ocupando varias calles del casco antiguo, es curioso de ver, ya veré tus vuelos que seguro se impregnan del misterio. Besotes.

      Eliminar