miércoles, 30 de abril de 2014

EL ATOMIUM-BRUSELAS: LA UNIÓN


EL ATOMIUM es una megaconstrucción creada con motivo de la Exposición Universal de 1958, sin más fin que permanecer durante el periodo de su celebración, pero sorprendió de tal manera, que al igual que la Torre Eiffel, alzada en distinto año para el mismo evento, se le indultó convirtiéndose en el emblema más titánico de Bruselas.


Lo componen 9 esferas de 18 metros de diámetro suspendidas en el aire en perfecta simetría, enlazadas entre sí a través de tubos de acero, alcanza los 102 metros de altura y es visible desde cualquier punto elevado de la ciudad, por cierto los puntos elevados son muy, pero que muy escasos.

Vista de Bruselas desde el Palacio de Justicia

Representa un arquetipo de átomos de hierro ampliado 165000 millones de veces, un espejo de aumento que transforma una molécula imperceptible en un gigante de la arquitectura moderna.


En origen las bolas se realizaron en hierro, como no podía ser de otro modo siendo el elemento que se reproducía, pero con el tiempo estaban totalmente oxidadas, con un aspecto bastante decadente, ya, entrado el siglo XXI se revistieron a aluminio, dándole una imagen mucho más luminosa y por la noche si cabe más:


Nosotros no pasamos a su interior pero 6 esferas se pueden visitar, la situada en la parte superior es un restaurante con vistas, al que se accede en ascensor, otra está dedicada a la Expo-58, otra a los niños y el resto, a exposiciones itinerantes, un entramado de escaleras comunica a todas ellas.

Las otras 3 que quedan son mucho más importantes: los pilares de la estructura, las que la sujeta y mantiene en equilibrio.


Aprovecho para dar un paseo por Bruselas, que por “ser quien es” la imaginaba más puntera, sin embargo, lo primero que me llamo la atención al tomar tierra fue su pavimento irregular, según me cuentan se debe a las características del terreno, Los Países Bajos es territorio ganado al mar y su piso no es del todo firme, una consecuencia de esto es que no se puede cimentar de forma definitiva, el caso es que los adoquines están sobrepuestos, sacados, metidos… Como para ir con tacón de aguja.

Capital  y unión del país, más aún que europea. Me explico, la extensión de Bélgica es aproximadamente la de Galicia, por poner un ejemplo, un paisaje verde y fértil y totalmente carente de montañas.

Está dividido en tres regiones, dos fundamentalmente, la del sur donde se habla francés y la del norte donde se habla neerlandés y Bruselas, donde se habla lo que le echen, los dos idiomas son oficiales y además en algunas poblaciones del este se habla alemán. Las dos primeras zonas son tan diferentes que no sólo el idioma les separa, la legislación, educación... Todo es distinto. Tanto es así que en muchos momentos de la historia se ha planteado su separación pero ¿Quién se queda con Bruselas? Que se entiende con todos y donde por su posición privilegiada se encuentran algunos de los órganos más representativos de Europa, la sede del Parlamento Europeo ¡Todo un filón!

Plaza de España

La política es lo que tiene genera pingües ingresos y extrañas alianzas, por cierto, es la urbe más cara que he tenido el gusto de visitar, ríase Paris, Londres y Roma, aquí los precios están hechos para los sueldos de los eurodiputados, debe ser.

El transporte público también es bastante costoso, aunque los sábados y domingo tienen mitad de precio y son un tanto caóticos, la misma vía del tren sirve para varios trayectos lo que resulta un poquito lioso, a su favor, la frecuencia es bastante óptima y en un breve espacio de tiempo se puede ir a Gante, Brujas, Ámsterdam... Todo está bien comunicado. También tienen 3 líneas de metro y los pintorescos tranvías.

Grand Place

Para visitar el casco antiguo se puede hacer perfectamente andando, las bombonerias están por todo lugar y seducen la vista además del paladar. La Grand Place es preciosa y sus callejuelas dan paso a un sin fin de cervecerías, pastelerías, restaurantes... Y al “Manneken Pis”, una fuente, un niño con carita dulce que echa su meada alegremente, sin pudor, rodeado de un sinfín de leyendas, el otro símbolo del lugar, aunque en este caso ¡Bastante más pequeño!


Con más o menos tino también tiene su versión femenina que lejos de la naturalidad del niño le faltan las orejas de punta para para un duende:


Una costumbre que me gustó mucho de los belgas es, que debido a que en invierno los días son muy cortos, ven llegar la primavera y ven la luz, las plazas se ocupan por distintos motivos, festivales, fiestas, mercadillos… El día que llegamos, sábado, tocaba una de zombis y andaban de lo más entregados, hasta el meón se unió y posaba de esta guisa:


En el mes de abril son varios los días que disfrazan a la pobre criatura: de payaso, sordadito, etc.

El chocolate, como estar en este país y no hacer alusión al chocolate considerado el mejor del mundo ¡Ummmm!, son muchas las marcas que muestran sus mejores artículos y a cual más bueno, los envoltorios de papel plata de colorines, los numerosos escaparates son una delicatesen. Aunque no soy amiga de hacer publicidad y doy fe que todos los chocolates que probé están exquisitos, por aquello de que los ranking existen, “Godiva” es la marca que ostenta el top one y como la economía está escasa, en la parada de metro “Simonis Leopold” está la fábrica de Godiva y al lado, por gentileza de la casa, han puesto un outlet donde se ofrece el mismo producto a mucho mejor precio.

Los gofres, que lejos de tener todos el mismo sabor en cada región la masa tiene un toque diferente, los mejillones, que los sirven en ollas o cubos y los preparan de muchas formas, aunque en este caso donde esté el gallego... Y que decir la cerveza, más ¡Ummmm!


Vi a un montón de gente haciéndose la foto sujetando el molde de madera donde se posa el vaso a modo de asa y nada más lejos de su uso. La cerveza se remonta a la noche de los tiempos, al pueblo celta, y se bebe de forma tradicional siendo todo un ritual donde se sirve, muy importante cuando se va a caballo, no se trataba únicamente de tomarse unas birras sentados, sino de portearla a galope, el recipiente es primordial, su forma está concebida para no derramar gota, ah, y el armatoste donde se pone no es un asa sino una pieza para acoplar el vaso al caballo.


En la actualidad, aunque ya no tenga el mismo sentido, esta costumbre se mantiene más de moda que nunca sin que haya marca que se precie y no tenga su vaso con su propia firma, hasta el punto, que el tercer suvernirs más requerido del lugar es el vaso de la cerveza “Deliriums Tremens” y su elefante rosa ¡Toda la vida buscándolo y ahí está, tan quietecito! Tal es la demanda de este artículo que no ganaban para él y en la cervecería ya sirven con vaso “normal”.

Podría seguir contando y contando pero para una entrada ya me he enrollado mucho así que ¡Eso es todo amigos! O seguiré contando!!!

2 comentarios:

  1. Qué agradable paseo por una ciudad repleta de detalles, cara -seguramente, como bien dices, hecha para los sueldos de los eurodiputados-, pero singular. El Atomium es una pasada, y bien mirado, su restauración y la idea de reaprovecharlo para convertirlo en restaurante o excelente mirador, hace que las grandes inversiones tengan un fin más decente que en otros lugares -cuyo nombre no quiero mencionar-, que fueron sumideros por donde se fue a expuertas un dinero que podría haber solucionado muchos otros problemas de índole social más acuciante. Y si no, que se lo pregunten a los 'fantasmas de la Expo en Sevilla'. El chocolate y su historia, como bien nos describiste cuando visitaste el monasterio de Piedra, es todo un placer y a la vez, un hito cultural. Y después del vino, la cerveza es el néctar más solicitado en el mundo. Curiosas sus técnicas de elaboración y sobre todo, esos detalles culturales y tradicionales, como el que comentas sobre el molde con el que juguetean los turistas para hacerse la foto, pero que fue una genialidad para permitir que el líquido no se derramara mientras se monta a caballo, animal por el que parecen sentir una especial pasión y elemento que, como nos cuentas en tu interesante comentario, se remonta al alba de los tiempos, donde se enseñoreaban de esos lugares los siempre enigmáticos pueblos celtas. Qué gran viaje, bruja, y como aprovechas para traernos cómodamente a casa hasta el último detalle. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias Juan Carlos por volar por aquí ¡Me alegra que te guste! Tenía la entrada algo así como "coja" y ya la he "enmendao", los celtas son de mis pueblos favoritos será por la cerveza jjj, la cerveza es cultura, una cultura ancestral que a fecha de hoy está más en vogue que nunca, toda las cerveceras tienen su propio vaso y algunos son de lo más cotizado. Hubo varias cosas que me llamó la atención, sabes que no hay contenedores, la gente deja la basura de forma ordenada en bolsas en la calle apiladas, en principio pensé es un atraso, para llegar a la conclusión que es educación y resulta más barato y más higiénico.
      Ha sido un gran viaje, más caro de lo que pensaba pero enriquecedor, un sitio totalmente diferente donde te reciben bien y tienen un montó de cosas que mostrar. Haré más entradas de este país mágico como bruja o Brujas.
      Un besote.

      Eliminar