miércoles, 6 de marzo de 2013

SIERRA DE PELA Y LAGUNA DE SOMOLINOS, ROMÁNICO RURAL



LA SIERRA DE PELA se encuentran en el Sistema Central, en la raya que une Segovia, Soria y Guadalajara, de esta última provincia es el montaje fotográfico que acompaña a la entrada.

Un rinconcito de nuestra geografía que no cuenta con popularidad suficiente para ser visitado, sus infraestructuras y sobre todo su turismo es bastante reducido, sus pueblos apenas están habitados y tienden a la despoblación, sin embargo cuenta con un encanto natural propio indescriptible ¡Un paraje embrujado!

En su vertiente sur, en la dulce Guadalajara, LA LAGUNA DE SOMOLINOS es un lago de montaña que acoge todos los años el ir y venir de las aves migratorias, un remanso de paz cuyo silencio solo rompen los patos, la fauna en general que se esconde entre los juncos y si en vez del agua miras al cielo en sus paredes anida una colonia de buitres que en mi deleite hacen que pierda la mirada en sus vuelos majestuosos.


Un lugar frío y duro habitado desde la más remota antigüedad donde las leyendas van sucediendo como por arte de magia, la huella del Caballero San Galindo, un ilustre hidalgo que yace en la capilla que mandó construir con tal fin en Campisábalos, se dice que pertenecía a la orden de los Templarios...

Su románico rural de factura excepcional, los templos porticados que abundan en toda la Comarca y como únicas las filigranas de los ventanales de Santa Coloma de Albendiego, el efecto de la luz, las formas que se ven por fuera tienen su propio reflejo dentro, lo que apenas se distingue en su exterior en su interior reluce y viceversa: la perfecta geometría.


Me recuerda a que mi escasa habilidad en la papiroflexia se limitaba a doblar una servilleta de papel muchas veces y luego cortar triangulitos, arquitos a los lados, cuando desplegaba el papel quedaba bonito como un tapete.

Para todo aquel que la conozca y para el que no, que se anime o imagine como es este remoto lugar que a pesar de estar a menos de 150 km. De Madrid cuesta llegar, las carreteritas tienen su aquel... cuando tenga tiempo y verborrea ¡Sigo! Aquí dejo la peli de este perímetro de la Sierra de la Pela.

video

6 comentarios:

  1. Todo un paseo, amenizado con la belleza de la nieve, por una de las zonas más desconocidas, interesantes y misteriosas de Guadalajara. Todos esos enclaves, situados a la vera de una sierra jupiteriana, la Sierra de Pela, guardan secretos ancestrales que animan a la imaginación a especular: Albendiego, con su fascinante iglesia de Santa Coloma, sus leyendas de templarios y el enigma de las imágenes de sus santas, una de ellas, Negra; la laguna de Somolinos, con sus aguas puras, cristalinas, como un ojo encantado que anima siempre a mirarse en ellas; Campisábalos, donde su iglesia románica de San Bartolomé se queda realmente en segundo lugar frente al misterio que subyace en la capilla posterior y añadida, llamada de San Galindo o del Caballero San Galindo, que nos vuelve a invitar a valorar la magia geométrica de Albendiego; Villacadima, despoblado sobre el que aún se eleva la estructura de la iglesia románica, de corte mudéjar, de su iglesia de San Pedro...Todo ello, enclavado dentro de uno de los mágicos caminos a Santiago, aquél que tomaban muchos peregrinos desde Cuenca y que atravesaba parte de la provincia para adentrarse en las provincias vecinas de Segovia y Soria, continuando sus etapas hacia Burgos, por la inmensa Castilla, tierra de historia antigua y de enigmas maravillosos. Un peazo vuelo el que te has dado, bruja. Me ha gustado recordar tan entrañables y mágicos lugares. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegra que te guste y que te te traiga recuerdos peregrinos la verdad es que tenía ganas de conocer Albendiego, la he visto tantas veces, la última vez aquí:
      http://juancarlosmenendez.blogspot.com.es/2013/02/albendiego-canonigos-regulares-de-san.html
      ¿Te suena? Amenizado hasta con copitos de nieve que ya me dirás como haces ese efecto y ¡¡¡Me encantó!!! Fue un finde especial, posiblemente porque era la antesala de una semana dura aunque no creo, se respira en todo el entorno la paz, a la que pasábamos por los pueblos comentábamos de comprar una casa, jaja, aquí por flipar que no quede, pero el sitio es para retirarse en paz y tranquilo.
      Su románico, como los ventanales de Albendiego no los he visto en sitio alguno y debo de ser poco observadora pero por fuera veía una flor y por dentro una cruz paté.
      La laguna es pequeña de aguas cristalinas y con un ecosistema único, hay nutrias y ranitas San Antón, incluso, gatos monteses, nuestro amigo el castigado lince.
      En Campisálabos había un abuelo limpiando la iglesia y no pudimos encontrar mejor cicerone, desde el canecillo burlón al canecillo secreto, que salta a la vista, pero... El calendario agrícola, puede estar más de media hora viéndolo, las azadas, los rastrillos, incluso en los meses de otoño las escenas de caza, un lugar misterioso para perderse y que volveré, ya lo creo. Un besote.

      Eliminar
    2. Pues si que conozco la zona desde antiguo y la volví a visitar no hace mucho, en compañía de la "Cofradía del Simio Románico". Ese abuelo debe ser el mismo que nos atendió amablemente, dándonos toda clase de detalles sobre el templo.
      Un lugar verdaderamente interesante, con un personaje, el "Caballero don Galindo", que guarda muchos enigmas.
      Visto como están los tiempos, casi prefiero que esas comarcas sigan siendo cuanto más desconocidas mejor, porque el conocimiento y divulgación casi nunca son señal de protección, sino más bien de rapiña y saqueo.

      Salud y fraternidad.

      Eliminar
    3. Hola Alkaest! Gracias por el comentario, me gusta verte por aquí. Ya me habían soplao algo, sabes, el abuelo no sé cual será su oficio pero sí su devoción, el hombre no reparó en detalles, conoce la iglesia como su mano, desde el canecillo burlón al que caza al conejo con el garrote, y todo esto está hecho con un detalle, hubo uno que me lo dijo cuando me vio dándole la vuelta, al hombre se ve que le llamo la atención me acompañaba, parecía que alguien "oscuro" me llamaba, jajaja.
      Sí, llevas razón, normalmente que un sitio sea conocido no quiere decir que se proteja, pero también es una pena ver Villacadima tan bello, con su templo oteando la sierra, despoblado, cuanto tiempo permanecerá tanta belleza en pie, la primera foto es de ese pueblo ¡Precioso! Y despoblado, que pena.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Yo también hacia un montón de esos tapetes de papel recortando triangulitos y redondidas en el papel doblado varias veces, y también me recordó esa celosía, y que bonitas son!

    ...sólo a 150 Km. de Madrid? jó! que enchufados son algunos!

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! ¿¿¿Te acuerdas??? ¡Es que somos acuarios! Algunos de aquellos trabajos manuales quedaban muy recargados pero cuando le cogías el punto quedaban cantidad de bonitos.
      Está cerca pero lejos, se llega antes a Aranda del Duero estando bastante más lejos, las carreteras tienen su encanto como digo, vayas por la de Burgos o por la de Barcelona, a pesar de su cercanía es para ir de fin de semana y le pasa a más sitios de Guadalajara, hay un lugar "los pueblos negros" ¡Preciosos! Donde celebrábamos los cumpleaños 4 acuarios que para llegar ¡¡¡Buffff!!! Ahora entra un mini-autobus, pero hace unos años ibas a Cogolludo y desde allí te llevaba un land rover. Suerte tenéis los carolingios, en cuanto al románico, su factura es excepcional y además abundante, muu abundante ¡¡¡Cómo me gusta el románico catalán!!! (generalizando)
      Besotes!

      Eliminar