viernes, 16 de noviembre de 2012

LA PIEDRA ESCRITA Y SU ENTORNO (CENICIENTOS)


Esta aventura se podría titular: “Buscando la pista de LA PIEDRA ESCRITA” y es que esta ruta de apenas 1 km. se presentó como un juego de niños; no hay ningún camino definido, ni ninguna señal que indique donde está y a la hora de pedir información sobre su situación vía web siempre es demasiado precisa, las coordenadas exactas en un mapa que no guia los pasos y si preguntas en el pueblo ¡Ni os cuento! Incorporamos una palabra nueva a nuestro vocabulario: "anchurón". El caso que un día que andaba ociosa por la red me tropecé con el blog RUTAS ARQUEOLÓGICAS POR NAVARRA y tuvimos la suerte que alguna vez no delimita sus propias lindes, aquí encontré unas señales tan exactas que hice una foto, por aquello de que el campo y la cobertura no funcionan bien a la par, de este párrafo:

¡EL MAPA DEL TESORO! PARRAFO DE LA PIEDRA ESCRITA 

De una forma sencilla nos indica el trayecto a seguir jugando a descubrir vides, olivos y algún arbolito más, tan solo con la indicación de donde dejar el coche (ahí añadiría antes de una curva cerrada tras la que empieza la provincia de Toledo ¡Cambio de comunidad!) la distancia al viñedo, la observación de que hay que cruzarlo y la piedra que está a la derecha entre una higuera, un enebro y una encina,  nos fue suficiente para encontrarla ¡Gaia guió nuestras pisadas!

Situada a apenas 4 km. de CENICIENTOS (MADRID) un pueblo que su nombre podría deberse a la cantidad de piedra de granito que hay en su entorno o derivar de la palabra “ceniza” por su gris aspecto,  paseando por su alrededor encuentras formaciones petreas de lo más curiosas, moles de roca, de hecho, hay varias canteras en esta zona.


“La Piedra escrita” es un megalito de granito, una piedra nacedera que brota de la tierra en este mismo lugar, de unos 4 metros de diámetro y unos 5 metros de alto. Monumento de origen romano del que apenas existen referencias escritas, erigido en un entorno natural sagrado, el obelisco en sí es todo un misterio de belleza rupestre. Se trata de un eremitorio en la roca del siglo II, tallado en honor a la Diosa Diana.

Nuestro Metro personal mide 1,78


En la parte central del monotito hay un relieve donde se distinguen a la perfección 3 personas togadas y bajo estas, parece que había algún animal, en algún momento de su larga historia se cree que alguien raspó las figuras y en la actualidad nada más se puede discernir que hubo algo, aquí hago un apunte, hay quien asegura que la parte de abajo se talló antes y se trataba de un berraco, relacionándolo directamente con la cultura Celta, no hay que olvidar que cerca de aquí se encuentran los famosos “Toros de Guisando”.




Existía una inscripción de origen medieval de dos líneas, en la primera parece que ponía: consagro el monumento y en la segunda: Diana, se cree que fue esculpido como ofrenda por un devoto, posiblemente por encargo del dueño del lugar.

Fue cristianizado una vez los católicos tomaron el poder y el epitafio se modifico dedicándose a “Las 3 Marías” al parecer, a la religión emergente en aquella época las 3 personas que están grabadas les recordaba el nuevo testamento.

Y lo peor de lo peor y esto es alucinante, a fecha de hoy existe un tachón de inscripción, al parecer el dueño del terrero, para evitar las visitas, el muy cenutrio, simplemente la ha destrozado… Sinceramente, su acción es para denunciarla a patrimonio nacional.


En los alrededores de este lugar de culto se ha encontrado una necrópolis visigoda, varias tumbas antropomorfas dispersas en sus inmediaciones y que en algún caso es utilizada como abrevadero para el ganado, esto señala, la importancia de este rincón en otra época relacionando el origen del pueblo de Cenicientos directamente con la Piedra escrita.


Un paraje embrujado, con un encanto rústico especial, rodeado de historia y misterio y además tiene el don de ser la zona menos explotada con creces de la maravillosa Sierra de Gredos, creo que es debido a que a pesar de que los arroyos fluyen y el agua está presente, es la más seca, aquí no hay caudal para formar piscinas naturales, eso sí, quien viene ¡Repite!

lunes, 5 de noviembre de 2012

CASTILLO TEMPLARIO DE ALCALÁ DE XIVERT


Recuerdos del verano o quizá debería decir de mis veranos... Desde hace muchas lunas nos perdemos todas las temporadas estivales en Alcocéber, un rinconcito Mediterráneo donde mi familia encuentra el paraiso y disfrutamos del Mare Nostrum sin aglomeraciones en pleno agosto, a pesar de ser un pueblo turístico.

El regalo que nos hace este lugar es la maravilla de “no hacer nada”, llegamos, soltamos el coche y casi no cogerlo hasta volver a Madrid, tan perfecto que en la próximidad inmediata tengo todo lo que puedo desear, la playita y todo un vergel donde perderme alrededor.

La primera vez que fuimos el macho alfa de la manada cogió varios pulpos y nos prometimos que volveríamos hasta que los pulpos no nos acompañasen, 8 ó 9 años después ¡La pesca sigue siendo fructífera! 


Está en Castellón, la menos conocida de las tres provincias que forman la Comunidad Valenciana y a su vez la más pintoresca, su costa es un malecón erigido por Gaia, lejos de ser un sitio bullicioso de vacaciones, salvo días de festejo y Peñíscola, por que ella lo vale y mucho, la provincia es un remanso de paz, una gran desconocida. Como curiosidad, ES LA SEGUNDA PROVINCIA MÁS MONTAÑOSA DE ESPAÑA O QUE EN LAS CUEVAS DE SAN JOSÉ SE ENCUENTRA EL RÍO SUBTERRÁNEO NAVEGABLE MÁS LARGO DE EUROPA.

Goza de un clima cálido y un folclore tan arraigado como distinto, nada tiene que ver las costumbres de sus tierras del norte, cercanas e incluso en alguna ocasión, parejas a Cataluña, con las de sus pueblos del sur, entre petardos y ninot, todo esto sin adentrarme en el frío y abrupto “Maestrazgo” hermanados históricamente con Aragón, si tuviese que hacerle un eslogan diría que Castellón es diferente.

Simulando a los jubilados de ciudad, que se dedican como si fuese su oficio elegido a mirar como avanzan las obras, hacemos la cita “obligada” y subimos a ver como van las obras de restauración del CASTILLO TEMPLARIO DE XIVERT, esto sí que es una tradición, jeje, su trazo se dibuja como un espectro en la espesa vegetación, entre los abundantes pinos de la cima de un monte, de los muchos que perfila en sus apenas 21 km. de longitud  "La Sierra de Irta", vigilando la población de “Alcalá de Xivert”.


Con aspecto derruido pero vivo, rebosante de vida y en su vertiente sur el rastro de un pueblo fantasma.


Un bastión encantado al que visitamos todos los años, nos atrae, todos los agostos a la misma hora “la hora bruja” y es que con semejante posición, tocando las nubes y con aroma de sal, los atardeceres dorados son preciosos.


De origen islámico, se empezó a construir en el siglo XI y tras la reconquista, en 1234 Jaime I el Conquistador la entrega a la Orden del Temple, incluso, se cree que en este lugar se firmó la carta de rendición de los musulmanes frente a los cristianos.


Una construcción donde se fusionan dos estilos distintos, el musulmán y el cristiano, ambos viviendo en armonía conservando la obra de dos culturas, tan fuertes como opuestas, incluso una esotérica inscripción islamita “para el rencuentro con Dios”:



Que tras mucho años he encontrado, en el muro más restaurado se encuentra esta piedra mágica que en un acto de tolerancia los Templarios respetando lo ajeno dejaron allí…


Para volverse loca buscándola, jaja.



En su cara meridional los restos de un poblado fortificado, donde destaca, como buena ruina agarena, el sistema hidráulico entre las casas, asombroso para la época ¡La cultura del agua! Del muro que lo rodeaba apenas queda rastro; los templarios, además, construyeron una muralla más para separar el pueblo y el castillo.


Tras la desaparición de los pobres caballeros de Cristo en 1319 la fortaleza pasa a la Orden de Montesa y la aljama les jura fidelidad, siguiendo habitando la zona, en el siglo XVI hubo un incendio que arrasó tanto las viviendas como el castillo y finalmente, tras la expulsión de los moriscos, en 1609 el lugar queda abandonado.


En la actualidad lo están rehabilitando con más o menos tino, hay alguna chapucilla de hormigón que clama al infierno, aunque este año ¡¡¡Lucía impresionante!!! No sé si es que han avanzado mucho o es que lo he visto con distintos ojos, el caso, que he disfrutado en él de un ocaso especial, único como la pócima de ese día y tras él, más días de verano plasmados en fotos y en forma de vídeo, de un sitio que siempre me recibe con una sorpresa tan especial como una puesta de sol.


Por añadir más datos a esta entrada, dispersos en el Parque Natural de la Sierra de Irta también se encuentra los vestigios del Castillo Templario de Pulpis, que subsisten a duras penas:



Y huellas de civilizaciones más antiguas, restos de poblaciones Íberas y cerca del castillo de Xivert se encuentra la necrópolis ibérica de Solivella y no me enrollo más que acabo dándome un chapuzón en una cala virgen y ya es otoño ¡Eso es todo amigos!