jueves, 15 de diciembre de 2011

EL BIERZO EN FOTOGRAFÍA



Un vuelo por los paisajes y los sitios más emblemáticos de las tierras DEL BIERZO (LEÓN), empezando por EL VALLE DEL SILENCIO, siguiendo por LOS ANCARES LEONESES, a continuación algunas villas del CAMINO DE SANTIAGO y acabar en LAS MÉDULAS que son ¡¡¡Impresionantes!!!

Y he descubierto que mi móvil tira unas fotos ¡De pila máster!

lunes, 5 de diciembre de 2011

"LA SEIMEIRA" - LOS OSCOS (ASTURIAS)




Voy a volar por una villa tan gloriosa que todos sus habitantes eran hidalgos, por un rincón embrujado donde se dio destierro a un lacayo, por una aldea fantasma que te sorprende en el camino y un salto de agua que llena el silencio de una dulce melodía, érase una vez “LA SEIMEIRA”.




Está situada al suroeste de Asturias ¡Paraíso natural! Y qué decir de mi tierra astur, verde y húmeda, repleta de vegetación y con el Cantábrico, mar duro donde los haya, que la dota de unos acantilados de belleza singular, para mí la única pega que tiene es que es demasiado “querida” por así llamarlo y hay zonas, que según que fechas, mejor ni acercarse.

Pero es curioso, igual que en agosto "Ribadesella", "Llanes", "Cudillero"… Lo más popular de la costa y "Picos de Europa", lo más conocido del interior, no recomendaría su visita nunca ¡Está hasta arriba! Y el verde pierde muchísimo cuando está tan humanizado, el otro extremo, el occidente de Asturias es ¡¡¡Magia!!!  




Para perderse en cualquier época del año y goza de ser la parte más silvestre, húmeda y frondosa del principado, desde “Muniellos”, un espacio protegido donde para visitarlo tienes que solicitar permiso, a “Somiedo” ¡Qué maravilla las brañas! Y “El Valle del Lago”, a LOS OSCOS… Es como un conjuro entre xanas y meigas.

Y aquí me quedo en LA RESERVA DE LA BIOSFERA DE LOS OSCOS, frontera natural con Galicia y de las zonas más despobladas de la comunidad asturiana, por su difícil accesibilidad, que ha obtenido este galardón por su conservación  ¡Se ha quedado en el pasado! Sus caseríos, sus hórreos cuadrados, los oficios más antiguos con los utensilios atávicos a los que en la actualidad se les da uso… La fauna y la flora autóctona. La protección de todo su entorno y de su hábitat la han hecho merecedora de este distintivo.


video
Vídeo: "La Magia de los Oscos"


El pueblo más conocido del lugar es “Taramundi”, aunque cualquiera de los pueblitos de alrededor es a cual más coqueto. La aldea de “A Texeira”, cada sitio, cada casa es como un museo, puedes contemplar y admirar las distintas herramientas, la importancia de la fuerza del agua… Como se hacía el pan o como se trabajaba el hierro, con los mazos hidráulicos que todavía están en funcionamiento y son auténticas obras de ingeniería del siglo XVII.




Donde siempre se ha trabajado el hierro y son famosas las navajas de esta zona que todavía se elaboran de forma artesana.




Y me pierdo en  “La Semeira”, que es la titular de la entrada y que traducido del bable es “cascada”, la ruta parte en  la aldea de “Pumares” donde a las afueras se abre una senda entre alisos, fresnos, robles y castaños… Que atraviesa un bosque legendario, donde los árboles cobran vida y sus formas te recuerdan un bosque encantado donde nimias, ngomos, duendes y brujas te dan la mano y te invitan a sumergirte en su interior.




Por un camino fácil de 7 km. ida y vuelta, sin desniveles, siguiendo la vereda del río “Agüeira” que te adentra en una vegetación tan frondosa que a veces el sendero se convierte en un túnel de árboles, tras los pasos de un criado fiel que tuvo la gran suerte, de que dada la gallardía de la villa, no fue ahorcado sino entregado a la naturaleza… Y es que para ser noble en todas las villas de esta comarca solo se requería ser autosuficiente ¡La mayor nobleza!




Y avanzando por el Valle del Desterrado te encuentras un despoblado “Ancadeira”, el primer indicio de vida ¿Se resguardaría aquí? Solo puedo preguntar a la piedra inerte,  testigo mudo de la actividad que este lugar alcanzó en otro tiempo… Hoy el musgo y la espesura de las plantas, la vida vegetal y salvaje, es la que habita el pueblo… 




Tras dejar atrás esta aldea se escucha  un canto lejano, en un lugar tan silencioso el salto de agua se percibe a lo lejos, como el eco de un tambor, que tal y como te acercas, se hace más intenso y fuerte y  cuando la tienes ante los ajos, con sus 30 metros de altitud, te hechiza su grandeza ¡Una maravilla!




Está considerada de los mayores atractivos de Los Oscos y como una imagen vale más que mil palabras, creo que las imágenes hablan por si mismas y estoy corta en palabras ¡Bienvenidos al reino de GAIA!



Y eso es todo amigos.