miércoles, 4 de mayo de 2016

EL RETIRO Y MI VIAJE


Éramos tan parecidos y tan diferentes, en nuestra forma de pensar había un océano de por medio. Tú camino fue largo y trabajado, era lo que te gustaba, cualquier trasto te valía, todo se aprovechaba y dependiendo de la ocasión, tus manos creaban una cosa u otra. Lo que se necesitase, desde una casa, pasando por todas “sus plantas”, a un altavoz, a el corte de pelo que luce tu bella dama, mi madre.

“Lo que haga una persona, lo puede hacer cualquier otra”, me decías siempre con toda la certeza de un hombre observador, abierto a aprender fuera cual fuere el oficio, insaciable, con la curiosidad de un niño hasta el último día.

Tú ida ha sido tan fugaz que ni los lestrigones, ni los cíclopes, ni siquiera la cólera de Poseidón han salido a tú paso, has llegado a nuestro destino con toda la fuerza de la vida, allá donde estés hoy ¡Están de reformas!
___________________________________________________________________________

Cuando tengo la necesidad de perderme el Parque del Retiro siempre me encuentra. 


En el corazón de Madrid, un rincón envuelto de naturaleza donde respirar aire puro.

Palacio de Cristal

Mí remanso de paz, en él he vivido otoños, inviernos, primaveras y veranos, sus árboles centenarios han visto mi infancia y me han visto crecer.


Esa adolescencia a la sombra de “Alfonso XII” donde nos juntábamos sabiamente tribus de todo lugar, un punto de encuentro donde una guitarra y el bongo marcaban el ritmo.

Estanque y Monumento a Alfonso XII

Esas oposiciones que preparé a la sombra de la copa de un gran pino, esperando que un ángel se me apareciese, oye, y se me apareció.

Fuente de El Ángel Caído

El Paseo de las Cocheras testigo te tantas “wayas”, patines con los que corto el viento y que alguna vez que otra me han hecho volar.


Los primeros pasos de mis hijos…

La Rosaleda

Su origen se remonta al siglo XVII cuando el Conde-Duque de Olivares regala estos terrenos, en torno al Real sitio de El Retiro (Monasterio de los Jerónimos), al rey Felipe IV. Ahí manda edificar palacios circundados de bellos jardines creando un espacio de recreo para la Corte. Pasó a ser propiedad municipal tras "La Gloriosa", que dio a luz a la Primera República.


Fue el primer zoo de Madrid, Carlos III mandó construir la casa de los animales en la Cuesta de Moyano, creando el segundo zoo más grande de Europa de la época. En el siglo XVIII y principios del XIX más que por un fin científico porque le gustaba a la aristocracia ver las peleas de leones y demás animalitos.

En el reinado de Fernando VII las instalaciones son ampliadas y trasladadas a la puerta de Sainz de Baranda, donde permanece el zoo hasta 1972.


Peculiar es, que en una de sus esquinas guarda las ruinas románicas de La Ermita de San Isidoro o San Pelayo, que han llegado a este parque proveniente de la vecina Ávila.


En la actualidad suele haber exposiciones tanto en El Palacio de Cristal, cómo en El Palacio de Velázquez y La Casa de Vacas. Cómo es mi blog voy a dar mi opinión, lo normal es que las que hay en el Palacio de Cristal y en el de Velázquez son difíciles de ver, aunque puedo añadir, a ver si lo mejoran, que no he visto una buena. Son tan modernas y creativas que yo no encuentro el arte por ningún lado, amén de que lo tengan.

Palacio Cristal (exterior e interior)

En la Casa de Vacas sin embargo sí he visto muchas de hacer cola, aún recuerdo una de fotografía de “National Geographic” o una de carteles publicitarios… Surtidas y peculiares.

El recuerdo de un bosque autóctono que se convirtió en ciudad, donde el trino de los pájaros transforma los sonidos urbanos en melodía. Mi Retiro y mi viaje a Ítaca.

9 comentarios:

  1. Qué precioso homenaje, bruja. De Itaca venimos y a Itaca volvemos. No importa cómo se desarrolle nuestro viaje, porque en el fondo la vida es una aventura que tenemos que afrontar como nos venga. Entre Itaca e Itaca hay vientos cálidos y favorables; tormentas y nubarrones, levantes y cierzos...pero a pesar de todo, todos nos enseñan algo. Tú acabas de enseñarnos parte de esa gran sensibilidad que te caracteriza y de esa ternura que a pesar de todo siempre has llevado en un rinconcito de tu corazón. A todos nos sorprendió lo inesperado de la partida. Deberíamos aprender, pero por regla general, la nave blanca siempre viene a puerto en el momento en que menos se la espera. Recrear esos sentimientos con un lugar que ha sido y es tan especial, hace aun más emotiva y entrañable la entrada. Bien por ti, Bruja. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos,en la vida te preparan para todo, hay carreras dedicadas a toda actividad, sin embargo, en occidente no nos preparan para lo que es común en todos. La nave blanca llegó y ni él la esperaba, su llegada a Ítaca fue placentera y no sufrió, se saltó esas paradas del viaje. El Retiro es mi pañuelo, me ve reír y llorar, toda mi vida está allí y te diré algo que tiene prohibidísimo el ayuntamiento, el día que llegue a Ítaca volveré a la tierra y mis cenizas se regaran en un sauce llorón, centenario, cerca del arroyo al que se llega desde el Ángel caído, ese es mi lugar... Y el tuyo, románico, tuve que llevarte que no encontrabas las ruinas de San Isidoro, jeje.
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. Que bonito kalma! que sincero y profundo, tu infancia, tus hijos, tu vida, tu padre.... acompañdo de esos testimonios que lo contemplan todo desde el interior sagrado. Un beso Kalma con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia Baruk, has visto, la vida es un suspiro, sabes, mi padre se jubiló como oficial de albañil, cuando lo llevé al Monasterio del Paular daba golpes a los muros y decía, pues sí que están bien hechos, su vida era su trabajo, todo lo veía desde ese punto, un maestro que ha dejado la terraza empantanada de aparatos a medias y ha tenido la suerte de morir como ha vivido y los que quedamos aquí hemos tenido la mala sorpresa. Muchos besos preciosa.

      Eliminar
  3. Cómo siento lo de tu padre sin embargo, ya que la partida es inevitable, es un consuelo saber que fue rápida y, supongo, sin dolor. Tu refugio es maravilloso y en él puedes ver cómo la vida va y viene y que todo es cíclico. Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. Cómo siento lo de tu padre sin embargo, ya que la partida es inevitable, es un consuelo saber que fue rápida y, supongo, sin dolor. Tu refugio es maravilloso y en él puedes ver cómo la vida va y viene y que todo es cíclico. Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marián, gracias por tus palabras. Mí padre, como yo, no creíamos en el paraíso, mi madre, sin embargo, sí es creyente y se lamenta de que el Señor de la Sangre (el Cristo de su pueblo)le ha fallado, y le digo que lo mismo la ha escuchado. Un hombre sano hasta los 83 años que el año pasado tuvo los huevos de hacer una obra en toda regla en su casa y que no ha conocido enfermedad más que achaques y averigua cuanto tiempo su destino viajaba con él, supimos que tenía cáncer el 14 de abril y se fue el 24 con toda la terraza llena de bártulos, el sitio donde trabajaba el genio. Desde que lo supimos sabíamos que iba cuesta abajo, no había operación posible y él decía que le chutasen 4 de quimioterapia, sin ser consciente de lo que era. Su último viaje ha sido placentero ahora el tiempo mitigará la ausencia, lo que ahora recordamos con lágrimas se recordará con alegría.
      Muchos besos bella.

      Eliminar
  5. Haz, serenamente, tu duelo. En la distancia de lo ido, de lo ausente, te reencontrarás y hasta lo comprenderás. Esos lugares, esos recuerdos en tu memoria, hacen que él nunca se haya ido porque permanece presente en tu alma. El resto..., ¡ estamos los amigos¡. Un beso muy grande y lleno de cariño, Brujita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias mi Malvís! Su viaje fue largo y llegó a su destino tal y como es. Hay algo que se me hace curioso dentro del vacío que deja su ausencia, creo que te lo comenté, sino, cuando hable contigo se lo digo. Ítaca no tiene nada que enseñarte si vives plenamente. Un beso grandote.

      Eliminar